“Camino”, una exposición de Sebastián Román en el MIHACALE

Postciudades. Sebastián Román.

El artista leonés Sebastián Román presenta este sábado 9 de abril en el Museo de la Industria Harinera (MIHACALE) de Gordoncillo, la muestra “Camino”, una nueva serie fotográfica, que tiene como telón de fondo el espacio urbano. La inauguración tendrá lugar a las 18:00 horas,

Para Sebastián Román Lobato (Castrotierra de la Valduerna, 1979) la imagen y el procedimiento fotográfico es el medio esencial para poder generar y formalizar sus planteamientos tanto teóricos como prácticos en el ámbito creativo.

En “Caminos”, como en anteriores exposiciones, recrea maquetas de ciudades fabricadas mediante el uso de materiales informáticos y componentes electrónicos reciclados que después fotografía desde distintos puntos de vista. La realidad urbana que simulan no existe, pero si reproducen ciudades posibles.

Son ciudades que engañan nuestra percepción, y a la vez son el reflejo de nosotros mismos a través de los residuos tecnológicos que hemos desechado. En cualquier caso, el artista propone averiguar su imagen falsificada y que reflexionemos sobre la realidad.

Vertical lift. Sebastián Román.

Reproducirnos a continuación un texto de Elena Gómez Menéndez en el que se sumerge en el taller de Sebastián Román.

“Creo que existe algo en aquel taller –quizás sea el lugar más personal y que mejor define a un artista- que yo no puedo ver de la misma manera que lo hace él. Se disculpa por el desorden, en absoluto soy consciente de ello, -aunque tampoco soy capaz de ubicar todos los objetos de la habitación-, pero pronto me doy cuenta de que ahí se encuentra todo lo que Sebastián necesita para llevar a cabo su trabajo; Hay objetos diseccionados que me impiden adivinar que fueron primero, otros esperan su momento para ser desgajados. Los que saben que están a salvo son pocos, una radio, una cámara y un ordenador, cómplices del trabajo solitario de creación.

En mitad de aquel cementerio electrónico, un trípode sostiene una cámara preparada para disparar. Está mirando atentamente y de manera ininterrumpida una pequeña ciudad, un compendio de piezas que primeramente no tenían sentido alguno, y que el artista ha ordenado de tal manera que han cobrado lógica –incluso vida- como un pequeño Frankenstein. El creador la observa detenidamente y la coloca sobre el escenario, la gira hasta encontrar su localización en el mapa, la ilumina como elige el día o la noche a su antojo y la atavía en medio de paisajes tan desoladores como sugerentes. 

El proceso fotográfico es largo y parece que libra la lucha entre lo que desea la mente, percibe el ojo y captura la cámara. Se percibe en ese momento, casi como algo mágico, el proceso creativo de quien intenta expresar, más allá de las formas habituales del lenguaje, un mensaje tan personal como universal; el propio devenir de la humanidad. 

Existe un brillo en la mirada del creador que intento razonar, pero sé que forma parte de un momento en donde la pieza y el artista están alejados de mí, como si de otro planeta se tratase. Pensaba que Llamando a la tierra era un mensaje desde la misma y resulta que en sí mismo es algo extraterrestre. Como si el taller de Sebastián Román no estuviera en Miñambres de la Valduerna y se encontrara en Marte. Y yo, de manera privilegiada he viajado al planeta de la imaginación de otra persona”.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.