Opá, yo viacé un corrá

Grafiti de Banksy.

Por LUIS GRAU LOBO

La canícula ofrece momentos propicios para la práctica de nuevas y aventuradas aficiones au plein air, bien sean físicas, bien austrohúngaras, que diría el maestro. Plantar un huerto cuando apenas se ha olisqueado ocasionalmente algún tiesto, escalar un monte en chanclas, practicar Skeet surfing… Seremos abrupta y discretamente apartados de la mayoría de esas actividades gracias a climas menos insoladores o mediante alguna lesión, acceso de gastroenteritis o mero agotamiento de nuestras ansias de novedad, por otra parte siempre en vías de extinción. Muchas de esas transitorias aficiones tienen que ver con el campo y nuestro deseo de retornar a la madre tierra, rendir tributo a nuestro yo neolítico y otros ardores relacionados con la ingesta de productos supuestamente saludables y rurales, en general etilizados con largueza. También por ese motivo estamos en estación oportuna para la edificación de corrales. Corrales, apriscos, rediles y demás vallados nos permiten aliviar cosillas de esas que nos importunan en vacaciones, gracias al acreditado método de su reclusión, sustituto outdoor del usual barrido bajo la alfombra.

Este verano se demanda mucho un sólido corral para yihadistas, argumentando que son gente de pronta identificación y cura en cuarentena, como la viruela. Se les aparta o se les tirotea (que es la forma de corral más categórica). Pero, de paso, se piden cercados para musulmanes, que según parece, son ciudadanos de un país muy malo y muy otro, y también se les ha de notar mucho. Se ve que la Reconquista es otra de esas cosas que se dejaron a medias. Qué tradicional este corral, seguro que gusta mucho en las fiestas patronales y tomatinas… Otro corralito se demanda mucho para los catalanes que hablan en catalán. A quién se le ocurre. Es como si estuviera escribiendo esto… en castellano. Qué disparate. Ah, y en el corralillo de la CUP, que pongan un rey para que se entretengan; ellos y el rey.

Otro redil vendría pintiparado para tantos como despotrican contra una cosa y la contraria en redes y mentideros. Este corral en concreto debería organizarse en plan granja avícola, con jaulas estancas en batería, de esas que dan mucho ruido y mucha pestilencia a causa de la cría intensiva de necedades redonditas y blancas, de frágil cáscara, que se van depositando en canaletas cuya desembocadura las acopia en un mismo y atiborrado lugar, listas para un consumo masivo.

Lo cantaba antaño el Koala y también Trump, en su éxito del pasado otoño: «voy a hacer un corral». Y lo cantan desde Melilla a Corea, pasando por Palestina o por Calais…. Está de moda este verano, y tantos otros, desde el muro helado que vigila la guardia de la noche. En fin, que ví a hacé un corrá. Uno para meterme yo dentro. «Tengo las maeras, y tengo los tablones. La chapa, der tejao, la he sacao d’unos bidones… tengo las maneras y tengo las intenciones…»

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 2 de septiembre de 2017,
en la serie estival “Extinto de verano”)

 

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: