El pájaro entra en la jaula, ¡milagro, milagro!, ¿canta o no canta?

Luis Bárcenas. Fotografía: Susana Vera / Reuters/Reuters.

Luis Bárcenas. Fotografía: Susana Vera / Reuters/Reuters.

Por PRIMITIVO CARBAJO

Pues otro día que ya me levanté con el alma en vilo y zozobra mística. Es la bendición del Momento, que ya despiertas como aquella hueste que hace unos años acompañaban a Pitita Ridruejo en una campa de El Escorial para esperar con despliegue de cirios y fiambreras la aparición de la Virgen, o sea, sabiendo que de un modo u otro habrá prodigio, con esa fe me levanté hoy. Hay que vigilarse en esta tesitura, los prodigios o sus anuncios se multiplican y atender a todos ellos te pone primero estrábico, luego las bolas de los ojos, con el acelerón de ir mirando y no acabar, cogen marcha por sí solas en la cuenca y sin órbita, van ellas locas, ¡ay, ay, ay!, lo común de toda entrada en trance, como en El Escorial, ¡que lo veo, que ya lo veo!, pero sin Pitita al lado, medio país con ojos desorbitados e Íker Jiménez como único médico de guardia, esto es puro Momento Mariano. Entonces hoy amanecí esperando un día grande: ¿entrará el pájaro en la jaula? Me refiero naturalmente a SuCabrón Bárcenas, y finalmente sucedió.

Pero ¿de qué pájaro hablamos?: ¿de una calandria, de un ruiseñor?, ¿de un buitre carroñero, del águila imperial, un avestruz? ¿Canta o no canta? ¿Lo enjaulan para que cante o para que esté calladito? ¿Y cómo será su jaula? No parece que quepa en una que cuelgue de balcón: ¿está en mazmorra como un Edmundo Dantés?, ¿o en suite de lujo, grifería de oro añadida a la cañería, para que no extrañe el hábitat y cante con fluidez? O, entre una opción y otra, ¿tiraron por el medio y le hospedan en jaula ad hoc, como la de Aníbal Lécter en El silencio de los corderos: para que cante o para que no?… Toda la jornada así en vilo, por querer saber, para, al cabo escapárseme esos detalles como saber de qué se alimentará el pájaro, si alpiste o carroña, o con una cosa y otra mezcladas en proporción. Tanta intriga y expectación me puso a girar los ojos todo el día, como en El Escorial, pero lo más e-vidente se ha consumado y ya todos podemos hablar del trance con la normalidad que nos merecemos en las órbitas.

No habrá de momento respuestas, pero sobrarán coplas, eso también lo sé. Hay que entender que la melancolía invada al pájaro Sucabrón, fresca la memoria del aire límpido de remotas montañas nevadas y de cacerías en selvas tropicales, de deportes de alto riesgo y, a su vez, de febril y minuciosa actividad contable, aquí recaudo, pallá desvío y así reparto, cuánta vitalidad: acaso acabe cantando, como tenor o a coro con compañeros de reja, cualquiera sea, que ahí todos hacen amigos, lo mismo Marito Conde en su día que ahora el de los eres de Andalucía, ¡ere!, ¡y al que no diga ere, que se le pele!, ¡ere!, pero va a ser que no, que el SuCabrón por ahora no canta ni el ere. Es igual: al PP le sobra banquillo para inundar España de coplas.

Reconforta ese género tan español, la copla. Que el milagro de estar el pájaro en su jaula, eso pido yo, lo redacte Carlos Gracejo Floriano, da garantías, y que lo cante, ¡ere!. Me consta que ya pasó el día templando la garganta y la apostura, apollao en el quicio de la mancebía, el caracolillo en la frente, blusón de lunares, preparando el atrezzo para pasear con troupe y carpa ambulante su recital, que arranca, y no diré más, con Ojos verdes para responder a la primera pregunta y termina con mucho salero, para instigar el bis en los preguntones, con La bien pagá, …te llaman la bien pagá porque tus besos compré…, a toda pastilla la megafonía para que se oiga en el interior de la cárcel y el pájaro reciba en directo el estimulante mensaje de la copla, directa al corazón, españoleo que además ArribaEspaña Wert empuja.

A su lado los socialistas, esa otra pata imprescindible para que el Momento Mariano relumbre más que el sol, se descalabran sin cesar buscando candidato como para Eurovisión, liándose con los géneros y hundiéndose en mix sin carácter ni personalidad. Tienen el motor gripao, o griñao, que dicen ahora, aunque el verbo más indicado parece jiñar, o sea, en su acepción prnl. vulg., acobardarse: se saben con más faralaes que coraje y apenas si encuentran copla propia aunque la buscan hasta en Correos.

Resulta que Correos ha emitido un sello de homenaje al Puente de los Santos, que vuela sobre el estuario del río Eo para grapar Galicia con Asturias. En ese sello, se queja la facción socialastur, se desdibuja la realidad y se difumina la parte asturiana, “hasta tal punto, que desaparece del mismo la Villa de Castropol (Asturias), sustituyéndola por una pradera y, para más agravio, se hace uso del nombre de la Ría de Ribadeo”. ¡Carajo! Hay que suprimir, dicen, la impresión de Ría de Ribadeo del Mapa del Instituto Geográfico y Catastral y sustituirla por la de Ría del Eo, “por ser esta la denominación que más se ajusta al Derecho”, lo cual así se lo han cursado a Ésa, la que un día bautizaron Coñito de Oro para agravio del Estado (pero ya está tachado: Coñito de Oro, digo, y el Estado, casi) y que por mantener el respeto llamaré Ésa y no la otra, que también podría. Hasta el exministro Blanco ha salido a vocear desde el lado gallego del puente que, de lo que gritáis, asturianos, nada de nada, que el asunto ya se zanjó en 2008, cuando socialistas de las dos orillas gobernaban su cuota del Momento Mariano, y no me hagáis ahora este desaire y papelón contra el tono social y territorial que cimenta el partido, requiere Blanco, y Ésa se parte su cosa de oro con la risa.

En eso estamos. Conviene no descartar la resurrección de Pelayo, vía socialista. Pero hoy toda España vibra con las coplas y grita ¡milagro, milagro!: ¡entró al fin en jaula el pájaro SuCabrón!, día de gloria es en el Momento Mariano.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: