Florilegio de la moción

Por LUIS GRAU LOBO

Mucho se dijo y ya menos se va diciendo (la actualidad se marchita, la atención se dispersa) sobre la fallida moción cortesana. Poco fiable en boca de los políticos, tan mudables a su vez. ¿Qué sumario queda? ¿Qué sentencias podrían contenerla, explicarla, ilustrarla? Probemos alguna, caso por caso.

PSOE. «¿Sacarás tú al leviatán con anzuelo o con cuerda que le eches en su lengua?… ¿Hará pacto contigo para que lo tomes por siervo perpetuo?… De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven». El paciente Job, de cuyo libro cito, es venerado por tres religiones, quizás porque Jehová estuvo vacilándole un rato largo.

PP. «Ni el tiempo lo envejece ni hay ningún cambio en ninguna de las cosas que están más allá del movimiento más externo; continúa a lo largo de toda su duración inalterable y sin modificaciones, viviendo la mejor y la más autosuficiente de las vidas». Habla el sabio Aristóteles del motor inmóvil, que mueve sin moverse o ser movido, que está y es origen y principio de toda acción y potencia.

Ciudadanos. «Para lo que me queda en el convento». Dícese de quienes, sabedores de su perecedera posición, no dudan en tornarla ignominiosa dejando, para el futuro, imagen desagradable y, por ende, cochina. Más aún si para entrar en el convento se comprometieron a hacer de él lugar más aseado.

Podemos. Y preguntó: «¿Qué ser provisto de voz tiene cuatro patas, dos o tres?». Y respondieron: «el político, que un día es cuadrúpedo y al siguiente… ¡cuadrúpedo cojo!».

Vox. «Así se las ponían a…» (rellene el hueco con el mandatario que más convenga). Dícese de quien resulta destinatario de trabajos que le permitirán beneficiarse de algo o a alguien a su placer. En otras palabras, sentándose a esperar, los cadáveres del enemigo se volverán exquisitos.

UPL. «Ahí me las den todas». Se comenta que un representante de la autoridad fue abofeteado y, al reclamar castigo para el agresor con el argumento de que abofetear a un delegado es hacerlo en la cara de quien delegó, este último (un juez o el mismo rey) respondió «cierto, pero ahí me las den todas». ¿Cómo? ¡¿Pues no ha dicho «de Castilla y León» y se ha olvidado de la otra «de»?!

Por Ávila. «Dios no solo juega a los dados con el universo: a veces los arroja donde no podemos verlos» (Stephen Hawking, abulense por parte de alguien).

No adscrita. Dicen que para no ser ajusticiado como otros colegas, Galileo afirmó ante la Inquisición ‘eppur si muove’ (pero se mueve), refiriéndose a nuestro planeta, nada más retractarse del heliocentrismo. Según parece, lo susurró y eso desdice que fuera oído, pero las leyendas no requieren prueba. De todas formas, poco mérito tuvo renegar por lo bajinis, la verdad.

Votante. Nicasio, ¿a ti cuándo te vacunan? Porque me han dicho que primero van a llamar para preguntarme si quiero.

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 28 de marzo de 2021)

 

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .