somospeces≠ indaga en la memoria y los recuerdos

cartel-imprenta

Por CAMINO SAYAGO

La formación escénica somospeces≠ lleva este jueves a los jardines de El Albéitar (León), dentro de la programación del festival K-maleón, el espectáculo transdisciplinar “Las otras no esperan a nadie en el fondo del mar”. Una propuesta que surge a raíz de los versos del poeta astorgano Leopoldo María Panero y que reflexiona en primera persona sobre el paso del tiempo con la complicidad del espectador.

“Las otras no esperan a nadie en el fondo del mar” da continuidad, en el fondo y en la forma, a su anterior espectáculo, “Sabe mentir la boca”, centrado en la verdad y la mentira y relacionado también con la memoria y los recuerdos.

Alfredo Escapa Presa, el cincuenta por ciento de somospeces junto a Marta Alaiz Mansilla, subraya que es una reflexión sobre la vida en un sentido físico, el cuerpo, la memoria y lo que uno era antes y es ahora. El espectáculo combina el teatro con la danza y la performance, en un discurso escénico situado en la transdisciplinareidad. “Es una obra de teatro pero tiene mucho de performance. En realidad es una amalgama de estilos. Desde somospeces pensamos que los géneros están ya muy mezclados en estos momentos: no hay teatro, no hay performance, no hay danza”.

Forma parte de la programación del festival K-maleón, en coproducción con El Albéitar y estaba pensado inicialmente para su puesta en escena en Espacio Vías, el recinto municipal pensado sobre todo para las actividades de los más jóvenes. “Espacio Vías es un espacio alucinante pero con una gestión demencial”. Alfredo Escapa lamenta que el Ayuntamiento no cuente con técnicos de luz y sonido y que hayan otorgado a los conserjes esta función. Y subraya que “evidentemente para coproducir el espectáculo algo tienes que poner de tu parte. Finalmente decidimos que fuese con la universidad, dentro de la programación del Albéitar. En este caso los técnicos de luz y sonido están implicados en el proyecto y también el propio José Tabernero, que es técnico en gestión cultural. Es una pena que el Ayuntamiento de León ponga tantas trabas a los artistas leoneses para desarrollar sus proyectos en espacios que son de todos. Al  no aportar nada, como así ha sucedido, es un obstáculo”.

El montaje lleva por título un verso del poeta Leopoldo María Panero y es la puerta de acceso al complejo entramado de esta reflexión sobre la memoria. “Leopoldo es uno de mis autores preferidos, me encantan muchas de sus frases y siempre las apunto en un bloc, como las replicaciones de las ostras en este poemario”. Asegura que no hace falta explicar todo en un espectáculo, “el título es sugerente y el espectáculo también lo es. No tiene un argumento, son como acciones que se van sucediendo y todas tienen entre si una conexión con la memoria desde distintas perspectivas”.

La hipermnesia es uno de los temas que aborda este montaje, tanto desde la perspectiva artística como desde la científica. Es el caso del cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges, “Funes el memorioso” que trata, según el propio Borges, de “una larga metáfora del insomnio”. Funes sufre de hipermnesia, un síntoma del síndrome del sabio. Como no puede dormir no puede olvidar gran parte de los recuerdos.

El caso de Henry Gustav representa el punto de vista científico sobre la memoria. La extirpación de los lóbulos temporales que le practicó el doctor W. Scoville en 1953, para curarle sus ataques epilépticos, fue el punto de partida para los ulteriores estudios sobre el aprendizaje y la memoria. Esta intervención impulsó posteriormente los trabajos que permitieron establecer dos tipos de memoria. La memoria a largo plazo, la información perdura permanentemente, y la memoria a corto plazo que sólo retiene la información unos 20 segundos.

Ágora

“Las ostras no esperan a nadie en el fondo del mar” introduce el espacio público de debate, la plaza, el ágora de la Grecia clásica, como vía para buscar alternativas al desencuentro entre individuo y sociedad, un espacio público y privado a la vez, donde escenario y patio de butacas no definen dos mundos distintos. “Nuestros espectáculos quieren ser lúdicos, quieren retar la inteligencia del espectador e invitarle a participar en un juego en el que afirmamos la coexistencia, es decir, la coincidencia en un contexto histórico, pero también la coincidencia en la experiencia de la irreversibilidad del tiempo, sólo lúdicamente alterable”.

También la música juega un papel destacado. Del funk del anterior espectáculo han pasado al punk. Por ejemplo incluye una mezcla de un Dj de Estados Unidos que experimenta con la potente música de Dead Kennedys.

La formación

Tanto la idea original como los textos y la concepción del espectáculo es de Alfredo Escapa Presa, que es también su director. El resto de la compañía la componen Marta Alaiz Mansilla y Álvaro Santos, que además de intérprete es también el técnico de luces y sonido. El espacio escénico corre a cargo de somospeces, que a su vez se responsabiliza del vestuario, y de Alejandro Sáenz de Miera que se suma junto a estos en las labores de producción. Bambara Zinema y Álvaro López Serrano están al frente del vídeo y Rocio Espiñeira suma sus esfuerzos como técnico audiovisual. El material sonoro es de María Sola.

Más información:

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .