Michael Jackson y New Order: nuevas tendencias en 1982

Desde la gran multinacional y desde la independiente más atrevida, solista y grupo deslumbraron, a diferentes escalas, con sus discos de aquel año; décadas después ‘Thriller’ y ‘Factus 8’ siguen evidenciando su aportación y escuchándose con deleite. El tiempo les da la razón.

Por CARLOS DEL RIEGO

En el terreno del arte, la única forma de poder apreciar la valía y el talento invertido en una obra es esperar, dejar que pasen los años. Por ello, es sólo la perspectiva que el paso del tiempo proporciona lo que permite apreciar el trabajo artístico en su justa dimensión; de otro modo, analizar la obra de arte en el momento es una crítica, una opinión, que también corre el riesgo de que el tiempo la desautorice.

Tres décadas han pasado desde que Michael Jackson se convirtiera, gracias a su excelente ‘Thriller’, en estrella global, en artista universal reconocido y admirado en todo el mundo. Pero si el autor de tan excepcional álbum representa el éxito masivo, al otro lado del mar, en Inglaterra, New Order conseguía no un triunfo en las listas de ventas, sino una propuesta, un sonido que supuso algo así como una revelación para infinidad de bandas posteriores, que siguieron el camino abierto por los de Manchester. La obra de Jackson también significó un punto de inflexión en cuanto a la música popular se refiere, ya que el estadounidense presentó un trabajo inmortal desde el escalón del éxito masivo, logrando una respuesta multitudinaria en todo el planeta. Por su parte, lo que quedaba de Joy Division, ya convertido en New Order, publicó un pequeño álbum, ‘Factus 8’, que sin lograr ventas millonarias, resultó ser la base en la que se han apoyado todos los que han hecho música electrónica posteriormente. Ambos discos, pues, fueron cruciales para la música pop y derivados, y ambos aparecieron hace treinta años; con tal perspectiva se puede afirmar sin lugar a dudas que los dos álbumes fueron auténticas obras maestras.

Michael Jackson es un artista superlativo. Asombró desde niño y durante toda su vida no hizo sino evidenciar talento, lograr cifras multimillonarias en ventas, popularidad, premios, números uno…, la suya fue una carrera de récords, con números astronómicos incluso en las muestras de dolor que se manifestaron en todo el mundo tras su muerte prematura. Pero aunque todo aficionado a la música sabía de su talento, demostrado tanto con Jackson 5 como ya en solitario, la gran explosión se produce cuando en 1982 aparece el extraordinario ‘Thriller’. Como todo el mundo sabe, este trabajo fue el acierto total, con ventas máximas, repercusión planetaria y cifras estratosféricas en todos los terrenos. Su contenido es una asombrosa e inspiradísima colección de canciones hechizantes, irresistibles, piezas maestras del pop y del funk, del rythm & blues e incluso del rock. Todo el disco merece escucha atenta, pero algunas de sus piezas precisan algo más, pues han alcanzado el último escalón del arte, ese al que sólo se llega siendo un artista tocado por todas las musas. Tan es así que resulta ocioso recordar los títulos de esas melodías que ya forman parte de la historia del siglo XX (y no sólo de su música). Sin la menor duda, Michael Jackson marcó época en 1982.

Todavía se recuerda su concierto del Calderón en agosto de 1988. Su agilidad felina y la precisión robótica de sus movimientos al bailar llevaron al paroxismo a un público pasmado, asombrado, que sólo podía gritar y aplaudir. Y cuando se arrancó con su admirable ‘moon walk’ nunca se vieron en España tantas bocas abiertas, tanto vello erizado, tanta piel de gallina. Poco importaba que el sudor desluciera su maquillaje cuando empezaba a cantar los títulos de ‘Thriller’ o cuando, en un espectacular truco de magia, pasara del escenario al centro del estadio (sobre una grúa) en medio segundo. “Hemos visto el mejor espectáculo de toda la Historia de la Humanidad… hasta ahora”, dijeron entonces decenas de miles de agradecidos espectadores.

Por su parte, New Order, tras la muerte de Ian Curtis y el lógico abandono del proyecto Joy Division, en 1982 dieron con el camino a seguir. Y así, inventando una aparentemente imposible combinación de sonido electrónico, ritmos funk, melodías pop y atmósferas punk y post-punk, lanzan ese seminal y casi escondido mini Lp titulado ‘Factus 8’; contenía sólo cinco temas, dos de los cuales eran algo inaudito, o sea, algo absolutamente nuevo, ‘Temptation’ y ‘Every things gone green’. Con textos bastante enigmáticos, melancólicos, desesperanzados, esas dos canciones mostraban una forma decididamente original de concebir música perfecta para el baile, aportando un tono y decoración que se alejaba de la superficialidad de las partituras destinadas a la pista; pero además, también se mostraba impecable para degustar en perfecta quietud. Dos títulos imprescindibles que resultaron ser matemáticamente bailables e irresistiblemente cautivadores. Sus ritmos ágiles y cadenciosos pero sorprendentemente poco alegres, sus ambientes solemnes sin caer en la pedantería, sus deliciosas melodías cercanas al pop más dulce y sus barrocos pero nada empalagosos arreglos, convirtieron ambos temas en referencia obligada para todos los que, posteriormente, transitaron por los caminos de la electrónica y la música de baile. Casi todo arreglo, aportación y concepto en electrónica y/o dance surgidos en décadas posteriores, ya estaban apuntados en las mencionadas canciones (y lo que faltaba, se desveló meses después con su también extraordinaria ‘Blue Monday’). Pero lo mejor es que, a diferencia de otros que viajan por el canal ‘electro-dance’, las composiciones de New Order poseen atractivas y muy logradas melodías, hasta el punto de que grupos de géneros tan lejanos como el folk se hayan atrevido a versionear sus canciones.

Uno estadounidense y otro inglés, uno mayoritario y otro desde la más apartada independencia, ambos discos fueron determinantes en la posterior evolución de la música popular. Y como toda obra de arte con talento, perduran, siguen desatando emociones. Siguen vigentes.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .