Visibilizarnos

© Ilustración de Carmen Banhart. Revista Kya

© Ilustración de Carmen Banhart. Revista Kya.

Por MAGDALENA ALEJO

Lo que no se ve no existe para el ser humano, normalmente, pero no así la responsabilidad que hay para que esto no ocurra. Las profesiones de las artes escénicas —porque no podemos olvidar que dentro del oficio del teatro, la danza o el circo hay muchos oficios— son en su mayoría invisibles para la sociedad.

Se sabe de los actores, directores, pero qué pasa con los tramoyas, técnicos, acomodadores, maquilladores, etc. En las compañías independientes casi siempre estas funciones se desarrollan entre unos pocos pero eso no quiere decir que no existan en esencia.

“La profesión” tenemos la obligación de visibilizar/nos dando a conocer nuestras tareas y explicar por qué somos necesarios en ella, solo eso nos salvará de la desaparición, siendo imprescindibles como nos recuerda Brecht en un poema. Con el apoyo generado la necesidad se hace evidente y eso refuerza su permanencia.

El estrangulamiento al que se ve sometido el sector es dantesco, cruel, injusto pero también incomprendido por la ciudadanía por la falta de esta visibilidad y conocimiento que implica ser teatrero, término coloquial que puede englobar todo.

Este mes está cargado de actos relacionados con las artes escénicas. Hasta el martes 12 se están desarrollando los Encuentros Te Veo (de ámbito estatal) en Valladolid; recientemente también han tenido lugar unas jornadas promovidas por la Unión de Actores y Bailarines de la Castilla y León donde se ha hablado de la profesión; y en Burgos pudimos asistir a las puertas abiertas de La Parrala. Todo este tipo de acontecimientos son necesarios para hablar, reflexionar y compartir con los colegas todo aquello que nos inquieta y que nos ayuda a salir reforzados, al menos intentarlo, en el deseo de continuar con este oficio perseguido.

Perseguido porque la policía, como en otras ocasiones, visitó la carpa donde se iba a llevar a cabo una representación, esta vez en Burgos, para verificar que se cumplía el aforo permitido no fuera que se incurriera en algún delito…

Somos peligrosos porque incitamos al pensamiento, a la inquietud, a la curiosidad y a educar en una cultura que nos hace libres. Visibilicemos nuestras virtudes y hagamos necesaria nuestra existencia.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: