¿Hay canciones de rock que hablen de España?

Entre los pocos temas que hablan explícitamente de España y cuentan con arreglos cien por cien españoles está el delicioso %27Spanish caravan%27 de The Doors.jpg

Entre los pocos temas que hablan explícitamente de España y cuentan con arreglos cien por cien españoles está el delicioso ‘Spanish caravan’ de The Doors.

Por CARLOS DEL RIEGO

En la agreste geografía del rock también hay sitio para fijarse en ese trozo de tierra llamado España. Y no sólo porque los que escriben canciones hayan utilizado versos en español, sino porque hay unos cuantos temas que se refieren específicamente a este país.

Por causas afortunadas o desafortunadas, España suele estar presente en los medios de comunicación occidentales. No extraña, por tanto, que también el continente del rock & roll le tenga una pequeña zona reservada. Así, además de los artistas que tienen el español como idioma materno, pueden encontrarse en el inventario del rock internacional canciones que hablan explícitamente de la vieja Hispania, la mayoría de las cuales tiran de tópico y muestran una idea más bien vaga.

El ‘Spanish bombs’ (1979) de The Clash es de las primeras que acuden a la memoria. La emblemática canción  alude a asuntos típicamente hispanos como Lorca, Granada y la Guardia Civil, la propia Guerra Civil y las “bombas españolas en Andalucía”, en referencia a atentados etarras; también hay referencias a las vacaciones en la disco, Incluso el malogrado Joe Strummer intenta decir en español “yo te quiero infinito”. Su interés por esta tierra procedía de que había leído libros de viajeros ingleses por España que le fascinaron y, además, tuvo una novia española. Cuando la tocaron en Madrid a principios de los 80 (a bastante mayor velocidad que en el disco) se llegó a una especie de nirvana general.

Deliciosa es ‘Spanish Caravan’ de The Doors. Su inicio con guitarra flamenca (¡el tío tenía una Ramírez!) y toques cien por cien españoles, así como las referencias musicales a Albéniz, demuestran que el guitarrista, Robbie Krieger, había entrado en contacto íntimo con partituras tan hispánicas, de hecho, sabe interpretar ese sentir con mucho conocimiento, pues la guitarra flamenca le penetró desde su adolescencia (seguro que más de un especialista se hubiera quedado de piedra al escuchar su toque). El texto habla de Andalucía, de las montañas de España, de oro y plata y los galeones perdidos en el mar. La voz de Morrison es ahora suave, armónica, como si acariciara la melodía. Es una canción adictiva.

¡Cómo no hacer referencia al entrañable ‘Spanish stroll’ de Willy DeVille! Sin embargo, a pesar de su título, ‘Paseo español’, y del desternillante fraseado en castellano (eso de “Rosita, ¿dónde vas con mi carro?, ya te llevaste mi televisión y mi radio…”), el texto nada tiene que ver con el asunto. De todos modos, siempre resulta gratificante recordar a esa figura única del rock estadounidense con alma hispana.

Hay otros títulos que se refieren a este país pero son bastante menos conocidos y, en realidad, no hablan de España o de algún asunto relacionado. Así el ‘Spanish moon’ (1974) de los angelinos Little Feat; se trata de un blues con mucho arreglo de viento y teclados cuyo texto habla de un lugar al que llaman ‘la luna española’, de donde vienen canciones tristes y melancólicas, pero también donde las mujeres se quedan y donde “empeñé mi reloj y vendí mi anillo”…, en fin, se intuye qué tipo de garito es. Igualmente el ‘Never been to Spain’ (1971) de Three Dog Night (también de Los Ángeles) que, al igual que el anterior, coloca trompetas, saxos y trombones sobre un ritmo blues; la letra enumera unos cuantos sitios en los que el sujeto no ha estado, empezando por España “donde las damas son una locura” (¿), pero de algún modo, gracias a la música, siente que conoce algo de allí. También californianos son Counting Crows, que en 2004 publicaron su ‘Holiday in Spain’; y tampoco habla demasiado de la cosa, pero sí que dice explícitamente “puedo ir de vacaciones a España (…), podemos arreglar las cosas tomando un avión a Barcelona, una ciudad que engancha”.

Hay canciones que dan impresión de que, en uno u otro verso, se refieren a este reino, pero no es así. Por ejemplo, Dire Straits en su ‘Tunnel of love’, que repite varias veces “como la ciudad española para mí cuando era niño”, sin embargo, se refiere a ‘The spanish city, que es un parque de atracciones que había (¿hay?) en el norte de Inglaterra…, es decir, no hay referencia. E igualmente ocurre con el ‘Spanish castle magic’ de Jimi Hendrix, que nada tiene que ver ni con castillos ni con España, pues está aludiendo una sala de baile (llamada El castillo español) que él frecuentaba en su adolescencia y donde había conciertos; eso sí, es un blues-hard típicamente ‘hendrixiano’ que quita el hipo .

Además, existen canciones que se centran en una ciudad española concreta. Todo el mundo conoce el ‘Barcelona’ de Freddy Mercury y Montserrat Caballé, e igualmente el ‘Indios de Barcelona’ de Manu Chao. Menos conocida es la pieza titulada ‘Cordoba’ de Brian Eno y John Cale, que cuenta una experiencia en esa ciudad y con un cordobés generoso, fueron al teatro y todo era muy bonito…; dos auténticos heterodoxos del rock que unieron talentos varias veces y que en 1990 publicaron esta pieza en una línea calmada de lo que puede definirse como art-rock. Preciosa es ‘Formentera lady’ (1971) de King Crimson; posee un encanto misterioso, con chelos, flautas, pianos, campanillas y una voz delicada…, para desembocar en un estribillo finísimo y apasionado; el texto expresa todo el encanto de la isla, con frases muy descriptivas del mar, el clima, los cactos y los pinos, los chicos que bailan al son del tambor en la calle…, incluso afirma que esta es la isla donde la diosa Circe embrujó a Ulises, de modo que “aun se nota su perfume y su encanto”; es un tema que, en las condiciones adecuadas, transmite una sensación de inquietud y misterio. Y también el ‘Fiesta’ (1988) de The Pogues está ambientado en España, concretamente en Almería, donde está Francisco Vázquez García de fiesta, así que no faltan referencias a beber y comer “kalamari”; en los últimos versos despotrica contra dos integrantes del grupo que se fueron con otros músicos, pero aun así “no romperán mis cojones”, según dice el original.

No se puede decir que el rock & roll internacional repare demasiado en España, de hecho, apenas se detiene en países no anglosajones. Aún así, sí que existen abundantes referencias, aunque nada que ver con el entusiástico ‘Y viva España’ que compusieron dos belgas y que ha sido cantado en dos docenas de idiomas.

Un Comentario

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: