2013… ¿el año en que tampoco haremos la Revolución?

revolucion

Por ELOÍSA OTERO

Si 2011 fue el año de la indignación, 2012 quizá ha sido el año de la toma de conciencia ante lo que nos están echando encima. Miles y miles de personas han ocupado las calles y edificios públicos para protestar contra casi todas y cada una de las medidas impuestas por el Gobierno para intentar “corregir” una crisis que, según parece, no ha hecho más que empezar a extender sus tentáculos sobre la mayoría de los ciudadanos, quebrando nuestras estructuras sociales y democráticas de Derecho.

‘El año en que tampoco hicimos la Revolución’ es una “novela-collage” escrita a seis manos y publicada en 2005 en el sello Caballo de Troya. Firmada por el colectivo Todoazen, está hecha a partir de noticias de periódicos, datos económicos, entrevistas y textos diversos entresacados de la prensa española entre mayo de 2004 y abril de 2005. Es un libro sobre la razón y las razones del poder, sobre la hipocresía política y sobre la falsedad en la que se sostiene la economía contemporánea. “¿Cómo es posible que en un año en el que los beneficios empresariales se acercaron al 25% y los salarios apenas crecieron un 3% no haya explotado la revolución social?”, es una de las preguntas planteadas en este libro.

Desde 2005 las cosas han empeorado bastante en este país y en otros del sur de Europa, hasta llegar a este 2012 que sin duda ha sido, para varios millones de personas, el peor año de sus vidas. El paro, las deudas, los desahucios, la falta absoluta de perspectivas vitales y de futuro… se abren hacia un agujero negro de pobreza creciente y desesperación. Cada vez son más los menesterosos y los buscavidas, mientras crece el nivel de latrocinio e incompetencia de nuestros avariciosos gobernantes y gestores.

“El revolucionario se hace revolucionario haciendo revolución y para eso es necesario sacarlo de la narración dominante”, señalaba en 2006 el propio colectivo Todoazen en una entrevista.

Pero… ¿cómo salir de la narración dominante? Hay quien piensa que la única manera es a través de la poesía. “La poesía es una de las pocas inteligencias del mundo que nos queda. Casi todo lo demás pertenece a la Banca”, dice el crítico Julio Ortega. “La poesía es un lenguaje de resistencia frente a los lenguajes normalizados del poder”, mantiene Gamoneda.

El capital no tiene corazón, ni reconoce otro poder que el suyo propio. En 2012 también nos hemos dado cuenta de que, frente a la dictadura del capital, “todos somos pocos”.

¿Será 2013 el año en que tampoco haremos la Revolución?

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

  1. Pájaro

    lo será, a pesar de todos, a pesar de la poesía … la poesía convence pero no vence

  2. unamuno frente a las pistolas

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: