Homenaje al fallecido escritor Eduardo Carbajo, divulgador del “patsuezu”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Club Xeitu homenajeará este sábado, 2 de agosto, a uno de sus miembros más destacados y queridos, el fallecido Eduardo Carbajo, en un emotivo acto que tendrá lugar a partir de las 13 horas en La Casona de San Miguel de Laciana (León). Amigos, compañeros, vecinos y familiares se reunirán con ocasión del Recital de Patsuezu, que este año alcanza la séptima edición, para recordar a quien fuera su ‘alma máter’ y que falleciera el pasado mes de diciembre.

El acto se enmarca dentro de las actividades del Mercáu Tsacianiegu, con el cual el homenajeado estaba muy vinculado, ya que cada año participaba en sus actividades con pequeñas representaciones cómicas de teatro, lecturas en patsuezu o como pregonero.

Eduardo Carbajo Álvarez nació en 1936 en San Miguel de Laciana (León), donde vivió toda su vida, y conoció la historia y el habla de su tierra por tradición oral y vivencias personales. En 2010, coincidiendo con el centenario de su madre, Isabel Álvarez, organizó algunos de sus escritos inéditos en el cuadernillo Recuerdos. En 2012 vio la luz San Miguel de Laciana, antanu, un repaso en patsuezu a anécdotas, personajes y costumbres de este pueblo, transmitidos de generación en generación y recogidos por él en un sencillo libro. En 2013 apareció el cuadernillo Alcurdanzas de Costa, compendio de anécdotas de Constancia Álvarez Riesco, trascritas y ordenadas por él a partir de unos cassettes grabados hace varias décadas. Estas publicaciones fueron editadas por el Club Xeitu, del cual era integrante.

Pequeño libro en homenaje

Paralelamente al acto, el Club Xeitu ha editado un pequeño libro en el cual se compendia una serie de cartas en patsuezu, publicadas entre 2009 y 2014 en la Revista El Mixto, de Villablino. Escritas entre dos paisanos, llamados Ambrosio y Antón, las epístolas fueron obra de Eduardo Carbajo y Manuel Gancedo, quienes mantuvieron su anonimato hasta el fallecimiento del primero.

“Güei pula mañana vímustse outra ve’l fucicu a la blanca, nun pudía ser d’outra maneira, asina qui a apuxar algunus trochus más al tsar ya a catsentsase, ya si cuadra, beber un poucu de vinín del Bierzu cunun poucu d’azúcre, qui tengu arimáu al tsar pa qui nun s’enfríe.” Así inicia Eduardo Carbajo la última de sus cartas, escrita pocos días antes de su muerte, que fue publicada póstumamente.

El pequeño libro que las reúne pretende servir como homenaje a Eduardo Carbajo y también ser testimonio de su carácter e inquietudes, así como las de su amigo y compañero Manuel Gancedo, patentes en unas páginas en las que ambos derrochan ironía, sentido del humor, dimensión humana, conocimiento y amor por la tierra de sus raíces.

A modo de ejemplo, dos fragmentos de dos escritas en patsuezulengua vernácula de la montaña occidental astur-leonesa, y que es una variante local del asturleonés— por Eduardo Carbajo:

“Ya sei pul tou rapaz qui nun hay nuvedá, de lu qui atségrume muitu. Nos andamus fayendu las tsabores la épuca, tsabramus las tierras, pasámustses l’agrada purque cumu chuvióu muitu, nun hay más qui barruecus.

Ántias estrecámus abondu, cun cuitu de las ougüechas, qui pa semar las patacas nun hay cousa michor. Semamus dous tsinares, ya foi pasandu’l tiempu sin dáse unu cuenta.

El güertu tamién chevóunus un buen ratadín. Cavéilu cuna pala de cuatru dientes, ya cuandu acabéi nun pudía tsevantáme, diúme un dulor nu renaz qui nun me deixaba estiráme, así qu’andaba abangau cumu lus viechus de cien anus, peru pasóume y’agora puedu espurrime bien.

Seméi berzas de las de pa contra Cangas, puerrus, cebotsas, pirixil, lichugas, unas poucas de patacas templanas, repotsus d’asa de cántaru, zanahorias, pimientus, ya péme qui na más, peru cumu fíxelu todu a manu cánsume, qui ya voy diendu p’atsá, así qui nun faigu nada, ya cuandu m’alcuerdu nun puedu cun l’alma.

P’ancima, a mi esas cousas del güertu fáinme mal, dánme muitu aire n’andorga, ya rúxenme las tripas, ya cuasi póngume roxu al abetsugáme al tsau d’outra xente, nun vaya a sere qui piensen qui nun arrebatu… peru cuandu puedu échutses algu al feis, qui quier dicir qui nun fai estrueldu, peru qui güel a pochu qu’apesta.”

 — — —

“El casu foi nun pueblín de las cabeceiras d’Asturias, fai muitus anus. Había un home qui tinía un fichu, ya casóuse. Pasanun dous anus, ya amañánun un rapaz. Nacíu, ya cuandu tinía seis meses, dixénun qui tinían qui punétse un nome, ya qui’l cura fixéralu cristianu. Chegóu el día, qui yera un dumingu, na misa de doce, ya’l cura púsuse a bautizálu.

L’asuntu foi cuandu tses preguntóu cúmu quirían chamálu. El padre, muy degalidu, díxule qui Amiliu. El cura cuntestóutse qui Amiliu nun pudía ser, qui cumu muitu tendría qui ser «cun e».

Lus padres ya lus padrinus entamanun una discusión pu’lu baixu, ya dixénuntse al cura qui nun había poblema, qui lu puxera Cuné.

Pasaus unus cuantus días, foi un amigu a velus, ya a cunucer al rapaz:

–Chachus… quéi guapu ía, tien lus güechus azules cumu la sua madre, yal pelu rubiu ya rizosu cumu’l sou padre, ya ¿cúmu se chama?

Cuntestóutse’l padre:

–Chámase Cuné.

El amigu pasmóu, nunca había uídu tal nume, ya cumu lu vienun raru, dixéruntse qu’habían pensáu punetse Amiliu, pero qui’l cura dixératses qui siría «cun e», ya pusiénuntse Cuné. Diénun pur termináu l’asuntu ya fixénun un calechín ya cuntánunse las cousas nuevas qu’habían pasáu.”

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: