Félix de la Concha muestra sus cuadros “Made in USA” en la galería Ármaga

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sábado 2 de diciembre se presenta en la galería Ármaga una exposición del pintor leonés afincado en Estados Unidos Félix de la Concha, titulada “Made in USA”. La inauguración-vermouth, con presencia del artista, tendrá lugar a las 13 horas. La muestra se podrá contemplar hasta el 10 de enero de 1018. Reproducimos el texto de Martín López-Vega que se incluye en el catálogo:

FÉLIX DE LA CONCHA,
RETRATOS DE LA REALIDAD SOSPECHOSA

Por MARTÍN LÓPEZ-VEGA

Félix de la Concha sólo pinta retratos. La diferencia es que unas veces en sus cuadros aparece sólo el rostro del retratado (con una cercanía casi grosera, que transforma cada rasgo en paisaje; si uno se acerca lo suficiente deja de ver gesto para ver geografía) y otras veces, como ocurre en este “Made in USA” aparece todo menos el rostro. El misterio de sus cuadros reside precisamente, más allá de en la calidad y personalidad incuestionable de su factura, en cómo transmiten una presencia latente. En ellos no hay nadie, pero acaba de haber alguien. Tenemos la sensación de estar colándonos en la intimidad ajena, como investigadores de un crimen que no sabemos, que estamos a punto de descubrir entre los indicios abandonados, sin saberlo, por quien acaba de dejar la escena.

Otras veces, la forma que tiene Félix de la Concha de volver sospechoso un objeto –una papelera, por ejemplo– o un rincón es retratarlo en momentos diferentes, en estaciones distintas, con y sin nieve, con y sin calima. O bien desde ángulos distintos, como si nos estuviera avisando de que cada detalle importa y no podremos hacernos una composición de lugar con aspiraciones de exactitud hasta que hayamos visto cada milímetro, cada detalle de esa escena.

Los muchos años que el pintor ha pasado en Estados Unidos le han servido para depurar esta perspectiva. Puedo imaginarme perfectamente que la mayoría de las veces, mientras pintaba estos cuadros, el sospechoso era él. Nadie vagabundea por las calles de las ciudades que Félix de la Concha pinta; nadie se detiene en las vías del tren ni frente a las casas ajenas. Nadie se mete en los asuntos de los demás en las calles en las que él, precisamente, se ha dedicado a meterse en sus asuntos, a pesquisar entre sus cosas mientras ellos no estaban. ¿Qué busca ese vagabundo que retrata lo que a nadie importa? Félix de la Concha retiene en sus cuadros presagios de la realidad oculta, del inconsciente de las ciudades, la verdad escondida en aquello que abandonan.

Félix de la Concha pinta siempre del natural, y pocos pintores como él desmienten la idea de paisaje como algo ajeno a nuestra mirada sobre él. Ya lo he dicho: cuando Félix pinta un paisaje, está pintando el retrato de quien lo acaba de abandonar. Casi como una sicofonía pictórica que nos revela no tanto los detalles externos de la presencia, no la figura, sino lo que quien acaba de abandonar un espacio ha dejado en él de su remolino interior, de lo más abandonado de su ser, de aquello que uno se oculta a sí mismo.

Y es que mi impresión es que eso es lo que busca Félix de la Concha: descubrir en aquello que contempla, en su forma de elegir el motivo, en las variaciones del clima y la mirada, justo aquello que se está escondiendo a sí mismo. Actúa, en eso, como lo hacen los poetas (los buenos poetas). Por eso cada cuadro suyo nos interroga como una pregunta que sabíamos que estaba ahí, pero no nos atrevíamos a hacernos. Y ahora ya lo sabemos: el sospechoso que acaba de abandonar la escena somos nosotros.

:: Sobre Félix de la Concha 

Nace en León en 1962. En 1981 se matricula en la Facultad de Bellas Artes de Madrid hasta 1985 cuando es premiado en la Primera Muestra de Arte Joven (Círculo de Bellas Artes de Madrid). En 1989 recibe la beca de la Academia de España en Roma y trabaja en Italia hasta 1995, año en que se traslada a los Estados Unidos donde continúa gran parte de su trayectoria artística.

Su obra pictórica parte del natural y se centra en el género del paisaje urbano y el retrato. En ambos introduce el concepto temporal como fundamento tanto en el proceso de ejecución como en la captación de los motivos.

Sus obras paisajísticas se estructuran frecuentemente en polípticos o series, como en One A Day: 365 Views of the Cathedral of Learning (1999), donde muestra diversos puntos de vista realizados a lo largo de todos los días de un año, o en su proyecto Fallingwater en Perspectiva (2005-2006) en el que traduce a la pintura su contacto durante dos años con este hito arquitectónico, invitado por el Western Pennsylvania Conservancy.

Mostrada su obra ampliamente en España, será en los Estados Unidos donde tenga una presencia constante con exposiciones en instituciones como el Columbus Museum of Art (1998), el Carnegie Museum of Art (1999), el State Museum of Pennsylvania (2008) y el Hood Museum of Art (2009) entre otras.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Un Comentario

  1. Pingback: Félix de la Concha | Local painter or "pintor loco"

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: