El último romántico

La humildad de la naturaleza… esa que nunca te deja abandonado…
La humildad de la naturaleza… esa que nunca te deja abandonado…

Por TOÑO MORALA

Se dolía el día en aquel nacimiento del alba mustio y sin apenas color. El paseo se tornó silencioso hasta que la entrada al pequeño bosque, y su susurro natural, le conmovieron de una manera especial; al cabo de un tiempo ganado a la observación, un pajarillo nuevo y pequeño se le posó sobre el hombro; el nerviosismo le delató, miró en una décima de segundo al hombre y alzó el vuelo inseguro. Se habían mirado mutuamente, mientras el corazón latía tranquilo… comenzó a escribir…

“Se fue el invierno frío y gris… y me encontré con la eterna primavera de tu sonrisa… ya no son necesarios aquellos sueños donde me arropabas los vacíos…”

2 Comments

  1. Solo los que conocimos aquellas mujeresMineras
    Sabemos lo que Toño nos quiso decir.
    Sigue escribiendo Amigo
    Tus renglones son el Pan
    Que llena mi nostalgia

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .