#SalvemosEverest. Llamada desesperada de los trabajadores de la histórica editorial leonesa

#SalvemosEverest
#SalvemosEverest

Por ELOÍSA OTERO

No hay muchas empresas en León, y menos aún empresas “culturales”, pero una de ellas es el grupo editorial Everest, empresa familiar fundada hace más de medio siglo que, con la crisis, ha ido perdiendo trabajadores y cuota de mercado en la industria del libro, tanto en España como en Hispanoamérica.

En los últimos tiempos sus casi 400 empleados han pasado por varios ERE, incluido uno de extinción de empleo que hace casi un año acabó con 67 puestos de trabajo directos y muchos otros indirectos. En estos momentos, los 320 trabajadores de pantilla ven como se acumulan los impagos de salario —que ya suman tres nóminas y media de 2014— sin que la empresa ofrezca garantías para afrontar los próximos pagos.

“Se nos agota la paciencia, llevamos con retrasos en las nóminas desde diciembre de 2013 y la mayoría de las veces hemos recibido el ingreso en dos tramos“, denuncian los trabajadores de Everest en un comunicado. A ello hay que sumar, desde mayo de 2012, bajadas salariales de entre el 2% y el 10%, reduciones de jornada —con la proporcional y correspondiente reducción del salario— y expedientes de suspensión temporal de empleo, así como la pérdida de derechos laborales.

Los trabajadores denuncian además la próxima ejecución de un ERTE de dos meses para el que aún no han recibido la pertinente documentación para abrir el periodo de consultas, según advirtió este martes 20 de enero en una rueda de prensa Enrique Reguero, representante del comité de empresa.

Según explicó Reguero, ante los problemas de circulante que aduce la empresa, la Junta de Castilla y León se habría comprometido a intermediar para optar a un crédito del Banco Europeo de Inversiones (con un tipo de interés bajo) de unos cinco millones de euros. Pero aunque se han mantenido “reuniones y estudiado planes de viabilidad” que aún no se han concretado, en estos momentos la compañía “está abocada a un posible cierre”.

“La empresa lleva diciéndonos varios meses que se trata de problemas de liquidez, que esperan solventar con un crédito que negocian con la Junta de Castilla y León, pero ese crédito no llega. También nos han dicho que se está negociando con un inversor externo, pero tampoco vemos ningún avance y la información al respecto es escasa. Mientras tanto, nosotros seguimos trabajando y sin cobrar, y teniendo que hacer frente a nuestros gastos corrientes”.

“Nos sentimos engañados. El grupo Everest no da solo de comer a las 320 familias que lo componen, algunos de nuestro proveedores tienen en la editorial al más importante de sus clientes y además entre el 70% y el 80% de nuestros proveedores desarrollan su actividad empresarial en alguna de las nueve provincias de la Comunidad de Castilla y León”, subrayó Reguero.

Protestas y toma de conciencia

Especializada en libros de texto de educación infantil, así como en gastronomía, guías de turismo y literatura infantil y juvenil, en Everest trabajan escritores, redactores, diseñadores, dibujantes, maquetistas, fotógrafos, correctores, traductores, maquinistas de imprenta, comerciales, mozos de almacén... que observan impotentes cómo la empresa parece que se va a pique. De momento han anunciado que adoptarán medidas de protesta.

Este miércoles 21 de enero los empleados se concentrarán entre las 12 y las 12.30 horas frente a la sede de la editorial, en el polígono industrial de Trobajo del Camino, y para el sábado día 24 han convocado una asamblea de rabajadores.

Pero quieren que la sociedad se consciente de que “Everest es una de las pocas empresas culturales que hay León y no se puede perder”. En ese sentido están planeando realizar un gran “acto reivindicativo-cultural” para el que buscan el apoyo de escritores, músicos y deportistas leoneses, y para el que ya han acuñado el hashtag de Twitter #SalvemosEverest. “Por los/las trabajadores/as, por sus familias, por los libros, por la cultura”. “En defensa de la cultura, la educación y el empleo”. También acaban de abrir una página en Facebook.

Según los trabajadores, “la empresa es viable”, aunque la gestión que se está llevando a cabo “no es la más adecuada”, por lo que sería positivo “desarrollar criterios de búsqueda de clientes y un proceso de internacionalización para mantener su viabilidad”. Porque, aunque el papel esté “tocado”, como reconoce Reguero, “el libro se sigue vendiendo”. Por eso el comité de empresa pide “a la Junta de Castilla y León y a sus máximos dirigentes que se impliquen de manera más activa en ayudar a esta empresa de manera que no tengamos que pensar que empresas como Campofrío en Burgos, Renault en Valladolid, Nissan en Avila o Puertas Norma en Soria merecen más su apoyo y consideración; todos somos Ciudadanos de esta comunidad y merecemos el mismo trato y reconocimiento”.

“Si se muere Everest, será otro trocito de la provincia leonesa que se va al garete”, concluyó Reguero.

3 Comments

  1. Quede claro que sentiría mucho que los problemas de EVEREST no tuvieran solución, sobre todo porque tengo muchos amigos trabajando allí y por tratarse de una empresa que es tranmisora de cultura. Pero como yo fui uno de los 67 despedidos hace un año, me siento más que capacitado y autorizado para criticar la conducta de los “representantes de los trabajadores” que entonces actuaron como aquel que decía “vinieron a por los judíos, pero como yo no soy judío”… Y ahora empiezan a temer que vengan también a por ellos.

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .