‘En Decelia’

1-portada-EN-DECELIA

En Decelia
Fragmentos Cerámicos de Decelia y Miscelánea Arqueológica
AA. RR. Princesas de Grecia, Sofía e Irene; Theophanó A. Arvanitopoulou.
CSED, S.L. 2013. León,  2013. 240 pp.

Por MARTA PRIETO SARRO

No resulta fácil, por tantas cosas que han de ser dichas y el poco espacio disponible, abordar la reseña de este libro que, titulado En Decelia, recoge dos monografías de carácter arqueológico dadas a la imprenta en Atenas en los años 1959 y 1960, respectivamente. Se trata de Fragmentos Cerámicos de Decelia y Miscelánea Arqueológica, dos estudios científicos que redactaron quienes entonces eran Princesas de Grecia, Sofía e Irene, junto con su profesora Theophanó A. Arvanitopoulou. Más de cincuenta años después ven la luz en español –precisamente en León– gracias al interés de su traductora, María Jesús Fernández Rodríguez, catedrática de Griego en el IES Ordoño II hasta su jubilación, y de la editorial CSED, a sentada en la ciudad de Astorga. No ha sido, desde luego, una traducción fácil ya que los textos están escritos en katharénousa, lengua en la que interviene la lengua neo-helénica y que se deriva “de la lengua ática de Bizancio que se usaba en la oficialidad político-administrativa y en los textos científicos y literarios”. La originalidad de la traducción reside en el modo en que ha tratado de ser fiel a sus peculiares características: científica, solemne y distante al tiempo que armoniosa y colorista.

Dedicado al Rey Pablo, Fragmentos Cerámicos de Decelia es un ensayo compuesto por 8 capítulos en los que las autoras se aproximan al demo de Decelia, situado al norte de Atenas, en cuyo territorio se encuentra el que fuera palacio real de Tatoi, adquirido por Jorge I, bisabuelo de S.M. la Reina Sofía y su hermana Irene, y convertido en residencia de verano de los reyes de Grecia. El rastreo arqueológico de las investigadoras confirmó, según anotan ellas mismas en su prólogo, algunas tesis topológicas relativas al demo (interesantísimos los descubrimientos de eríos, sepulcros familiares, y de siroi, vasijas de almacenamiento subterráneas) al tiempo que les proporcionó una enorme cantidad de materiales cerámicos (lecitos, spóndila, escudillas, vasos), de bronce y alabastro que limpiaron, ordenaron, describieron minuciosamente y catalogaron. Algunos de esos objetos fueron traslados al nuevo Museo Jorge I que, ubicado cerca del palacio real, había sido creado en tiempos del rey homónico y fue arrasado por las llamas de un tremendo incendio a finales del mes de junio de 1916.

Un año después, y brindado en esa ocasión a la Reina Federica, apareció Miscelánea Arqueológica en la que las autoras recogen varios descubrimientos arqueológicos: hallazgos en distintos lugares de Atenas (estelas y obeliscos funerarios epigrafiados, columnas sepulcrales, una preciosa caracola, candiles, juguetes…), un gran ánfora de pico y dos lápidas con la inscripción horos ennaias (mojón de un sistema de conducción de agua) en Varipopi, varios descubrimientos en Menidi… Es francamente preciosa la excursión a las ruinas del demo de Halimunte, patria de Tucídides, donde sus pies huellan el lugar donde se alzó el Tesmoforio, templo consagrado a la diosa Deméter.

Además de dar cuenta de los hallazgos y de las circunstancias en que estos se producen, son muy  interesantes las consideraciones que sus autoras plasman sobre la necesidad imperiosa de una  protección sistemática de los descubrimientos, la búsqueda de un punto que conjugue el desarrollo de Atenas con la conservación de memoria de la Antigüedad Clásica. Algunas de esas propuestas se han llevado a cabo, curiosamente, muchos años después en la moderna ciudad.

Es todo un placer leer estos dos estudios arqueológicos, ilustrados con más de un centenar de fotografías que rezuman un amor incontestable por la antigüedad griega y probaron la competencia investigadora de las dos jóvenes que los redactaron.

Y me alegro de que haya sido en nuestra tierra leonesa donde, aparentemente por azar, vean la luz en una estupenda traducción medio siglo después de que fueran redactados.

Un Comentario

  1. Pingback: Astorga, una ciudad para el arte plagada de actividades | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: