‘Arquetipos’, el ángulo más intimista de Carmen Coque

Arquetipos. ©Carmen Coque.

Por CAMINO SAYAGO

Arquetipos es el título de la serie más intimista de la fotógrafa leonesa Carmen Coque, la ganadora del quinto Certamen de Fotografía Urbana de León del pasado año 2020. Está producida por la Cámara de la Propiedad e integrada por 10 imágenes que forman parte de un proyecto más extenso, que supera el medio centenar de instantáneas, en el que explora desde su entorno más cercano la ternura, la soledad y la angustia, estados emocionales propios de estos tiempos de pandemia que todos hemos vivido. La exposición permanecerá abierta al público en el Museo de León hasta el 18 de julio.

Arquetipos es una visión intimista de la realidad, salpicada de toques surrealistas, e inspirada en la obra del artista noruego Edvard Munch, en sus arquetipos emocionales y obsesiones existenciales tales como el amor, la angustia, la enfermedad o la muerte. La serie producida en Auth’ Spirit, un estudio fotográfico de referencia para grandes autores como Cristina García Rodero o Alberto García-Alix, a los que Carmen Coque admira, tiene un factura impecable. Todas las fotografías son en blanco y negro, porque es su lenguaje fotográfico, su forma de mirar – “veo en blanco y negro”-, y aproximan a este proyecto en el que lleva trabajando más de un año. “Es sin duda mi proyecto más personal, en el que me he propuesto trabajar sobre esos conceptos básicos que no se pueden idealizar con la imagen, pero que están en el inconsciente colectivo, como la soledad, el miedo, la muerte, la ira, la angustia o el amor”. Unos sentimientos que se acentuaron  con la pandemia y la llevaron a realizar un ejercicio de introspección. “Se desarrollaron aún más. Empaticé con la gente que estaba sola, en desventaja social y fue por tanto un trabajo de mirar hacia dentro, hacia mi interior. Fue muy bonito porque es mi familia. Me ceñí al poco espacio que tenía y lo disfruté. Y habla de las cosas que me preocupan, como las pesadillas infantiles”. 

Las fotografías que componen esta serie formada por diez piezas, todas ellas tomadas en su domicilio familiar, tienen como modelos a la propia artista y a sus hijos, tratados como asegura “con mucho cariño y respeto”. “La casa estaba en plena restauración y en ese espacio casi vacío, en el pasillo y en el baño, capté las imágenes que se exponen. Algunas son autorretratos y otras muestran a mis hijos. El elemento humano aporta una gran potencia a la imagen, tanto por su ausencia como por su presencia, y en este caso ha primado la piel, lo que trasciende a la piel: el miedo, y por eso está tratado desde el desnudo”.

Arquetipos. ©Carmen Coque.

Para Carmen Coque el desnudo es precisamente una forma de hablar del miedo, de la desprotección a través del lenguaje corporal. Pero también por otro lado es el contrapunto de la belleza, de lo puro, de lo limpio. “No es un proyecto autobiográfico, pero estoy muy implicada con mi profesión de psicopedagoga, en el sentido que siento afinidad con la edad de la infancia, una etapa que nos va a marcar y convertir en los adultos que seremos”.

Por ello también este proyecto habla de la tranquilidad,  el sosiego en la infancia e intenta transmitir la visión que debería ser de la época más feliz del ser humano. “Es un proyecto positivo, de esperanza, amor y protección. Los pilares básicos para tener una edad adulta feliz”.

Proceso de trabajo

Parte de una idea inicial de imágenes mentales y antes de disparar una foto reconoce que las medita mucho. “Trato de comunicar a través del componente humano y del cuerpo. Hago más fotografía con la cabeza que con la cámara”. Luego cada foto es un proyecto en sí mismo, las repite con distintas luces y posiciones con la figura humana como eje principal. “Hay una técnica en pintura que se denomina pentimento y que consiste en volver a pintar encima de un mismo cuadro, en retocarlo. Y yo en la fotografía hago lo mismo. Un mismo tema lo repito y lo cojo con distintas luces y tonalidades. Lo que intento es buscar la imagen que más comunica. Supeditar la imagen a lo que comunica”.

La exposición Arquetipos permanecerá en el Museo de León hasta el 18 de julio incluida en el sexto Certamen de Fotografía Urbana de León, donde expone su obra junto a las fotografías ganadoras y finalistas de esta edición.

Arquetipos. ©Carmen Coque.

Proyectos

Aunque todavía está trabajando en Arquetipos, y quiere llevarlo fuera de León, Carmen Coque ya tiene cerrada una exposición con obras inéditas de otra de sus series, los Antruejos, que realizará entre febrero y marzo de 2022, un año de de prolija actividad ya que también prevé exponer en Casa Botines.

Y más cerca en el tiempo, junto a Fran de Gonari y Carlos Luxor está ultimando el proyecto ‘Somnium Makers’, que combina fotografía, pintura y collages y que verá la luz el próximo mes de julio en el Monasterio de Sandoval (León) como parte de una amplia exposición colectiva organizada por el Instituto Leonés de Cultura.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .