Chema Lagarón presenta “Nayma”, su cuarto poemario, en el Café Ristán

El cartel.

El cartel.

El Café Ristán (espacio cultural del Hotel Quindós, en León) acoge este viernes 15 de abril, a las 20,30, la presentación del poemario ‘‘Nayma” (Karima Editora) de Chema Lagarón. El autor estará acompañado por Felipe J. Piñeiro y Sara Castelar. Se trata de un libro muy especial, escrito con notas de jazz y apuntes de las impresiones de los viajes del autor por todo el mundo.

Chema Lagarón (Ponferrada en 1969), es poeta, escritor e investigador. Es Licenciado en Ciencias Químicas, Doctor en Ciencias Físicas y Fundador de tres empresas de tecnología. Después de graduarse trabajó como investigador en varios países. Ha ejercicido de Investigador Científico en el CSIC y ha dado clases en varias Universidades. Ha escrito y editado varios libros y artículos científicos, es inventor de varias patentes y forma parte de la junta editorial de varias revistas. Actualmente reside en Valencia.

Como poeta ha publicado los  libros Diez mil corazones y otras canciones indie no escritas (2012), Poesijjaz y otros tangos indie (2013) y Decimal (2014), y ha colaborado en antologías como “Antología de poetas en red” (2014), “Pessoas, 28 heterónimos esperando a Fernando Pessoa” (2016), y en revistas literarias como Excodra Literatura.

Nayma es la versión libre del tema “Naima”, obra de John Coltrane, considerado como uno de los mejores músicos estadounidenses de jazz del siglo pasado, y reúne un año de experiencias vitales de Lagarón que se define a sí mismo como “científico, emprendedor, empresario tecnológico y alguien que viaja por todo el mundo evangelizando sobre tecnología… Eso significa que me encuentro tirado por partes muy curiosas del planeta y “Nayma” recoge todas esas impresiones”, explicaba el poeta a Elisabet Alba en una reciente entrevista para Bierzo 7.

Hay tres partes en el poemario —que tiene además ilustraciones y portada del artista berciano Ricardo Ranz—, la primera sobre la poesía en sí, sobre meta-poética, la segunda es sobre las relaciones entre personas, sobre todo entre hombres y mujeres, y la última va más sobre espacios, lugares (de Bangkok a Ponferrada pasando por Alaska…).

“Más de 500 poemas han sido la cuna de la nueva obra, una amalgama de ideas fugaces que cruzan la mente de Lagarón, que se encarga de dejar escritas en negro sobre blanco en su teléfono móvil hasta que finalmente le pide a algún otro poeta amigo suyo que decida cuáles merece la pena incluir en un libro y cómo podría agruparlos para dar entidad a la obra”, advierte Elisabet Alba, citando estas palabras de Lagarón:

“La poesía para mí es un trabajo contributivo de al menos seis poetas de primera línea: argentinos y españoles. De mi abuela hay muchas cosas en mis libros. Todos se los he dedicado a ella y también a todas aquellas mujeres que hicieron cosas grandes en la vida de otros. Hay, también, un par de poemas sobre mi madre que falleció este año, algunos a veces los puedo leer y otras veces no… Y luego hay algunos poemas relacionados con la poesía y la función de la poesía que también me resultan muy queridos”.

Según Elisabet Alba, “Lagarón escribe poesía real, esa que llega en cualquier momento, que te atraviesa como un relámpago o lo que define la cultura japonesa como el satori”.

Y añade Lagarón: “Hay poetas profesionales, digamos, que dedican sus horas a escribir pero yo creo que la poesía que captura a la gente no tiene que ser fingida. Los poemas me gustan porque son historias cortas que surgen en un momento de inspiración, te llega la iluminación de una idea y tienes que transcribirla. Siempre que escribo de mi niñez y juventud hablo del Bierzo, los espacios naturales. Utilizo palabras que me retrotraen a la comarca: muérdago, acebo… Cada una tiene su historia y les doy un significado diferente al que tienen”.

En Valencia, la ciudad donde reside en la actualidad, los amigos de Lagarón lo denominan, con sorna, “el montañés”, el hombre que lucha cada día contra la morriña de las nubes, la lluvia, las montañas y los espacios verdes bercianos. “Antes de escribir poesía he escrito cuento corto, he escrito mucha tecnología, tengo más de 25 libros de nanotecnología, de física de materiales, etcétera, pero en la parte literaria solamente había escrito cuentos, he ganado algunos premios, y hasta que mi abuela me nominó no empecé a escribir poesía y ahora es lo único que realmente me interesa. Me parece que es una de las formas de expresión más completa, más sintética y más elevada, la poesía”, le comenta el poeta berciano a Elisabet Alba.

Y es que, hace seis años que la abuela de Chema Lagarón, Jacinta Martínez, también poeta berciana, lo escogió como su sucesor en el arte de escribir y desde entonces se ha convertido en su fiel albacea. “Siempre había escrito pero nunca me había planteado escribir poesía. En su memoria empecé a escribir y a lo largo de un año y medio estuve confeccionando mi primer libro, Diez mil corazones y otras canciones indie no escritas (2012), que lo publiqué en Ponferrada y a partir de ahí se convirtió como en una especie de droga o de efecto terapéutico y ya no he podido parar”, resume Lagarón.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: