Calendario (10)

Calendario (10). © Ilustración: Avelino Fierro.

Después de 125 entregas (y tres libros consecutivos, publicados en Eolas Ediciones), el autor anuncia que va a dejar de escribir el “Querido diario” por algún tiempo, que necesita un cambio de rumbo… Y abre nueva sección, “Calendario”, asimismo ilustrada. Esta es su décima entrega:

CALENDARIO

10

Por AVELINO FIERRO

Se ha puesto a llover, tontamente. Un viento fosco soplaba y las nubes se dispersaron. Eran nubes blanquecinas sin costuras, como un mantel de merienda para extender en el campo. Cambió la luz de repente y la ciudad se ha sumido en el gris. Entre las primeras gotas y con la mente dispersa he salido a pasear sin elegir los zapatos. En el suelo del parque, en remolinos, hay flores de los castaños de un tul rosa repetido. En el suburbio el regato busca ahora su acomodo, se desliza atribulado. El pelo se me enrevuelta. En su plasplás sigue el agua. Y el cielo embozado y gris, como un gran toldo celeste. Ya vuelven de los colegios las madres y los muchachos; es bonito el alborozo: las pisadas en los charcos, paraguas dados la vuelta por un viento desusado. Y torno a rememorar los días de mis diecipocos años. El paisaje era de un pueblo, de vencejos y con barro. ¿Por qué la lluvia nos lleva a ese tiempo de emociones, a esa canción del pasado? De los días con más horas, de beatas y milagros, de un maestro con escuela, de rebaños y silbidos, de yuntas y campanarios; de una forma de vivir que ya no tiene remedio. Solo, vuelvo a caminar bajo la lluvia. Que bruñe las calles, muestra destellos metálicos. Como un mundo que destiñe aparecen los reflejos y los miro enmimismado. Zumba fuerte el corazón, entre triste y resignado a que el tiempo pase y pase. Todo no sirve de nada. Una joven turista mira el templo desde el soportal resguardado de esta plaza que se anega; ojos de garza que todo lo acaparan como una cámara lenta. Y ya estoy volviendo a casa: los calcetines mojados y un libro de Dubravka Ugrešić. Y puede que ahora yo también pueda escribir algo. Sobre esta luz opaca o sobre el amor o el viento en los árboles que veo desde mi ventana. Sobre la página en blanco iré a dibujar en palabras el recuerdo de este aire, del bullicio de esta lluvia. Del susurro asonantado de la vida en esta tarde de mayo.

  1. Goretti

    Fantástico Avelino!!

  2. Antonio Román Herrero Vega

    Un paseo con mirada poética…

  3. José Luis Avello Álvarez

    Reconozco ese salto del pasado al presente; aunque el paisaje sea diferente… esa pirueta desde el presente al nacimiento de los sentimientos nos hace resucitar el mundo que guardamos en nuestro interior y que gracias a escritores como tú, como todos los buenos escritores, nos ayudáis a recordarlo.

  4. José Luis Avello Álvarez

    El paisaje era de un pueblo, de vencejos y con barro. ¡Hay tanto tuyo en esta frase! que no me atrevo a comentarla. Es intransferible. Mi pueblo no es de esos. y yo nunca escribo algo de él. Y esa es la diferencia: entregas lo propio para suscitar en los demás sus recuerdos excesivamente protegidos.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: