Raquel Lanseros: “Estamos viviendo un momento de inflexión histórico, de incertidumbre”

Raquel Lanseros

Raquel Lanseros. Fotorafía: Elloy Rubio Carro

Por TOMÁS NÉSTOR
Desde astorgaredaccion.com

Es una de las voces más reconocidas de la poesía española actual, además de antóloga y viajera. Raquel Lanseros, licenciada en Filología Inglesa y Doctora en Didáctica de la Lengua y la Literatura, habla en esta heterodoxa entrevista de la existencia, la incertidumbre, el tiempo y la memoria. Entre sus obras destacan ‘Leyendas del promontorio’ (2005), ‘Diario de un destello’ (2006), ‘Los ojos de la niebla’ (2008), ‘Croniria’ (2009) y ‘Las pequeñas espinas son pequeñas’ (2013).

– Aquí estamos con Raquel Lanseros, poeta, traductora y traducida, porque muchos de sus libros y poemas están traducidos, incluso al hindi.

– Sí, una revista me dedicó una sección monográfica. Pero también me tradujeron dos o tres poemas a otra lengua de la India que se llama malayalan, menos conocida que el hindi o el urdu y que a mí me gusta incluso más, tal vez por lo desconocida, y su escritura semeja  a una especie de rosas como debía de ser el sánscrito.

– Además también eres antóloga, viajera, poeta reconocida con importantes y numerosos premios. Críticos de un centenar de universidades estadounidenses te han elegido la poeta más relevante en lengua española nacida después de 1970. Estos días acabas de regresar, tras tu estancia en una universidad de EEUU enseñando esta lengua y su uso en ámbitos diferentes. ¿Qué tal la experiencia?

– Fantástica la verdad. No te voy a decir que es fácil aunque todo suene muy bien, pues al principio es difícil, demasiado burocrático. Necesitas al menos 10 días para solventarlo e instalarte, necesitas un número de la Seguridad Social, alquilar un coche porque allí es un emporio automovilístico donde no se puede ir andando a parte alguna, necesitas alquilar una casa, ir a recursos humanos de la universidad y rellenar 85000 papeles, necesitas ir a emigración, eres una ‘no resident’, tienes que abrir una cuenta del banco para que te puedan pagar el seguro médico que allí tiene tela. Entonces en esos primeros días tienes una sensación bastante agobiante de haber caído en un hoyo del que te preguntas ¿saldré o no saldré?

– Y luego, el otro aspecto, la experiencia en el aspecto docente.

– En el aspecto docente es uno de los que más reconfortada y enriquecida me siento, porque impartir la lengua propia que tú no la has aprendido como una asignatura, sino que es algo inherente o consustancial, que tú no te paras de una manera tan detallada a delimitar los procesos por los cuales has llegado a ejercitarla…pero eso lo tienes que hacer y lo tienes que llevar masticado y predigerido para tus alumnos. Supone para el docente un reaprendizaje de su lengua madre, ver la lengua propia, que es como nuestra segunda piel, desde ojos extraños. Es una experiencia fascinante  y muy recomendable.

– ¿Has traído algún poema creado durante esa estancia?

– Sí, he traído bastantes.

– Entonces lo celebraremos algún día.

– Algún día, yo espero. Todavía me queda desbrozar la paja del trigo. He traído muchos porque he visto muchas cosas que a mí me han parecido poéticas, desde el extrañamiento del propio idioma a la mezcla de lenguas. EEUU tiene una presencia del español cada vez más importante, sobre todo en los estados del sur, Florida es uno de ellos. Este fenómeno de  frontera lingüística entre las dos grandes lenguas occidentales  y su contacto crea un montón de posibilidades de bilingüismo con muchísimos matices. A mí me ha parecido algo tremendamente interesante.

– Y ahí es de donde incluso sacamos otro sentido de nuestras propias palabras. Ángulos que tienen que desde aquí no se ven y  proporcionan otra óptica diferente.

– Sí, además tienes que tener en cuenta que los manuales de la universidad enseñan español de México al que los alumnos están acostumbrados, eso no significa que tengas que impostar el acento; deben de conocer las variedades del español.

Para mí todo esto supuso una reflexión  pues cada concepto había que decirlo de las distintas maneras, cómo se dice en Méjico, cómo se dice en España, como se dice en la Argentina, …Enseñar el español se convierte en algo plural y muy poliédrico, no es un solo idioma…Para mí ha sido una reflexión constante sobre el propio hecho lingüístico.

Raquel Lanseros

Raquel Lanseros

– Ahora hablemos de poesía. Para mí, dices, es un intento de comprender el mundo  y a la vez inventar una alternativa personal al hermoso desafío de la existencia. Estas palabras están muy próximas a las de Cesare Pavese que entendía la poesía como defensa contra las ofensas de la vida. ¿Vas ya comprendiendo este mundo? ¿Logras defenderte ante el desafío de la existencia con tus versos?

– Comprender el mundo  es una labor que lleva toda una vida; morimos y no acabamos de comprenderlo del todo. Lo bueno de ese intento es que no se termina nunca la tarea. Decir que comprendo el mundo es demasiado arriesgado; una va aprendiendo, cada día lo entenderá un poco mejor que ayer, aún peor que mañana.

– ¿Ya te defiendes mejor de las agresiones?

– Yo sí que concibo la poesía como escudo protector más que como un escudo que intermedie como para separarte del otro; protector ante toda la carga de fealdad que es intrínseca…

– ¿Cómo enfrentarse a la incertidumbre?

– ¡Puf!, esa sí es una palabra clave que me parece cada vez de más actualidad. Si una palabra define nuestros tiempos es la de incertidumbre. Todos notamos que nuestras concepciones antiguas ya no sirven, todo se nos cae a trozos. Estamos viendo la farsa del mundo más nítidamente que nunca, las antiguas convicciones están aparcadas, vemos la putrefacción de nuestras instituciones más enraizadas. Estamos viviendo un momento de inflexión histórico, con unos cambios acelerados cuyos sentidos se nos escapan. Si hay una palabra que defina esta situación es la de incertidumbre. Las antiguas certezas no nos sirven, pero no sabemos qué nuevas acuñar ni si éstas serán las válidas o nos estaremos equivocando de camino y los visionarios serán otros.

– O sea, que habremos de instalarnos en la incertidumbre y navegar en ella. Tal vez aparezca algún rayo inesperado.

– Al menos durante un tiempo, da la sensación. También es verdad que todas las generaciones han padecido ese estado de incertidumbre. La historia parece muy estable una vez que la miramos hacia atrás, pero no creo que haya ninguna generación a la que le haya faltado esa sensación de hierba cortada bajo los pies. Una de las diferencias de las incertidumbres de ahora es su globalidad; es evidente en cualquier país al que vayas.

– ¿No será porque nos habríamos asentado en demasiadas verdades y dogmas?

– Es muy posible que sean más dogmas que verdades; ahora no nos sirven.

– ‘Esta momentánea eternidad’ es el título bajo el que has reunido tu poesía del año 2005 al año 2016. En esa congregación de poemas señalas que ha sido un modo personal de encapsular el tiempo y unos sueños. ¿Has manejado la magia para lograr encapsular esa eternidad, encapsular los sueños y el tiempo presente? ¿No es ese un trabajo de magos?

– A lo mejor la palabra estaba usada de una manera metafórica…

– Es muy gráfica y visual.

– No sé si magia, lo que sí he usado es la memoria. La memoria que es una palabra reivindicada por muchos  pero olvidada por muchos otros. Creo que para comprender el presente o situar el pasado en el lugar que le corresponde lo que se necesita es memoria, colectiva e individual.

El libro es un ejercicio de memoria individual que pretende desembocar en la colectiva.

– Pero, intentar encapsular la momentánea eternidad eso ya supera…

– Lo que sucede es que la percepción humana del tiempo es muy extraña, porque a la vez el presente es fugaz, pero a un tiempo es eterno; estamos instalados en él y somos incapaces de salirnos de él,  y la palabra tiene mucho poder para eternizar el instante, y eso es lo que yo pretendía significar con ello…

– El otro día leía en una entrevista a Santiago Roncagliolo que decía: “De la literatura nadie sale indemne”. Quisiera saber si de la escritura poética se sale indemne.

– Absolutamente no. De hecho es una hermosa forma de estar herido. Yo creo que se penetra ya estando herido y se sale compartiendo la seriedad con los demás, que es una de las cosas que nos procura la sensación de salvación, no solo la nuestra, individual; afecta a la humanidad entera. Esa sensación de pertenencia y de comunicación a un nivel de muchas escalas y muchas capas como es la poesía nos consuela, nos consuela…

– De tu escritura se ha dicho que explora lo cotidiano con la verdad  de lo aprendido. Añadiría  con W. Wolf que todos somos nuestros antepasados. ¿Es de ellos de dónde nos llegan las verdades que hemos aprendido?

– Yo tengo la sensación de que sí, pero no podría asegurarlo; tal vez los seres  humanos solo seamos un eslabón de una larga cadena; ninguna persona, por muy encumbrados que sean sus logros, puede ser comprendido individualmente, como una isla. Todos formamos parte de un tejido colectivo que hemos heredando y que vamos legando a los demás. Yo sí tengo muy presente esa imagen del testigo que se  va cediendo; gran parte de nuestro  conocimiento y de nuestra afectividad, de nuestra forma de entender el mundo y de nuestra racionalidad nos han sido legadas y nosotros las legaremos.

Raquel Lanseros

Raquel Lanseros

– Háblame de los hijos de Mary Shelley

– Esto me hace sonreír, porque es un proyecto que yo quiero mucho. El ‘alma pater’ de todo este invento es mi gran amigo, con muchísimo talento, con una gran humanidad, Fernando Marías. Fernando Marías se inventó hace varios años un colectivo que llamó ‘Hijos de Mary Shelley’ como forma de reivindicar la fantasía y la imaginación frente a ciertas formas de entender la literatura más costumbristas o más realistas. Para ello empezó a congregar alrededor de su persona novelistas, dramaturgos, poetas, músicos, actores, filósofos y gente de todo pelaje cultural que hemos ido adoptando ese proyecto como propio, lo cual ha ido derivando en multiplicidad de plataformas: desde la compañía de teatro de los ‘Hijos de Mary Shelley’, los viajes  en coordinación con la agencia de  El País, tenemos Versex y otra serie de plataformas a través de las cuales tratamos de acercar la literatura a la gente de una manera más participativa y menos convencional…

– ¿Qué tal fue aquello de Versex?

– Fue a primeros de año, luego se ha hecho, con motivo del festival Eñe, en el mes de noviembre, otro Versex, al que he asistido de forma virtual, pues no estaba en Madrid…

– Pero en el otro fuiste tú la madre madrina…

– En el otro sí fui la madre madrina, lo alumbramos Fernando y yo este sortilegio llamado ‘verso explícito’, que tuvo mucho éxito en el teatro Alfil. Se trataba de una indagación cuasi filosófica del alma humana a través de la literatura, teniendo como hilo conductor la sexualidad…

– Y qué hace una poeta como tú metida entre protones, neutrones, electrones en Ginebra, porque una vez estuviste por ahí y eso provocó una escritura…

– Sí, eso fue una estupenda suerte a la que fui invitada por el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares. Allí es donde se descubrió el Bosón de Higgs y sin embargo tienen conciencia de la íntima hermandad entre la ciencia y las artes. Así que realizan proyectos anuales dedicados a las diferentes artes, y yo fui como representante de España el año en que Pop Science estuvo dedicado a la poesía…Fuimos todos los poetas de distintos países de Europa sometidos  a un cursillo intensivo de tres días por parte de los científicos de la comunidad sobre física nuclear, física cuántica, el Bosón de Higgs, sobre el sentido del universo y ahí es ya donde empezaban los lazos entre la ciencia y la filosofía. Luego fuimos invitados a escribir sobre las concomitancias que nosotros pudiéramos encontrar entre ciencia y poesía, que son muchas al fin y al cabo, tienen eso en común que son búsquedas de conocimiento, por medio de metodologías diferentes, pero con un impulso muy similar…

– ¿Y para qué sirve la Academia Mundial de la Poesía?

– A mí me parece un intento maravilloso por intentar aglutinar toda la poesía del mundo. Ellos hacen un montón de cosas, recitales, publicaciones: divulgan la poesía en todos los idiomas con un afán internacionalista y son en el mejor sentido herederos de Catulo y de Dante…

– Que no es mala herencia…A ver la descendencia.

– Es un intento muy loable, hay gente de Túnez, con un afán muy mediterráneo en su manera de entender la poesía. Es una reivindicación de un concepto de mundo a través de la poesía y yo me he sentido muy en casa tratando con las gentes de la Academia Mundial de la Poesía a la que veo como una institución casi mágica, porque tienen mucho de futuro y mucho de pasado en el presente…

– Para terminar ¿Próxima criatura?

– Está en gestación, en avanzado embarazo, pero todavía no hemos parido… Estoy en esa fase tremenda que es la de la reescritura, la de sacar poemas que estaban durmiendo y ver si sirven o no sirven, el darle una cohesión. y eso a veces también es un proceso satisfactorio, pero muy doloroso.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: