Nace “Sin Xilófagos” para la Conservación Preventiva del Patrimonio

Antonio Cabrera y Leticia Ämez, fundadores de "Sin Xilófagos!.
Antonio Cabrera y Leticia Ämez, fundadores de “Sin Xilófagos!.

Por CAMINO SAYAGO

La difusión y puesta en valor del patrimonio histórico artístico de León cuenta con una nueva asociación, “Sin Xilófagos”, que se encargará, a través de la web y de distintas acciones, de que la sociedad se implique en la conservación y mantenimiento de los bienes culturales. Antonio Cabrera y Leticia Ámez son sus responsables y David Rodríguez, estudiante de restauración, ejerce de colaborador.

“Sólo cuando en una activación se conjuga la preservación física con la preservación conceptual tendremos un patrimonio realmente vivo”. (Llorenç Fonts 1997)

Esta es la justificación del proyecto de “Sin Xilófagos”, a cuyo frente se encuentran Antonio Cabrera y Leticia Ámez, los dos profesionales de la Conservación y Restauración de Bienes Culturales.  Ambos decidieron dar vida a esta idea que apuesta por la difusión y la puesta en valor del patrimonio leonés ante el escaso eco que recibe este legado por parte de las instituciones. “Surgió hace tan sólo ocho meses, tomando un café. Estamos sin trabajo y la inquietud y sobre todo las ganas que tenemos por seguir en el mundo de la restauración nos empujó a dar este paso”, afirma Leticia Ámez. Nace de la necesidad de mantener, preservar y reforzar de una manera ética y coherente los lazos que unen patrimonio y sociedad, utilizando la conservación preventiva como una herramienta capaz de proponer y desarrollar programas que incrementen actitudes y valores de conservación y respeto.

El Catálogo Monumental de la provincia de León, del arqueólogo e historiador Manuel Gómez Moreno, les ha servido de referencia para dibujar las líneas que definen su propuesta, basada en la conservación preventiva del patrimonio. Publicado en 1925, es el único catálogo que existe sobre el patrimonio histórico y artístico de León, de ahí que sea su piedra angular, y así lo subraya Antonio Cabrera. “Este catalogo es nuestra principal referencia que nos impulsa a abordar el patrimonio desde la sensibilidad y con un planteamiento didáctico, vinculado a la sociedad encargada del patrimonio cultural  de la conservación de sus bienes y provocando en ella una reflexión, a través de la concienciación y el aprendizaje de valores como conocer, comprender, respetar, valorar, cuidar, disfrutar y transmitir, esos bienes culturales.”

Patrimonio sin plan = deterioro

En Castilla y León hay en la actualidad 152 bienes en deterioro y de ellos una veintena en la provincia leonesa. La falta de presupuesto es sinónimo de una destrucción lenta y silenciosa. Entre los objetivos generales de “Sin Xilófagos” se encuentra la elaboración de propuestas que mejoren la conservación del patrimonio cultural de forma activa, implantando, tanto a nivel afectivo como a nivel cognitivo, conocimientos y directrices de conservación preventiva: un conjunto de operaciones y técnicas guiadas por los criterios de mínima intervención y cuyo único fin será prolongar su vida.

“Para nosotros es tan importante dar a conocer tanto el patrimonio histórico como el natural, un monumento emblemático u otro de menor transcendencia. Ya sea la Catedral de León, o las Cuevas de Valporquero, o el Museo de Ciencias Naturales del Convento San Nicolás el Real, en Villafranca del Bierzo. Todos merecen la atención de la sociedad. Es más, hay mucho patrimonio que se desconoce y alguno que no se sabe donde está“. A propósito de esto último, Ámez recuerda que no hace mucho cuando se procedió a la retirada del órgano viejo de la Catedral se encontró detrás de él una escultura de Santa Cecilia, patrona de la Música. “Se han publicado imágenes de la pieza pero no se sabe su ubicación actual. Y por ejemplo, las esculturas de la fachada del Monasterio de Sandoval, que fue sometido como bien se sabe al expolio, se encuentran en la casa de un mesonero de Mansilla. Nuestra intención y preocupación como restauradores es que quienes se encargan del patrimonio lo cuiden y lo sepan cuidar, asegura Antonio Cabrera.” No hay dinero para restaurar estos bienes pero si se puede hacer una conservación preventiva, que es relativamente barata. Por ejemplo, si en una iglesia hay una gotera que está cayendo sobre una pieza, se puede reparar y así evitar males mayores”.

Este pequeño gesto, sumado a otros, cambiaría el panorama que asola a los bienes de la provincia. De ello se dieron cuenta, no hace mucho, cuando restauraban el retablo de la iglesia de Vallecillo de las Matas. “Nos encargaron restaurar el lateral del retablo de San Miguel y durante el tiempo que nos llevo este trabajo descubrimos, con cierta sorpresa, la vida social que tiene una iglesia. Todos los días los santos estaban cambiados de sitio y los vecinos se preocupaban porque estuviesen limpios y en perfecto estado. Y está muy bien, pero necesitan información para que la conservación sea la adecuada, no vaya a pasar lo que ocurrió con la polémica y fallida restauración del “Ecce Homo” de Borja … No se puede limpiar la madera con agua y frotando o con gasolina, como te dicen que hacen en muchos pueblos…puede que con  un armario o con una silla no pase nada, pero si con un artesonado.”

La Conservación del Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural es, además de un deber social, un mandato constitucional  (Art.46), que pone de relieve la necesidad de un desarrollo del concepto de prevención. Y es en este aspecto donde Sin Xilófagos hace hincapié: en la salvaguarda de del patrimonio cultural tangible, esto es la conservación preventiva, que el ICOM-CC define como “todas aquellas medidas y acciones que tengan como objetivo evitar o minimizar futuros deterioros o pérdidas.”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuatro puntos

Su iniciativa se desglosa en cuatro puntos que persiguen  avivar y estimular pautas de complicidad, respeto y cuidado de los Bienes Culturales. El primero, “Conversaciones de conservación”, se fija en el análisis desde múltiples puntos de vista de las definiciones de Bien, Valor, Cultura, Patrimonio Cultural, etc. y la importancia de un plan de Conservación Preventiva. El segundo, “Laboratorio”, propone talleres teórico prácticos sobre soportes y técnicas utilizadas para la elaboración de las obras artísticas, facilitando el conocimiento de los factores de riesgo y las posibles degradaciones a las que dichos bienes pueden estar sometidos. Apoyando la actividad con recursos didácticos, trazados específicamente desde la Conservación Preventiva.

El tercer punto, “Espacio Sin Xilófagos”, opta por las nuevas tecnologías desde un lugar en la nube abierto a la cooperación e intercambio de experiencias y conocimiento donde se expondrán los resultados del proyecto. El cuarto punto “Por mí y por mí Patrimonio”, dirigido a los niños, muestra cómo mejora al proyecto el acercamiento a las escuelas de un taller de creación y respeto sobre patrimonio (una especie de juego al escondite).

2 Comments

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .