Como aquí…

Dominion Teatro (Londres).

Un ligero paseo por las calles de Londres deja ver enseguida cómo funcionan allí los teatros y qué fervor tiene el público a los actores y a sus espectáculos. Obras que se prolongan años en cartelera, precios competitivos, horarios para todos los gustos, respeto al artista…

Por ISAAC MACHO

Aquello es otro mundo. Ir al teatro en Londres es un lujo y una oportunidad para entender las grandes diferencias que existen entre la gestión de los teatros en la capital de la City y en España. Para empezar, los espectadores ingleses no asisten a los teatros como si se tratase de un acto social, como ocurre aquí en no pocas ocasiones. Puede observarse que asistir a un espectáculo de las artes escénicas forma parte de una cultura integrada en lo que es la actividad diaria. Una ocupación más de las tareas que se desarrollan fuera de la labor profesional.

Por ello, no resulta nada chocante, visto desde su perspectiva, que al teatro se acuda con la ropa habitual. Nada de excentricidades. Y ahí viene la segunda parte, si vas a ver un musical, por ejemplo, cada espectador se acomoda en su butaca con su bebida y no hay por qué molestar a los compañeros de asiento. Además, puede comprarse el libreto de la obra porque, naturalmente, allí no se regala nada; incluso, en el hall del teatro puede uno adquirir otra serie de artículos de merchandising, productos a los que no estamos habituados en el estado español.

Pero, ¿cuándo van a empezar a hacerlo las compañías españolas? Desde luego, no por esnobismo, sino porque de lo contrario será muy difícil sacar a flote la economía de las compañías. Los actores gestionan su propio bar o restaurante para complementar los ingresos por actuación, y no estar todos los días esperando el maná de las administraciones, como con frecuencia nos pasa en estos lares.

Acostumbrados a que las compañías independientes aquí cuenten sus representaciones por “bolos”: uno, dos, excepcionalmente tres funciones seguidas, de vez en cuando, que un montaje en Londres se prolongue durante diez, quince y hasta veinte años ininterrumpidamente es como tomarse un alucinógeno en vena.

La gente, los espectadores responden. Ir un martes a disfrutar del musical We will rock you, diez años después de estrenado, en el Dominion es encontrarte con 2.100 personas con el aforo completo. Y no digamos si quieres ver ¡Mamma Mía!, The lion King, Billy Elliot, u otras obras teatrales como Yes, Prime Minister, The woman in black, 39 steps, Old times, One man, two Guvnors, Henry V…

Londres da oportunidades a la cultura y a quienes la aman. Existen descuentos especiales durante la semana, incluso hasta del 60% menos que en taquilla; es normal encontrarte con ofertas de última hora o entradas a mitad de precio para atraer públicos; múltiples locales, además de internet, dedicados a ofrecer información y venta de entradas al mejor precio; representaciones, incluso, a las dos de la tarde aprovechando las vacaciones de los escolares.

Como aquí…

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .