‘Panorama desde el puente’. La tragedia de ser humano

Por KEPA ARBIZU

En Arthur Miller conviven varios perfiles diferenciados. Está el intelectual profundo, el hombre comprometido socialmente y perseguido por esa causa por las leyes retrógradas norteamericanas de la época e incluso el protagonista de la “prensa rosa” debido a su matrimonio con un icono como Marilyn Monroe. Lo más curioso de todo ello es que esos variados atributos dejaron huella, de una manera u otra, en su carrera artística.

La reedición que recientemente Cátedra ha realizado de una de sus obras míticas como es ‘Panorama desde el Puente’ (1955), sirve para rememorar un texto teatral de gran potencia dramática que en una primera interpretación era todavía más escueto en su duración, consistente en un solo capítulo por los dos que contiene la versión que se ha popularizado. A pesar de ese cambio, su estructura clásica se mantiene intacta en un claro desarrollo narrativo que va encaminando hacia una “explosión” final.

Escrita de forma sobria, realista y directa, la obra se contextualiza en un barrio obrero de Nueva York durante los años 50, allí, Eddie, trabajador en el puerto, y que vive con su mujer y su joven sobrina, de la que se hizo cargo tras el fallecimiento de su madre, decidirá acoger en su casa a dos jóvenes familiares italianos que huyendo de la miseria llegan a Estados Unidos como inmigrantes clandestinos. Una entrada en escena de ambos que también sigue un parámetro tan clásico como la “tormenta” que desata un elemento externo al entrar en contacto con un hábitat establecido.

La nueva relación entre uno de los recién llegados, Rodolfo, y la sobrina, Catherine, será el detonante que haga exteriorizar el sentimiento latente, pero siempre encubierto, que el padre de familia tiene por la chica y que explica buena parte del degenerativo estado de su matrimonio. Un doble plano entre lo que se muestra y la realidad, también presente en el protagonista de ‘Muerte de un viajante’, que se irá desmoronando paulatinamente y que traerá como consecuencia la pérdida de la razón por parte de los involucrados.

En el transcurso de ese “rio” argumental el abogado Alfieri hará las veces de narrador y de una suerte de oráculo que por su lejanía y objetividad, dada en parte por su extracción social diferente a todos y conocedor de las leyes, le permite vislumbrar el desenlace de todo y por ende el arrebatamiento de Eddie, en el que sus instintos hacen olvidar sus preceptos morales y traicionarlos. Mención especial para el tema de la delación, que el propio autor vivió en sus carnes al ser perseguido por el “machartismo” y que ya trató en ‘Las Brujas de Salem’.

Arthur Miller consigue con esta potente obra, por un lado, recrear de forma realista una situación social y económica de la época y por otra mostrar que el ser humano está atado irremediablemente a sus pulsiones, y ni leyes ni moral pueden sofocar la tormenta que se avecina cuando toman el mando y necesitan ser satisfechas.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: