Cartas de es(has)tío

...

Por MAGDALENA ALEJO

A la atención de quien quiera leerlo:

En este mes de julio hemos asistido a tres manifiestos: el primero Libres e iguales, que promulga la unidad de España; posteriormente, el titulado Una España federal en una Europa federal que avala la diversidad española y, por último, la carta que desde la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española se ha enviado al presidente Mariano Rajoy para que reconsidere la subida del IVA cultural, y acometa su bajada de manera inmediata. 20 segundos, ése es el tiempo que concedió ese día el telediario de la 1 de TVE casi al final de su edición a esta noticia, como si pasaran por allí… periodísticamente hablando.

No es la primera carta que este sector envía al Gobierno español. En otra ocasión, hace dos años, se pedía no llevar a cabo esta medida porque, preveían como sucedió, que iba a hacer agonizar al sector escénico. Aquella vez el escrito estaba avalado por instituciones internacionales, aunque de nada sirvió. Ahora, junto a la misiva hay una advertencia de tomar medidas de presión, sin explicar cuáles, si los responsables del Gobierno hacen oídos sordos a la demanda presentada.

Alguno de los efectos de esta medida que se exponen en el documento son, por ejemplo, la pérdida constante de público, nada menos que un 30% de espectadores; la disminución de la capacidad de producir nuevos contenidos, o sea, más paro y precarización laboral, sin perder de vista la pérdida de tejido empresarial en ciertos ámbitos de la creación como el cine, el teatro y la música.

Los firmantes de estas cartas tachan la decisión, además, de absurda, ineficaz e involucionista; de un impuesto desmesurado cuyas consecuencias para esta unión de asociaciones son, entre otras, el fomento de canales ilegales de consumo como la piratería u otras formas de economía sumergida, impidiendo una oferta cultural diversa y competitiva en precios.

Otra sangría de la que advierten los promotores de la protesta es la penalización del talento local y, en consecuencia, de la identidad cultural del país y la emigración de artistas, técnicos y profesionales de las artes y de la cultura, desertizando de este modo el potencial industrial y la capacidad para competir en los mercados nacionales e internacionales.

Entre el abigarramiento de peticiones a un Gobierno enfrascado en menesteres lejanos a los intereses ciudadanos, la época estival que adormece la actividad estatal de cualquier tipo y la casa sin barrer que tienen los partidos políticos, hasta septiembre no habrá nada que hacer. Si acaso, como parodió Larra, vuelva usted mañana…

Se despide deseando un feliz verano…

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: