Los “Cuadernos de viaje” de cinco artistas multidisciplinares, en la Fundación Montes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mark Twain escribió aquella frase de que viajar es todo un ejercicio con graves consecuencias para personas con “prejuicios, intolerancia y estrechez de mente”. En esta línea contra los escrúpulos puede entenderse la exposición “El arte de viajar. Cuadernos de viaje” en la Fundación Segundo y Santiago Montes (Valladolid). La muestra reúne a cinco artistas multidisciplinares en la que brotan las impresiones, curiosidades, apuntes y creaciones de sus crónicas viajeras a lo largo de muchos años y por motivos diferentes.

Carlos Sanz Aldea, Mon Montoya, Germán Sinova, Ignacio Caballo y Eloísa Sanz Aldea son los cinco autores que unas veces pintan, otras escriben, fotografían o, simplemente, aprehenden el paisaje interior y detienen el tiempo en sus grabados emocionales.

Eloísa Sanz Aldea cuando sale de viaje no saca fotografías, dibuja constantemente, una manera de plasmar la realidad que “me produce una sensación muy placentera y me traslada a la facultad de Bellas Artes donde el deleite por pintar la obra en estudio tenía otras características distintas”, señala.

Su aportación a la muestra son cuadernos íntimos que nunca antes había expuesto de lugares como Israel, Italia o Egipto. “Un divertimento mediante el cual me apodero del paisaje porque pintar durante una gira, a diferencia del estudio, no me provoca la tensión del sitio cerrado, sino que disfruto haciendo cuadernos, es más emotivo…”

La experiencia para Germán Sinova es también una sorpresa seductora porque combina objetos y conceptos utilizados en otras exposiciones que, en el fondo, vienen a reflexionar –y criticar- hechos sociales y espacios en los que se desenvuelven habitualmente los individuos.

Este inquieto creador, más conocido por sus trabajos fotográficos, aunque es notable su quehacer en pintura, escultura, instalación, escritura, vídeo o grabado, deja constancia en esta exhibición de dibujos de perros, bocetos de desnudos de los años 90, piedras del campo, cajas de dibujos, un trenecillo, fotografías…

Pero lo que más cautiva a Sinova, desde hace tiempo, es la idea de “tiempo y espacio, cómo se van, el desarrollo temporal de las cosas…”. Al respecto, cita el documental que grabaron estos mismos artistas, además de Patricia Azcárate, Luis García e Isabel Rubio, durante una jornada completa en una cinta titulada Cómo puede una mujer, que es tan grande, entrar por los ojos, que son tan pequeños, dirigida por Francisco Hervada.

Fue una creación colectiva durante la cual cada uno de los 8 artistas trabajó sobre una modelo desde las 10 de la mañana hasta las 18 de la tarde, en diferentes situaciones, en el espacio DiLab de la localidad vallisoletana de Urueña. El resultado de esta cinta se colgó en internet, de forma gratuita, mediante la licencia no comercial Creative Commons.

Otro de los autores que también abren al público sus cuadernos de viaje en este espacio de la Fundación Segundo y Santiago Montes es Carlos Sanz Aldea cuyos dibujos combinan varias épocas creativas, al menos desde 1989. En su obra aparecen influencias del pintor y escultor italiano, un teórico del movimiento futurista, Umberto Boccioni, muy interesado en la interacción de los objetos en movimiento en relación con el espacio circundante.

Carlos Sanz Aldea explica que entre los artículos que suele llevar cuando viaja, nunca falta una mochila con los trastos de pintar. Por eso, oportunamente, recogió el edificio de las Torres Gemelas en Estados Unidos antes de ser derribado o dibujó las líneas de Nazca (Perú) investigados por la arqueóloga y matemática germano-peruana María Reiche, conocida como “La dama del desierto”. Entre estos antiguos geoglifos de las Pampas de Jumana, Sanz ofrece a los visitantes de esta exposición una imagen de las dos manos gigantes una con cuatro dedos y otra con cinco, uno de los misterios con formas de animales que inundan el desierto peruano entre Palpa y Nasca.

Para este licenciado en Bellas Artes que frecuenta distintos géneros artísticos como la pintura, el grabado, la creación en vídeo o la instalación, el concepto del viaje “es la búsqueda de un lugar fuera del tiempo”, un sitio en el que, pese a considerarse una persona del entorno urbano, aprecia “el crecer con la muy poderosa naturaleza”, una personal idea filosófica de la realidad.

  • La exposición “El arte de Viajar. Cuadernos de Viaje” podrá visitarse en la Fundación Segundo y Santiago Montes (C/Núñez de Arce, 9, Valladolid) hasta el 5 de mayo de 2017.
  • Horarios: Viernes: 19,30-21,30 horas; Sábados: 12-14 y 19,30-21,30 horas; Domingos: 12-14 horas.

 

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: