Rosa Mª Calaf: “Vivimos en una sociedad anestesiada que ha dejado de hacerse preguntas”

Antonio Corbillón, Rosa Mª Calaf, Luis Pérez y Esther Doménech. Foto: L. Fraile.

Antonio Corbillón, Rosa Mª Calaf, Luis Pérez y Esther Doménech. Foto: L. Fraile.

Con motivo del XXV aniversario de la matanza de la UCA, en El Salvador, este jueves se ha celebrado en Valladolid una mesa redonda sobre la cooperación internacional para el desarrollo en la que han participado Rosa Mª Calaf, Esther Doménech y Luis Pérez.

Por LAURA FRAILE
últimoCero.com

La Fundación Segundo y Santiago Montes ha organizado durante esta semana una docena de actos para recordar y rendir homenaje a la labor que Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín Baró, Amando López, José Ramón Moreno y Joaquín López y López desarrollaron en El Salvador, país en el que fueron asesinados hace ya veinticinco años. Una de estas actividades ha sido una mesa redonda titulada `Cooperación internacional al desarrollo. Encrucijada entre dos siglos´ que ha tenido lugar este jueves por la tarde en la Facultad de Derecho de Valladolid.

Moderada por el periodista Antonio Corbillón, esta mesa ha contado con la presencia de Rosa Mª Calaf, quien ha comenzado reconociendo la fortuna de haber ejercido su profesión en una época en la que “el periodismo trataba de ser lo que debe ser” y en la que no estaba “tan deteriorado”. Rosa Mª, que se ha referido a los cambios en la manera de concebir una cooperación que ha pasado de tener un enfoque asistencial a uno más orientado a la promoción del desarrollo humano, ha puesto un especial hincapié en la importancia de contar con una información bien hecha y escrita desde el compromiso.

Esta periodista también ha distinguido entre la cooperación que trabaja por un mundo mejor y la que se deja llevar por las influencias económicas, políticas, de dominio geoestratégico o la que, escudándose en el enfoque humanitario, sólo trata de consolidar su presencia a nivel internacional. Durante su charla Rosa Mª Calaf ha señalado el cambio que a partir de los 90 supuso la introducción de otros temas como la importancia de incorporar la perspectiva de género, la preocupación por el medio ambiente y el cambio climático, el desarrollo sostenible o la justicia social, aspecto gravemente atacado por gobiernos como el de Margaret Thatcher o Ronald Reagan.

“Se ha mejorado en la introducción de personal profesionalizado y local o en la preocupación por tener no sólo un mayor volumen de ayuda sino una ayuda mejor pensada y gestionada, pero también es verdad que han aparecido nuevos actores. Éste es el caso de China, India, Brasil, Rusia o los Emiratos, que son países que llegan con otros criterios y manera de actuar y que tienen otras prioridades, generando una cooperación con otro tipo de intereses“, ha denunciado esta tarde, al tiempo que reconocía sentir un gran escepticismo ante lo que muchas veces se vende como progreso.

Rosa Mª Calaf también ha reservado unas palabras para los medios de comunicación. “El periodismo cada vez es más superficial, más inmediato, cada vez pasa más por encima de los temas. Esto también ocurre con los temas de cooperación al desarrollo, y así es difícil que la sociedad entienda la necesidad de esta cooperación. Estos medios no están cumpliendo bien su papel de explicación”, ha lamentado esta periodista. Un ejemplo de esta desatención ha generado que el recorte de un 70% de la ayuda al desarrollo apenas haya provocado una reacción de la opinión pública.

“Es intolerable que se confronten nuestros pobres con los otros pobres, pero los medios de comunicación han colaborado en esto”, ha indicado esta tarde. “Los medios fallan en comunicar como deberían. Es importante saber lo que se hace mal, pero también lo que se hace bien, ya que si no hablamos de ello perdemos la oportunidad de dar ejemplos impulsores de actitudes positivas. Sin embargo, muchas veces los medios están más interesados en el negocio que en la excelencia informativa”, ha dicho a modo de cierre de su intervención, momento en el que se ha lamentado por la existencia de una sociedad anestesiada que ha dejado de hacerse preguntas.

Esther Doménech, Rosa Mª Calaf, Antonio Corbillón y Luis Pérez. Foto: L. Fraile.

Esther Doménech, Rosa Mª Calaf, Antonio Corbillón y Luis Pérez. Foto: L. Fraile.

A continuación ha tomado el turno de palabra Esther Doménech, que fue Brigadista por la Paz en El Salvador desde el año 1988 a 1995. Esther ha comenzado haciendo un recordatorio a las otras víctimas de este país centroamericano, tales como el grupo de “viejecitas peleonas” a las que se las conocía como las Comadres que, cargadas con bolsas de papel y álbumes de fotos, buscaban a sus desaparecidos. “Días antes del asesinato de los jesuitas las pusieron una bomba. Poco más tarde también habría una explosión en el mercado central, dentro del local de Fenastras (una federación de sindicalistas) que produjo una decena de muertos. Allí murió gente con nombres y apellidos, pero nunca se quiso investigar y a día de hoy se sigue pidiendo verdad y justicia. Esto fue el pistoletazo de salida de la ofensiva salvadoreña que supuso el fin de un ciclo y el comienzo de otro en el que también se mató a los jesuitas”, ha señalado Esther.

Esta brigadista, que volvería a Valladolid en el año 1995 (donde empezó a trabajar dentro de los ámbitos de la educación para la paz y la cooperación internacional para el desarrollo), también se ha referido a las negociaciones encaminadas a la consecución de la paz. “Hace dos años, en la conmemoración del XX aniversario de los Acuerdos de paz, se publicó un informe en el que se señalaba que no sólo no se habían solucionado la pobreza, la inseguridad o la injusticia, sino que más de la mitad de la población del Salvador del 2012 pensaba que estos acuerdos se habían cumplido poco o nada. También señaló que prevalecía la opinión de que la situación estaba peor de la que había durante el estallido del conflicto armado. Actualmente en El Salvador hay un 40% de familias que están por debajo del umbral de la pobreza extrema, pero la gente sigue peleando y luchando, tanto en su país como por la frontera, persiguiendo el sueño americano. Hoy en día hay alrededor de dos millones de salvadoreños en los EE.UU.”, ha señalado Esther Doménech esta tarde, quien ha terminado su intervención reconociendo su deseo de que algún día no haga falta hacer cooperación al desarrollo.

Justo después intervendría Luis Pérez, quien también fue brigadista internacional durante los años 80. “Debemos acabar con las malas prácticas en la cooperación”, ha dicho nada más tomar el micrófono. Después ha realizado una panorámica del sector. “Cuando en las ONGS creíamos que teníamos todas las respuestas, nos cambiaron las preguntas. Nos han cambiado las reglas del juego, las piezas y el tablero. Antes la cooperación descansaba en un consenso básico, que era el de que el estado es el que impulsa las políticas públicas para el crecimiento de un país. En los últimos años se ha producido un desmantelamiento de lo público como medio de impulsar un desarrollo que está convencido de que lo público entorpece el desarrollo y de que éste sólo puede venir del libre mercado y de la libre competencia“, ha denunciado Luis Pérez.

De esta manera, tal y como ha manifestado, objetivos como el de la erradicación de la pobreza, el aumento del empleo o las mejoras de los servicios sociales han sido sustituidos por otros más vinculados a unas variables macroeconómicas que sólo aluden al pago de la deuda o a la nivelación del déficit. “Los recursos son escasos y éstos se destinan a cubrir unos problemas que han sido ocasionados por el desmantelamiento de lo público. En todo esto hay ONGS que actúan como contención, pero la mayoría son complacientes con las otras prioridades, con la poca participación en la toma de decisiones o con los propios fallos”, ha señalado, al tiempo que ha reconocido el trabajo de toda esa gente que está a pie de calle, que se ha dejado “los cuernos y a veces la vida” para mandar un mensaje de que las cosas “no pueden ser así”. “Debemos recuperar el sentido de la solidaridad como encuentro”, recomendaría para terminar.

Este viernes, mesa redonda

Los actos de conmemoración de este XXV aniversario continuarán este viernes 14 de noviembre, a las 19 horas, en la Fundación Segundo y Santiago Montes (c/Núñez de Arce 9, Valladolid), donde tendrá lugar una mesa redonda nutrida por los testimonios de cooperantes sobre el terreno como Tomás Rodríguez Bolaños, Jesús Enríquez, Elisa Martín Ortega, Giancarlo Breschi o Alfonso Salgado.

Al día siguiente, sábado día 15, esta vez a las 18:30 horas y también en la sede de la Fundación Montes, habrá un coloquio llamado `Recuerdos de El Salvador´ en el que participarán Fernando Álvarez de Miranda, Yago Pico de Coaña y Gervasio Sánchez.

Este homenaje acabará el domingo, día 16, a partir de las 18:30 horas en la Sala Caja España-Caja Duero de Fuente Dorada, con un festival en el que habrá música en directo, lecturas, actuaciones de teatro y proyecciones.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: