‘El incinerador de cadáveres’

Por VICENTE MUÑOZ ÁLVAREZ
(Desde su blog: Mi vida en la penumbra)

Qué maravilla de película, pedazo de obra maestra, intensa y vanguardista y absolutamente moderna es El incinerador de cadáveres (1968), del director checo Juraj Herz, que a estas alturas aún no conocía… Por joyas así, indudablemente, se ha llamado al cine el Séptimo Arte.

Adaptando a la pantalla grande una novela de Ladislav Fuks (con la que intentaré hacerme lo antes posible), Juraj Herz factura un film inclasificable y sugerente, hipnótico y desasosegante, que engancha al espectador desde los mismos créditos de apertura y despliega frente a él un impresionante arsenal de recursos bellísimos, ojos de pez distorsionando los planos, increíbles transiciones de escenas, interpretaciones grandiosas, una fotografía espectacular y un guión milimetrado y redondo, morboso y aterrador, dulcificado con guiños humorísticos y una banda sonora de ensueño…

Una historia de deshumanización y desintegración moral ambientada en la Checoslovaquia anterior a la Segunda Guerra Mundial, con el régimen nazi como telón de fondo, que sorprende por su modernidad y frescura, deslumbra por sus diálagos y llena la retina de secuencias e imágenes que nunca se olvidan.
Ecos de Kafka y Alfred Kubin, del expresionismo alemán y Buñuel, de Brecht y Samuel Beckett, del budismo tibetano y el Libro de los muertos, de Wagner y Strauss, añaden intensidad y lirismo a esta alucinada y visionaria película que bajo ningún concepto deberíais perderos.
De lo mejor que videado en mucho tiempo y mi recomendación estelar para este finde estival en la Tierra.
—  —  —

—  —  —

* NOTA:
VICENTE MUÑOZ ÁLVAREZ
es autor de ‘Cult Movies. Películas para llevarse al infierno’ (Ed. Eutelequia, 2011). Las reseñas que irán apareciendo en Tam-Tam Press son posteriores a la publicación del libro y, por tanto, no aparecen en él incluidas.

“Tanto en la literatura como en el cine (y en todos los demás ámbitos creativos) me interesan las obras que cuestionan el mundo en que vivimos, que remueven las vísceras y las conciencias, que aceleran la sangre y el corazón, mostrando sin filtros éticos ni políticos la realidad (sin duda violenta y cruel) que el hombre ha creado”. V. M. Á.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: