Martín Patino llega al Musac con ‘Libre te quiero’ y el 15M

Por GdD / Grupo de diálogo sobre cine contemporáneo del Musac

El primer verso de un poema de Agustín García Calvo que convirtió en canción Amancio Prada, ‘Libre te Quiero’, da título al documental que rodó Basilio Martín Patino en 2011 sobre los acontecimientos del 15M en España y sobre las acampadas ciudadanas que durante semanas se extendieron desde la Puerta del Sol de Madrid a todo el país y otros lugares del mundo. La película se proyecta este jueves, 7 de febrero, en el salón de actos de Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC, en León), a las 20.10 horas. Y Martín Patino estará allí, para participar a continuación en un coloquio con los asistentes.

Este documental no nació de un proyecto, ni de un deseo planificado, sino de un encuentro con la realidad. Cuando el 15 de mayo de 2011 una veintena de las personas que habían acudido a la manifestación convocada por el minoritario movimiento Democracia Real Ya decidieron acampar en la Puerta del Sol madrileña y prorrogar así su protesta, Basilio Martín Patino estaba allí.

Cuando se acercó a la Puerta del Sol decidió que quería rodar aquello. La alegría y la espontaneidad de aquella gente le empujaron a hacerlo. Y a hacerlo con la misma alegría y la misma espontaneidad que apreció en aquel incipiente movimiento asambleario.

Allí se encontró con el director de fotografía Alfonso Parra, colaborador habitual, que enseguida aceptó participar en el proyecto. Bajo su dirección, un equipo de varios cámaras —dirigidos de cerca por el veterano realizador— llegó a rodar medio centenar de horas de documentos, con los que se confeccionó una película de algo más de una hora de duración.

Para la ocasión, Martín Patino decidió adoptar un nuevo estilo, impresionista y próximo a otros esfuerzos de documental puro, dejando que las imágenes se explicaran por sí solas, sin comentarios, entrevistas a cámara o texto en off explicativo alguno.

patino2

En ‘Acampada Sol’

La película arranca con la confluencia de los manifestantes en la Puerta del Sol, retratando su llegada al ritmo de batucadas y canciones populares y coreando las consignas que se convertirían en la marca del movimiento. Una riada de personas de toda edad y condición que reivindican su derecho a no ser tratados como mercancías en manos de banqueros y políticos.

Especialmente sorprendente resulta ahora la simpatía hacia los manifestantes que parecían mostrar los policías encargados de vigilarlos, contagiados del ambiente festivo.

A partir de ahí, sigue la construcción de la Acampada Sol, una especie de ciudad paralela, auto organizada y asamblearia, en la que las tareas se reparten democráticamente, cada uno ofrece su conocimiento y su trabajo y participa como puede.

Allí surgen áreas de debate especifico, de animación musical y teatral, servicios de todo tipo para garantizar a los acampados una experiencia lo más cómoda posible. Hay que distribuir comida, montar tiendas y alojamientos precarios en que cobijarse, delimitar zonas de encuentro…

En unos días la ciudad, el ágora, está construida. La vida cotidiana establece ritmos parecidos a los de cualquier otra villa. Los participantes duermen, se despiertan comparten, comen, trabajan… Ante el calor asfixiante, algunos deciden utilizar las fuentes para refrescarse.

Algunos se esfuerzan en organizar el flujo de información, para que llegue al mayor número de gente posible. Otros construyen invernaderos y plantan tímidamente algunas especies.

La organización se extiende a los barrios y ciudades próximas. Pronto empieza a recibir a representantes del movimiento venidos de todos los rincones de España.

En los debates se oye a expertos en materias específicas que aportan su sabiduría, tanto como a ciudadanos que posiblemente nunca se habrían imaginado discutiendo de política o economía en un lugar público, ante desconocidos.

La asamblea reorganiza el espacio para acomodar las sugerencias de los comerciantes de la zona y para hacer más fácil el tránsito.

En la Puerta del Sol convergen columnas que llevan semanas caminando hacia ella, recogiendo ideas en el camino, debatiendo en plazas y pueblos.

Poco a poco las asambleas van centrando la idea del desalojo, después de 4 semanas en las que, contra todo pronóstico, han conseguido una afluencia masiva, un eco enorme para sus propuestas, elaboradas de forma colectiva, recogidas y difundidas en los medios del mundo entero, y hacer despertar a un número importante de ciudadanos que han comprendido que la política no es solo lo que hacen los políticos.

Para muchos, los más jóvenes, supone una revelación: es la primera vez que se sienten parte de algo así. Para otros, los más viejos, la experiencia les recuerda otras por las que pasaron en el 68 o durante la transición.

La película, después de dar fe de lo ocurrido, sin mediación o intención, dejando que las imágenes hablen, termina con el final de la experiencia.

patino4

Basilio Martín Patino
(1930, Lumbrales-Salamanca)

Estudió en la Universidad de Salamanca, licenciándose en Filosofía y Letras, y posteriormente obtuvo el título de director-realizador por la Escuela Oficial de Cine de Madrid. En 1955 organizó en Salamanca las I Conversaciones sobre el Cine Español, conocidas como las Conversaciones de Salamanca. Con su primer largometraje, Nueve Cartas a Berta (1966), consigue la Concha de Plata del Festival de San Sebastián. Canciones para después de una Guerra (1971), Queridísimos Verdugos (1973) y Caudillo (1974), estas últimas rodadas clandestinamente, le convertirán en un directo premiado y reconocido por su personal forma de acercarse a la historia reciente de España. Durante la década de los 80 realiza numerosas obras en formato videográfico y dirige además Los Paraísos Perdidos (1985) y Madrid (1987). En los 90 continúa su trabajo para la televisión con La seducción de Caos (1991) y la serie Andalucía, un siglo de fascinación (1996). En 2002 presenta Octavia. Su inquietud por los formatos audiovisuales le lleva a realizar numerosas obras en vídeo, algunas de ellas para espacios expositivos. En 2011, y siguiendo su interés en los movimientos sociales, inicia el rodaje de la que será su última película hasta la fecha. Libre te quiero (2012). Ha sido objeto de numerosos homenajes y retrospectivas en los festivales de cine más importantes.

Proyección y coloquio: Jueves, 7 de febrero (20.10. horas.) Salón de actos del MUSAC. Entrada libre hasta completar el aforo.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: