El Padre Alipio, censor de la Orden

© Fotografía: Agustín Berrueta.

© Fotografía: Agustín Berrueta.

Trigésimo cuarta entrega del narrador y profesor universitario leonés, quien colabora en TAM TAM PRESS con una singular sección quincenal de pequeños relatos cuyo título, “Lenta es la luz del amanecer”, quiere ser todo un homenaje al fallecido escritor Antonio Pereira. En cada ocasión, los relatos aparecen ilustrados por el fotógrafo leonés AGUSTÍN BERRUETA.

→ El Padre Alipio, censor de la Orden

Por FRANCISCO FLECHA

El Padre Alipio de Villalpando, archivero mayor y censor de la Orden, unía a un extremado rigor intelectual una altanería orgullosa y despectiva con la que se había ganado, con toda justicia, la sorda inquina de sus hermanos de religión y aquella definición con la que resumían sus méritos y carácter diciendo de él que era una “docta bestia de las que muerden con la boca cerrada”.

De la exactitud de todo ello daba cuenta lo ocurrido el día en que el cura de La Cándana (que sobrevivía a las largas nevadas del invierno escribiendo inocentes e insufribles tratados sobre las penas y castigos del infierno) le presentó lo que dijo ser su último libro:

—¿Su último libro, me dice ud., don Julián? ¿Me lo jura?

Don Julián, inocentón, pensó que, tal vez, había habido algún malentendido.

— — —

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: