Los descansos de Hércules (y 10) / Un final siempre es un principio

Por LUIS GRAU LOBO

Terminamos. Para los puristas que tal vez esperaban la docena de los trabajos míticos (y su reverso en forma de descansos prosaicos) recordaremos que en su momento Euristeo encargó al superhombre de Tebas solo una decena. Sin embargo, una vez cumplidos, dos de ellos fueron cuestionados por las ayudas recibidas en su realización, y el rey de la Argólida añadió dos tareas más, un poco por tocar las narices al héroe. Puesto que en nuestro humilde caso las asistencias no entran en discusión, mantengámonos en diez sin estirar el verano, que es propósito estéril, y más en León. Y basta de justificaciones, que nadie las pidió.

Como no puede ser de otra forma, concluiremos con el trabajo postrero y tal vez más bizarro: Hércules hubo de visitar el Hades y capturar a Cerbero, el perro de múltiples cabezas que guardaba las lúgubres puertas de la nación de los muertos. No obstante, no se trata de una aventura inédita: todo héroe que se precie ha debido o debe descender a los infiernos y volver de allí renovado. Vencer a la muerte y a la oscuridad, atravesar el país del olvido, resurgir. De Gilgamesh, Orfeo, Ulises, Eneas o Jesucristo al Travis de ‘Taxi Driver’ o el Jack de ‘El club de la lucha’… Tantos han procurado este ‘descensus ad inferos’ que la literatura, el cine o la vida están atiborrados de sus ejemplaridades. Estas llamadas catábasis (y sus correspondiente anábasis) caracterizan a quienes se dan como vencedores del lado oscuro. Solo ellos superaron barreras que para otros están vedadas.

Así nuestro héroe cotidiano de hoy, con el que acabamos estos descansos hercúleos del estío. Nuestro protagonista ha estado donde otros no estuvieron, ha triunfado donde otros abandonaron, afrontando los rigores y las sombras. Hablamos, por supuesto, del no-veraneante, del épico trabajador agosteño, de aquel que desprecia, por su voluntad o por causa ajena, los atractivos del mes de agosto y afronta sus trabajos y sus días como si tal cosa. Ha atravesado impávido o sofocado las aguas del Leteo, pues nadie se acordó de él, superando bochornos de diarios infiernos, sumando al esfuerzo de sus trajines el anhelo de la holganza. Ha aguantado al jefe mientas nos tumbábamos en la playa, ha sudado la gota gorda mientras nos congelábamos en cualquier avión, ha recogido mesas y barrido suelos mientras nos arrellanábamos en terrazas y veladores… Ha tocado fondo y resurge ahora de sus cenizas, en el postrer de sus trabajos y el último descanso de los demás. Suyo es el reino de los vuelos, suyo el poder y la gloria, pues ahora, en septiembre (o en octubre, o en noviembre…) este ciudadano singular quizás se marcha de vacaciones. Y los demás, recién regresados de ese esquivo empíreo, no tienen otra ocurrencia que decirle «qué suerte tienes».

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 8 de septiembre de 2019,
en una serie llamada “Las razones del polizón”)

“Hércules y el Cancerbero” (1634), un cuadro de Zurbarán.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: