Leopoldo Panero en Italia

libroPanero

Poesía dell’intimità, 1909-1962
LEOPOLDO PANERO
Traducción de Gabrielle Morelli
Editorial Medusa. Italia. 2013

Por  JAVIER HUERTA CALVO
(AstorgaRedAcción – Contexto gobal)

Sí, Leopoldo Panero en Italia y en italiano gracias a la extraordinaria traducción de Gabriele Morelli, que visitó Astorga en el pasado mes de diciembre, con motivo del cincuentenario del poeta. Ya entonces, en compañía de Antonio Colinas y de quien esto escribe, este catedrático de la Universidad de Bérgamo ofreció un adelanto de la antología que ahora acaba de publicarse bajo el título de Poesia dell’intimità. La parola alla ricerca di Dio (1929-1962) (Milán, Medusa, 1913). Panero era muy parcialmente conocido en Italia gracias a algunos poemas que Oreste Macrí, maestro de Morelli, incluyó en su antología Poesia spagnola del Novecento, publicada por vez primera en 1952 y reeditada veinte años después.

Pero la trascendencia de este libro es mayor. Proviene de uno de los grandes especialistas en la poesía española e hispanoamericana contemporánea: Vicente Huidobro y las vanguardias, Juan Larrea, Gerardo Diego y la Generación del 27, Juan Chabás, Pablo Neruda, Luis Rosales son algunos de los autores y temas por los que se ha interesado Morelli. Toda una imponente labor la suya que hace unos años el profesor Díez de Revenga recogió en una muy acertada y completa semblanza del crítico italiano.

Por eso, es tanto más de agradecer que, en su caminar incesante por la poesía española del siglo pasado, Morelli se haya detenido en nuestro Leopoldo Panero para ofrecerlo en una depurada versión, tras la cual no solo se trasluce el oficio de un gran traductor sino también la sensibilidad de un poeta, que ha realizado una traducción rítmica de los versos de nuestro autor. En la explicación con que acompaña su traducción escribe el autor: “Para una poesía que desde el punto de vista estilístico se fundamenta en valores musicales, especialmente en una variedad de tonos y registros en los cuales predomina el verso libre, pero donde son frecuentes las formas y los metros clásicos, como el endecasílabo y el soneto, el romance y el alejandrino, he intentado proponer un ritmo análogo en la medida de lo posible, aunque en el caso de Panero debe hablarse de un ritmo interior, donde la imagen sonora es al mismo tiempo imagen sentimental”.

Bajo estas pautas ha actuado Morelli. Su selección es impecable: luego de unos cuantos poemas del Panero de la primera etapa, años 30, incluido el fundamental Por el centro del día, que Neruda le publicara en su revista Caballo verde para la poesía, ofrece entera La estancia vacía, donde queda compendiada la esencia del poeta. En cuanto al contenido, el repliegue radical en la intimidad frente a la cruel realidad externa, y el sentido trágico de la existencia, con el dolor como leit motiv por tanta muerte a las espaldas, incluida la propia, pues algo sustantivo suyo murió también el día en que la fortuna quiso sacarle de la prisión de San Marcos para comenzar desde entonces una vida nueva en todos los sentidos. Y en lo formal, la preferencia por el endecasílabo blanco, que Panero aprendió del Unamuno de El Cristo de Velázquez, como de él también aprendió la espartana austeridad del estilo que, frente a las florituras a que tan dados fueron los poetas andaluces del 27, llegaría a elogiarle en cierta ocasión el andaluz renegado que fue Luis Cernuda.

Se incluyen a continuación algunos poemas señeros de Escrito a cada instante: la elegía a su hermano Juan, el soneto a sus hermanas, Ciudad sin nombre, para completar la colección con piezas de su etapa final, entre las cuales no podía faltar el célebre Epitafio, que reproduzco entero en italiano para animar a los lectores a leer esta antología, una verdadera tentación incluso para quien no esté familiarizado con este idioma, pues la edición es bilingüe y, mientras el ojo izquierdo mira hacia el original, el derecho nos transporta a la recreación de Gabriele Morelli: “È morto / crivellato dai baci di suoi figli, / assolto dagli occhi più dolcemente azzurri / e con il cuore più sereno di altre volte, / il poeta Leopoldo Panero, / che nacque nella città di Astorga / e trascorse la vita nel silenzio di una quercia. / Che amò molto, / bevve molto ed ora, / gli occhi bendati, / attende la resurrezione della carne / qui, sotto questa pietra.”

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: