Ocho pequeños poemas de Ana Gorría

La poeta madrileña Ana Gorría.

La poeta madrileña Ana Gorría.

Sexta entrega dedicada a recordar a los poetas que han pasado por la Semana de Poesía Salvaxe de Ferrol, en los últimos ocho años, de la mano de uno de sus fundadores, Karlotti Valle, quien ha elegido en esta ocasión ocho pequeños textos de la poeta madrileña Ana Gorría, que pasó por la Semana en 2012.

: : Ocho pequeños poemas de Ana Gorría

Spider

Louise Bourgeois

A solas con la fiebre,
temblando,
sobre la niebla azul

qué camino trazar,
por qué la urgencia
a quién alzar
este
alfiler de vidrio
incandescente,

cómo cesar la luz,
dónde
depositar
los firmamentos

que arrastro entre las manos,

sin voz,
con la emergencia del hambriento

que niega los eclipses,

el óxido ordinario de las tardes,
lo fácil de las líneas,

que apuesta el estupor
a la temeridad de las visiones,
con la fe del que arriesga
en el costado
la sal de la victoria.

Ovillo

Como una cucaracha boca arriba, roza la voz las cosas,
tocándolas en vano.
Como madeja sucia de hilo negro, la voluntad baldía.
Soñar y deshacerse.
Y lejos, el fantasma que condena. El látigo apagado.
Los naufragios.

Escombrada

Es la cornisa rota y el mundo que se cae.

Igual que el sueño, vuelve
la tarde a ser carne apagada,
cáncer en las paredes de la luz.

Oscuridad que tiembla en un alambre.

Del libro “Araña” (El gaviero ediciones, 2005)

— — —

en ausencia de símbolos

la voz en su mediana incandescencia
así
la lejanía
leve espiral de sol
vientre
llanto

decir es lo que duele

entraña

golpe tras golpe
como pólvora seca
sobre la escarcha

Del libro “El presente desnudo” (Cuadro de tiza ediciones, 2011)

— — —

Fantasmas

El centro de la lengua es imperfecto como pequeñas láminas de uranio. Después lo vertical. En la saliva, temblar en carne viva es la frontera contra lo que se esfuma. Lo que dijimos límite es orquídea. Tan frágil entre huellas es este pasadizo que se borra. Alzada como el humo, quién vuelve a aparecer. La borrosa celeridad del paso, aquello que amenaza: ser primero ceniza, luego humo. La rigidez, entonces, elevada se va hundiendo en el centro del hueso: pequeñas transparencias invocadas como si fueran nombres imperfectos. La ruina de la imagen como un tránsito siempre hacia el mismo laberinto en donde fluye un torpe manantial.

Curvas

La mano que busca se desliza como un caracol frío. Encontrar. No encontrar. Todo lo que deshace. Algo más, contra el tiempo las formas aparecen como huesos alzados de una fosa común. Sin embargo, volvemos a aparecer tan rápidos y hermosos como una nueva era: los dichosos y tristes. Todos rostros sin nombre. Los cuerpos marcan minúsculos caminos como lentos meandros. Alrededor, sin embargo, lo que aparece ha desparecido.

Mojada

Casi gotas de agua, hasta que la distancia se interrumpe. Sucede al tiritar bajo la voz, húmeda y neutra. Es posible pensar aquí en la muerte. Lo que no vemos es. El paisaje que es cuerpo que es paisaje. Respirar como un río contra todo lo que desaparece. Pronto se incendiará la hierba seca, ya el horizonte es curvo y el resto del placer tal vez no baste.

Del libro “La soledad de las formas” (Sol y sombra poesía, 2013)

— — —

Karlotti y Ana Gorría en la Semana Salvaxe 2012. Foto: E. Otero.

Karlotti y Ana Gorría en la Semana Salvaxe 2012. Foto: E. Otero.

: : Sobre Ana Gorría

Ana Gorría nació en Barcelona en 1979, aunque vive en Madrid desde su infancia. Master en Estudios Literarios y Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Durante cuatro años se ha formado como investigadora en artes escénicas en el CSIC con una bolsa del programa de formación de Profesorado Universitario. Ha publicado Clepsidra (Córdoba, Plurabelle, 2004), Araña, en colaboración con la pintora Pepa Cobo y el compositor Juan Gómez Espinosa (Almería, El Gaviero Ediciones, 2005), De lo real y su contrario (Granada, Vitolas del Anaïs, 2007), El presente desnudo (Santiago de Chile, Cuadro de Tiza Ediciones, 2011) y La soledad de las formas (Cantabria, Sol y Sombra Poesía, 2013). Su obra aparece en diversos recuentos y antologías de la poesía reciente, entre otras, en Todo es poesía menos la poesía (Madrid, Eneida, 2004) y en Última poesía española (1990-2005) recogida por Rafael Morales (Madrid, Editorial Marenostrum, 2006).

En el ámbito plástico ha desarrollado el proyecto expositivo Gesto sin fin para el Museo de América. En la actualidad, explora los límites entre la imagen y la acción. Como traductora es responsable de distintas versiones de la poesía inglesa, gallega y catalana: autora, junto al poeta James Womack, de la versión de Travesía escéptica, antología del poeta John Ash; y de versiones de la poeta gallega Chus Pato en Hordas de escritura seguido de Secesión (Madrid, Amargord, 2013). Por encargo de la Fundación Uxío Novoneyra, ha elaborado una muestra consultada y bilingüe en gallego y castellano de la poesía escrita en Galicia desde el año 2000, Novas de poesía_17 poetas. Participó en la V SEMANA DE POESÍA SALVAXE, en FERROL, y forma parte de LA ESCOLMA SALVAXE (Un antologia de 42 poetas a los que les une el haber compartido las calles de la Ciudad de Las Grúas en Extinción).

Un Comentario

  1. gracias por compartir tan atrapante historia y poemas de ana gorria, y sera interesante conocer un poco mas de sus libros

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: