Ventanas grises

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por TOÑO MORALA

No hay dramas en la sobrevivencia de los sueños, si acaso, alguna penuria sin compartir y el aprendizaje de la renuncia. De niño recuerdo aquellas ventanas arañadas por un gris abandonado, con papel de periódico viejo para tapar la entrada del frío por las rendijas. Afuera, otra noche había muerto entre las manos de una alborada pálida; esas que no dejaban nada al libre albedrío. Parecía que fuera el atrezo de una mala obra de teatro. Se le notaba que era de cartón piedra pintada de sueños de naranjas.

Los más pequeños dormían tiernamente abrazados unos a otros entre almohadas de borra, piernas, brazos, y manos. El murmullo del hambre se escuchaba en la cocina. No existían preguntas; el hervidor con leche se repartía en los tazones de la dignidad, y en sus adentros, se migaba pan para la esperanza, mientras el simulacro estaba servido. La muerte se había vuelto costumbre y ceremonia; y sí existían los demonios… tenían nombre y apellidos.

Un Comentario

  1. simon lopez quero

    Eres humano, amigo. SIMON

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: