Ricos y tramposos

...

Por ANTONIO BERMEJO PORTO

Según Institutional Investor, en Estados Unidos hay 25 tipos –gestores de fondos de cobertura, todos hombres– que en 2013 ganaron un total de 21.000 millones de dólares, más del doble que todos los maestros de educación infantil de la nación juntos. Según Paul Krugman, Nobel de Economía en 2008, la enorme distancia que ahora separa a la clase media-alta de los verdaderamente ricos no apareció hasta la época de Reagan y ese conservadurismo que hace retórica sobre los “creadores de empleo” y otras mandangas. Sin embargo, el negocio de este grupito de privilegiados es la especulación financiera, lo que Keynes definía como “prever lo que la opinión media espera que será la opinión media”, y como son asesores, en realidad les pagan por convencer a otros de que pueden prever la opinión media sobre la opinión media.

Esta semana, las compañías cotizadas en Bolsa españolas han publicado por primera vez en su historia las retribuciones de sus consejos de administración. Los ejecutivos mejor pagados de las compañías del Ibex 35 ganaron de media 75,5 veces más que sus plantillas en 2013. Unos noventa cobraron más de un millón de euros y el presidente y consejero delegado de Inditex se embolsó, entre sueldo y plan de pensiones, 8 milloncetes, casi 900 veces el salario mínimo interprofesional a jornada completa con el que el Gobierno estima puede un ciudadano vivir dignamente en casa de sus padres.

Aquí, en Camelot, respetamos la herencia como legítimo modo de vivir de fábula sin darle un palo al agua, y la meritocracia como vía alternativa, pero de ahí a que en el barco de las empresas unos se deslomen a remar mientras otros pescan y unos terceros toman el sol en cubierta va un abismo, sobre todo cuando se comprueba la existencia de una segunda discriminación, solo hay tres mujeres entre los 100 consejeros españoles mejor pagados y la primera de la lista (en el puesto 13) se apellida Botín, por lo que es probable que sus títulos no sean únicamente académicos.

Mientras tanto, los políticos obtienen el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros, y las ayudas internacionales al desarrollo acaban tomando el dinero de los países ricos para dárselo a los ricos de los países pobres.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .