Esos vértigos

Ágora de la Poesía en León.

Ágora de la Poesía en León.

Por IGNACIO FERNÁNDEZ HERRERO

Confieso que me sorprendió darme de bruces con la noticia, recogida aquí hace unos días, de que acaba de editarse el libro Ágora de la poesía. La razón de mi asombro es doble. De un lado, porque la esencia de esos encuentros poéticos callejeros, conocidos con el mismo nombre, reside precisamente en su comunión pública, en lo que se supone que es una emoción compartida desde la recitación en un espacio abierto como el que al efecto escogieron sus animadores. Desde mi posición, también aquí defendida en otro momento, de que el espectáculo, el happening, la performance o lo que sea están reñidos con la íntima naturaleza lítica, pues responden a otras intenciones, respeto no obstante que cada cual elija el escenario que mejor prefiera para la poesía, y allá cada cual con esa decisión y sus regustos. Ahora bien, y de ahí la segunda razón de mi estupor, lo que confirma hasta dónde es de pretenciosa la idea, o su atrevimiento, es el salto al papel, como si no hubiese suficiente papel poético editado por y para los sillones orejeros.

De manera que así como hay un vértigo en el sucederse de acontecimientos y noticias, condenadas al rápido olvido por la serie desenfrenada de sucesos y novedades puestas al servicio del espectador consumista, el envés de esta realidad nos lo muestran esos otros devoradores de canales, formatos y herramientas para hacerse omnipresentes sin que les importe las cualidades naturales o el ritmos de las cosas. Después de un corto embarazo de 18 meses ya podemos tener en nuestras manos el primer advenimiento de los poemas orales hechos materia. Y al séptimo descansó.

No cabe duda de que ésta es una edad vertiginosa. A finales de mes habrá un nuevo jueves verde, pero padres y madres habrán olvidado ya el olor nauseabundo de los gusanos y estarán a otras cuitas. Asunto archivado. Y sanada, por fortuna y a pesar de los consejeros de sanidad, Teresa Romero de su mal africano, nadie ha vuelto a ver el virus en la portada de ningún diario. Son ejemplos como cualquier otro. Al cabo, además del Ágora, sólo permanece entre nosotros la corrupción, que será perenne, y la licuación de las ideologías. Esto último no deja de ser también producto del vértigo.

Nunca se conoció nada igual por estos pagos, luego debe ser así mismo cosa de la época: la imparable progresión de un partido sin programa político conocido a punto de hacerse con el Gobierno. O este país está escacharrado, lo cual es muy probable, o estamos ante una nueva transustanciación poética. O ante otra expresión del devenir imparable del escaparate de novedades de los grandes almacenes. Hace años en realidad que tuvo inicio en todo ámbito esa carrera en pos de la eterna juventud y tiempo llevamos en la pugna con las viejas esencias. Lo asombroso ahora es la facilidad con la que calan los mensajes tópicos, sean del signo que sean, innovadores o ancestrales, y la mansedumbre con que todos asumimos aquello que, por lo común, cuesta décadas construir o destruir. Ése es el riesgo y ése es el vértigo: que como llega, se va. Es la condición de la velocidad contra la que también en este índice nos hemos pronunciado. Seguramente en balde.

Lo cual que el vértigo permanecerá inalterable en el diccionario de la edad poscontemporánea. No ocurrirá como a la flamante edición del de la Academia, apolillado a los pocos días de su nacimiento por causa de olvidos, protestas y otros defectos de fábrica tan vetusta. Es decir, tan poco acorde con el frenesí irreflexivo de este tiempo.

— — —


Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: