‘Stop! Rodando el cambio’

El equipo de rodaje con Enric Durán, de la Cooperativa Integral Catalana.
El equipo de rodaje con Enric Durán, de la Cooperativa Integral Catalana.

Por LAURA FRAILE
(www.ultimocero.com)

Una furgoneta, seis mujeres, un mes como tiempo límite y un proyecto: grabar un documental sobre experiencias que están desarrollándose actualmente desde la perspectiva del decrecimiento. Desde esta premisa surgió el proyecto `Stop! Rodando el cambio´, cuyo resultado ya puede verse en Internet y que, en menos de un mes, ya ha alcanzado las 30.000 visitas.

Blanca Ordóñez de Tena, una de las directoras, cuenta así su origen: “Todo comenzó hace un par de años, antes de la explosión del 15M. Estaba en la Universidad, donde estudio Comunicación Audiovisual, y llegó Alba (Alba González de Molina, la otra directora) hablando de decrecimiento. Empezamos a investigar sobre ello, especialmente sobre el pico del petróleo, y luego se sumó Paula (Paula Pérez-Cossío, ayudante de dirección) y el resto del equipo (Irene Tomé, Elena Muñoz y Jenn Dávila)”. Según dicen, otro de los impulsos para adentrarse en este proyecto fue que no hubiera ningún documental realizado específicamente sobre el decrecimiento. “Había muchos libros de Carlos Taibo, de Yayo Herrero, de Jorge Riechmann… pero no encontramos ningún documental sobre ello, sólo uno y en Francia”, explican.

El objetivo principal de este trabajo ha sido el de dar visibilidad a todas esas experiencias que desde la filosofía del decrecimiento han ido extendiéndose por España y Francia, así como invitar a ponerlas en práctica. Así lo expresa una voz en off durante los primeros minutos del documental: “Este viaje pretende ser una mirada de ánimo al futuro”. De esta manera, frente a “un futuro gris, inmóvil y de difícil cambio”, sus impulsoras buscan “averiguar si la utopía de la que se habla es posible”. En definitiva, añade esta voz, se trata de un “viaje de búsquedas y encuentros, de respuestas e ideas ante un planeta herido”.

Momento de descanso (con la furgoneta al fondo).
Momento de descanso (con la furgoneta al fondo).

Desde estas premisas, con el equipo formado, y una vez terminado el curso a mediados del pasado mes de julio, estas seis mujeres cogieron la furgoneta y empezaron el viaje. Su primera parada la hicieron en la ecoaldea de Matavenero, situada en el Valle de El Bierzo, donde un grupo de personas se instaló en 1989 para recuperar un pueblo abandonado desde hacía veinte años. Después llegarían muchas paradas más: un encuentro de pobladores rurales, las iniciativas de Aurea Social y la Cooperativa Integral Catalana, el proyecto de Centro Social y de huertos comunitarios de Can Masdeu, el Centro Social Salamanquesa (ubicado en un antiguo colegio de Madrid), el huerto urbano Graine de Jardin de Montmartre, una feria ecológica en Francia, el solar recuperado en Lavapiés Esta es una plaza… Todas estas iniciativas quedan recogidas en el documental, entremezclándose con entrevistas realizadas a varias personas vinculadas a las teorías del decrecimiento, como son Florent Marcellesi, Carlos Taibo, Jorge Riechmann, Esther Vivas, Lourdes Lucía, Yayo Herrero o Enric Durán.

Aunque emprendieron el viaje con un listado de proyectos que querían visitar, éste fue creciendo a medida que sumaban kilómetros: “Por el camino íbamos conociendo a gente que nos decía: tenéis que conocer a…, tenemos un amigo que…”, explican Alba y Blanca. En cualquier caso, los criterios de selección estaban claros: “Tenían que tener una base de responsabilidad social y ecológica, funcionando desde los principios de la igualdad social, la justicia o la equidad“, añaden. “Tuvimos que hacer un filtro grande sobre las temáticas que íbamos a incluir, ya que el decrecimiento abarca todos los ámbitos de la vida. Queríamos explicarlo de tal forma que informara al que no supiera nada sobre ello, entretuviese al que supiera algo y para que se divulgase entre los que sí conocieran lo que es”, explica Alba.

El resultado de ese mes quedó registrado en 2.000 gigas de material bruto que sus directoras acabaron dejando en una hora y media de documental que cuenta con una licencia de Creative Commons. Parte del presupuesto total para la realización de este proyecto (3000 euros) lo obtuvieron a través de una plataforma de crowdfunding, con la que alcanzaron la cifra de 1800 euros. El resto lo obtuvieron a través de la organización de fiestas y de otras actividades. Actualmente en su página web tienen un apartado desde el que admiten donaciones, ya que les gustaría sacar una pequeña tirada de `Stop! Rodando el cambio´ en DVD.

Florent Marcellesi, activista e investigador ecologista, entrevistado durante el documental.
Florent Marcellesi, activista e investigador ecologista, entrevistado durante el documental.

Sus directoras reconocen que la escasez de recursos las permitió experimentar el decrecimiento en sus propias carnes: “Nosotras también decrecimos durante el viaje, ya que contábamos con un dinero ínfimo para comer. En todo el viaje dormimos dos veces en un camping, el resto lo hicimos acampando en cualquier parte o durmiendo en la furgoneta. Nos duchábamos donde podíamos, comprábamos la comida en mercados… También aprendimos a convivir seis mujeres en una furgoneta durante un mes”, añade Alba.

Solían quedarse entre dos y tres días en cada iniciativa. “Allí también ayudábamos en lo que fuera: cavar un hoyo, cocinar… aportamos en lo que pudimos. No queríamos que fuera sólo poner la cámara e irnos“, explica Blanca. Según señalan sus directoras, el rodaje duró sólo un mes porque tenían que regresar a Madrid para examinarse. Sin embargo, no descartan darle continuidad a la idea. “Hace justo una semana estuvimos hablando de profundizar en cada tema para hablar de los pueblos en transición, la educación libre, el pico del petróleo…“, explican.

Hasta ahora la respuesta de su trabajo ha sido muy positiva. “Nos ha escrito mucha gente. Por ejemplo, una española nos mandó un mensaje desde Chiapas diciéndonos que se había ido de este país para buscar en los pueblos indígenas lo que aquí no encontraba y que ahora veía que había esperanza, otra nos dijo que después de verlo le habían dado ganas de irse al campo a hacer algo… Está teniendo un efecto transformador“, afirman. El preestreno de `Stop! Rodando el cambio´ lo hicieron en la Universidad Complutense, donde están finalizando sus estudios de Comunicación Audiovisual. Desde que lo colgaron en Internet a finales de mayo, el documental se ha visto dentro y fuera de España, en países como Chile, Alemania o Islandia. También hay festivales que han mostrado su interés en proyectarlo, como el Festival de cine de Girona, que se celebra a finales de septiembre, o el Festival Internacional de Cine Invisible de Bilbao, para el que recientemente han presentado su trabajo. “Al fin hemos encontrado una utilidad social a nuestra carrera“, concluyen sus directoras.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .