“Estômago”, de Marcos Jorge, en sesión secreta y clandestina

Publicamos la crónica (y el vídeo) de la primera sesión de cine secreto y clandestino propuesta por el colectivo Gallinero Ambulante en la ciudad de León. 202 personas se habían apuntado previamente a la lista, pero solo las 15 primeras que respondieron por mail a la invitación tuvieron el privilegio de asistir a la proyección.

Por EL GALLINERO AMBULANTE

Durante varias semanas preparamos nuestro primer acto del 28 de noviembre. Reuniones, mucho chat, decidir cuál sería la película que concebiríamos, atención a las redes, el blog, el correo y la lista de suscripciones, que cada día crecía como una amapola en verano.

Y llegó el día. Nervios y todo en orden. ¿Todo? A las dos de la tarde, el Acomodador Ambulante que teníamos previsto, nos llamó para comentarnos que no podía hacerlo y que, en su lugar, desempeñaría este papel un actor llamado Manuel. Respiramos, esto a veces ocurre.

A las cinco y media Fran nos abrió su local, Kanya Enmarcación. No sabemos qué habríamos hecho sin él; nos tenía todo previsto, la sala en orden y su buena disposición y temple para que todo saliera bien. En León hay muchos locales y nuestra idea era encontrar uno que no fuera un negocio de hostelería, un espacio tranquilo, un rincón oculto que incitara a la proyección clandestina. Y apareció Fran con su varita mágica, ofreciendo desde que publicamos que estábamos en búsqueda y captura, su negocio, un lugar que huele a las maderas de los marcos, a artesanía y que tiene una temperatura excelente que hace que fuera más confortable, si cabe. Con su ayuda, montamos el ambigú y el microondas que habíamos llevado empezó a aromatizar el lugar con olor a palomitas recién hechas. Nuestro Director Técnico estuvo probando y ensayando infinidad de veces hasta que logró que la película pudiera verse en un formato adecuado. Y llegó Manuel, nuestro Maestro de Ceremonias. Le explicamos su rol y estuvo aprendiendo el papel con ganas y elegancia. Tapamos los escaparates para que nada pudiera quebrantar nuestro silencio mientras veíamos la película.

Y a las siete y veinte, puntual, Manuel llevó su silla especial color azul vértigo a la Bolera de San Francisco. Era el punto de encuentro donde habíamos emplazado a las quince personas que habían aceptado el reto de venir a nuestro prototipo. Los amigos del cine llegaron a su hora y el Acomodador Ambulante les hizo una breve presentación y pasó lista, no faltaba nadie. Hizo de guía, llevando a todos hasta Kanya, donde todo estaba previsto y las luces apagadas. El ambigú comenzó a funcionar y en la pantalla nuestro logo lucía resplandeciente, era una bienvenida perfecta y entusiasta.

Y a las ocho en punto comenzó la sesión. La película por la que habíamos optado fue Estômago, producción italo-brasileña dirigida por Marcos Jorge y que se alzó con la Espiga de Oro en la Semana Internacional de Cine de Valladolid en el 2008. Es una comedia negra, relato de supervivencia social, la de Raimundo Nonato, un hombre sencillo e ingenuo que llega del campo a la gran ciudad con escasas esperanzas y con talento para cocinar. Tras los cien minutos de duración y vista en V.O.S, los asistentes fueron desalojando el cine y nos quedamos a recoger todo, satisfechos y recibiendo el apoyo, escuchando que les había gustado y respirando tranquilos. Sí, todo había salido como esperábamos; quizá mejor. Nuestro esfuerzo ha sido recompensado.

Volvemos a agradecer su arrojo altruista y cariño a la causa a Fran, Anna, Manuel y Sara. Fueron nuestros ángeles de Charlie. Y, por supuesto, a todas esas personas que optaron por llevar una silla a cuestas por la ciudad para ver de qué iba todo esto. Ocupáis un lugar en el corazón de Gallinero Ambulante. Nos vemos en la próxima.

  1. Pingback: Crónica para Tam-Tam Press | Gallinero Ambulante

  2. J. Ordás

    La iniciativa es muy interesante, pero es una lástima que el texto del vídeo tenga errores gramaticales y faltas ortográficas. Puede que sean fallos mínimos sin embargo, imperdonables en una actividad cultural.

  3. ¡Hola, J.Ordás!

    Suponemos que te refieres a la ambigüedad de la frase «La multitud comienza a moverse sin saber donde se dirigen.» no estaría de más una preposición ahí. Y una tilde en ese «donde» tampoco vendría mal.

    Seguramente haya más errores en el texto pero, puestos a poner pegas, a nosotros nos molesta mucho más la compresión del video, que apenas deja leer los textos con claridad. También es cierto que el video es un souvenir para aquellos que vinieron, no tiene una vocación artística declarada.

    Anotamos para los próximos videos, si los hubiera, tu recomendación y te agradecemos mucho el tiempo empleado. Aún así, como llevamos un mes y medio diciendo, esta actividad no pretende ser cultural, ni nosotros pretendemos hacernos pasar por agentes culturales. El gallinero es una excusa fantástica para juntarnos unos cuantos locos, ver una película y pasar un rato divertido. Nos declaramos amateurs y sabemos que nuestro margen de mejora es amplio.

    Un saludo,

    Gallinero Ambulante.

  4. Ja jajajajajaaaaaa, no puedo menos que entrometerme, la verdad es que el primer comentario me recordó a Rodera, que siempre pero, a diferencia de Ordás, siempre elegantemente, nos avisa a los del TAM TAM de las erratas que se nos cuelan de vez en cuando…
    De todo se aprende, sí,
    Señores y señoras del gallinero, adelante con esa estupenda aventura que bien vale una errata de na

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: