Lo que dicen las manos

Cancamusa 34. Septiembre 2017. © Fotografías: José Ramón Vega.

El fotógrafo José Ramón Vega y el poeta Víctor M. Díez continúan con su original sección creativa para TAM TAM PRESS. Se titula “CANCAMUSA” y tiene periodicidad mensual. Cancamusa es un término utilizado, con frecuencia, en el mundo de la magia y que viene a significar: dicho o hecho con que se pretende desorientar a alguien para que no advierta el engaño de que va a ser objeto. El mecanismo de la sección consiste en la propuesta, por parte de Vega, de tres de sus fotos, en principio, inconexas entre sí, sobre las que Víctor M. Díez debe escribir, improvisar, armonizar un texto que cree un trampantojo poético. Nada por aquí, nada por allá. Sin trampa ni cartón. ¿Dónde está la bolita?

Aquí va la trigésimo cuarta entrega:

Lo que dicen las manos

Fotografías: JOSÉ RAMÓN VEGA
Texto: VÍCTOR M. DÍEZ

CANCAMUSA (Septiembre 2017)

© Fotografía: José Ramón Vega.

El que pide y el que otorga crecen a la sombra de un postigo. El que mueve la boca da sombra al que la aprieta. Todo su poder se coagula en los labios amoratados a los que volverá el cigarrillo que, apenas hace un momento, los ha abandonado. La postura reclinada de confianza, el desinterés soberbio por el relato, la mano en el bolsillo, fumar después de los ochenta. Los superpoderes de quien ha sobrevivido a todas tantas traiciones y lealtades.

Parece una mañana de domingo. En nuestro imaginario, el personaje real interpreta al ficticio: Don Altobello, que encarnara el gran Eli Wallach. El amigo, el traidor. Nada personal, Michael, son negocios.

Y qué dice el otro, su interlocutor:

a/ Cuidado, si hoy alguien le regalara pastas, Don, las cannoli pueden estar envenenadas.

b/ ¡Dígales que no me maten, Don! Ande, vaya a decirles eso. Que por caridad. Así dígales. Dígales que lo hagan por caridad.

c/ Parece que se está quedando buena tarde.

© Fotografía: José Ramón Vega.

Las manos, las manos, lo que dicen las manos. No pueden parar. Hay quien habla con la boca y quien guarda silencio con la boca. Pero, las manos no callan. Todos hacen cosas con ellas. Incluso el que está al fondo, con las manos en los bolsillos: las oculta para quedar oculto.

Hay tres corolas. Como si pétalos, los ojos señalan la dirección, escuchan, están al acecho. Pero, la conversación:

—Es muy sencillo, pater, usted manténgase al margen. Hemos sido amigos, hemos jugado juntos, somos del mismo barrio. Usted oyó la llamada de dios y nosotros la del diablo, pero venimos del mismo lugar.

La conversación está en el círculo de las manos. Los que juegan con un palito o con un plástico, esperan. Los que comen un helado hablan y escuchan. El sacerdote sonríe mientras sostiene su celular como la sagrada forma. Los pies, abajo, acampan, crean el lugar, el círculo en que se discierne el tema de manera dialéctica.

Se habla de reyes, sí, pero los que visten de forma deportiva son meros peones. El del traje es el alfil que acosa a la torre, con su sotana impoluta. Lo que dicen las manos queda en el círculo, pero viene de lejos.

Suena Gelato al limone en la voz Paolo Conte:

Un helado de limón.
En la soledad de una ciudad.
Verdadero limón, ¿te gusta el limón?
¡qué bueno!,
mientras el verano se nos va…

La libertad son perlas de colores.
Aquí tienes lo que te voy a dar.
En la sensualidad de los que viven rotos
el regalo que yo te voy a dar.
Mujer que estás dejando
dentro de mi vida
una maleta llena de perplejidad.

© Fotografía: José Ramón Vega.

El salón de comidas vacío parece el final del verano de la vida. Encontrarnos fue una suerte. Tú a mí y yo a ti. Imagínate, de otra manera, quizás sólo hubiésemos sido meros náufragos. Ahora que no hay nadie quiero enseñarte algo. ¿Quieres un poco de vino? No, sólo agua para el pelo blanco. Y el traveling que nos aleja de lo que dicen, de lo que muestran, de la madonna que preside la última cena de los amantes, nos devuelve suavemente a la fugacidad de nuestras propias vidas. Meros espectadores del otoño que viene.

.

 

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: