Benjamín Sevilla y Germán Vega: “El teatro clásico decaerá si no se le alimenta”

Germán Vega y Benjamín Sevilla, directores del Festival Olmedo Clásico. Fotografía: I. M.

Germán Vega y Benjamín Sevilla, directores del Festival Olmedo Clásico. Fotografía: I. M.

• “Las compañías están, desgraciadamente, cobrando menos”

• “TC/12 (Teatro Clásico 12) son 12 equipos, más de 150 miembros, 20 centros de 10 países diferentes investigando en el teatro clásico

• “El teatro clásico es un bien que está en nuestros genes hispánicos

• “Gracias a los festivales de verano las compañías mantienen sus producciones más tiempo

• “El público cada año nos refrenda y crea la magia necesaria para seguir

Por MAGDALENA ALEJO

Olmedo Clásico, en Valladolid, llega a su octava edición y abre sus puertas del 19 al 28 de julio. Un festival repleto de actividades; 12 espectáculos, un congreso internacional sobre “El patrimonio del teatro clásico español: actualidad y perspectivas”, el curso de análisis e interpretación para actores, exposiciones de Laforga y Baruque. Un referente en la oferta teatral estival. Hablamos con Germán Vega y Benjamín Sevilla, sus directores.

—Navegando por la web de Olmedo Clásico nos encontramos con una gran cantidad de oferta cultural. ¿Es un oasis en mitad del desierto? ¿No hay crisis en el teatro clásico?

—Germán Vega.- Siempre ha sido así Olmedo Clásico. Desde que nacimos hemos sabido que había que atender a todo. Hemos nacido después de otros festivales, sabíamos cómo funcionaban los demás y el teatro clásico está viviendo un  buen momento. Desde hace 30 años a esta parte ha habido una mejora, en parte, porque en Almagro, que es la madre de todos los festivales, se han concertado personas de todos los sectores que aceptan el teatro clásico. En esta edición nos hemos salido de las jornadas de reflexión que programábamos años pasados, para organizar un congreso con 150 personas.

Se puede considerar un oasis pero, en lo económico, tenemos que agradecer que el Ministerio de Cultura nos haya dado una ayuda con la que no contábamos y se haya podido mejorar, pero el cambio no es sustancial. Se ha gestionado bien el dinero, las compañías están desgraciadamente cobrando menos con los “IVAs” terribles que están cayendo sobre ellos y gracias a todo esto se puede mantener una oferta muy parecida a cuando empezamos, que eran tiempos de vacas gordas…

—Benjamín Sevilla.- Desde el principio el festival ha tenido más o menos el mismo número de espectáculos y el esquema ha sido idéntico. Intentamos estirar con los recursos que tenemos lo máximo posible, como un chicle.

—TC/12, es un proyecto muy ambicioso. ¿En qué consiste?

—G. V.- La investigación lleva años amparada por lo que se conoce como proyectos I+D. Hace tres años en el caso de las humanidades, una serie de centros se reunieron para solicitar la máxima categoría de ayuda al Ministerio, en estos momentos depende del de Economía y Competitividad; se creó lo que se llama el programa Consolider apoyado con 2 millones 300 mil euros para un periodo de cinco años. Somos 12 equipos que colaboramos, de ahí el nombre TC/12,Teatro Clásico. Somos más de 150 miembros, 20 centros de 10 países diferentes investigando en el teatro clásico. Desde el proyecto se nos pidió, en su última reunión científica, si podíamos organizar un congreso en Olmedo. Dijimos que sí.  Consultamos a los implicados en el festival y pensamos que le venía muy bien al municipio para consolidar el trabajo que habíamos iniciado en el 2009, donde ya tuvimos un congreso importante, para que el nombre de Olmedo se expandiera. Queríamos que no solo se hablara de Olmedo Clásico en la región o en España sino que toda aquella persona preocupada por el teatro clásico supiera que existía Olmedo Clásico.

—¿Qué se van a encontrar los participantes que acudan al congreso?

—G. V.- Está bien medido para que sea una actividad para todo tipo de públicos. No se ha buscado que sea una actividad solo para especialistas. Por las mañanas habrá unas sesiones de comunicaciones, que son aportaciones de investigación de la mano de especialistas jóvenes y no tan jóvenes. Y en las tardes tendremos debates, cuatro o cinco personas que reflexionan sobre diferentes temas. Se trata de aportaciones científicas, sí, pero no solo eso. Pretendemos que la gente que se acerque al congreso se lo pase bien. Se va a dialogar, a polemizar, que es lo que buscamos. Es interesante que haya una gente que provoque y otra que replique.

'Julio César', de W. Shakespeare. Compañía: Metaproducciones. Se verá este viernes, 19 de julio, en la Corrala Palacio del Caballero.

‘Julio César’, de W. Shakespeare. Compañía: Metaproducciones. Se verá este viernes, 19 de julio, en la Corrala Palacio del Caballero.

—¿El TC/12 se ha resentido por los recortes económicos?

—G. V.- Bueno, en principio, ha habido tres años de control exhaustivo que me imagino tendrá que ver con el mantenimiento de la ayuda o la merma, y estamos en el cuarto de los cinco programados, coordinado por el catedrático de la Universidad de Valencia, Joan Oleza. La cantidad está liberada y se va distribuyendo anualmente. Por lo tanto, por eso lado no hay problemas. Otra cosa será de cara al futuro porque el programa Consolider no tiene continuidad. Habrá que buscar otras fórmulas, distintas. Todos sabemos que la investigación está sufriendo recortes.

A las cuestiones culturales se les notan menos claramente las reducciones presupuestarias. Una crisis política puede ocurrir con una noticia de un día para otro, mientras que los fenómenos culturales se siembran de forma más lenta. Tenemos claro que la gente que se ha formado culturalmente va a seguir interesándose por el teatro clásico. De alguna manera va a pedir el teatro, pero, sí, al final también decaerá si no se le alimenta.

—¿Es necesario formarse para entender a los clásicos?

—B. S.- El Curso de Formación para actores ‘Fernando Urdiales’ lo que intenta, precisamente, es preparar a los asistentes en una especialidad dentro de Arte Dramático que es la técnica del verso. Está dirigido por Esther Pérez Arribas e intenta instruir en las herramientas de esta modalidad, con unas clases prácticas y la posterior asistencia a los espectáculos.

—En ocasiones el teatro clásico, sobre todo para los jóvenes, es sinónimo de aburrimiento, de contenidos incomprensibles. ¿Se puede acercar estos textos a los jóvenes y luchar contra las nuevas tecnologías, la Red, el mundo ciber?

—G. V.- El teatro no es una de las cosas más solicitadas por los jóvenes y, sobre todo, el teatro clásico requiere una formación previa. No se accede de repente, pero una vez que se ha educado a los estudiantes en ello, compensa el esfurezo. Este tipo de festivales busca eso, un tipo de público sabiendo que se le puede ofrecer un producto que une a gente de distintas generaciones y épocas, que es un bien patrimonial, que es un valor que está en nuestros genes hispánicos. Olmedo ha intentado contribuir desde la segunda edición, con una propuesta que se llama Clásicos en Familia: dos o tres espectáculos pensados para niños, para toda la familia, creyendo que detrás de los niños irán los padres. No veo mal futuro al teatro porque las cosas ocurren de verdad, y si queremos relacionarnos con la gente físicamente hay que salir de casa, y el teatro será una buena oportunidad para hacerlo.

'La dama boba', de Lope de Vega. Compañía Micomicón/A priori. Día 25 de julio, en la Corrala Palacio del Caballero.

‘La dama boba’, de Lope de Vega. Compañía Micomicón/A priori. Día 25 de julio, en la Corrala Palacio del Caballero.

—¿Echan en falta dentro de la programación de Olmedo Clásico un espectáculo, una actividad dirigida a la juventud?

—B. S.- Partimos de la premisa de que todos los espectáculos programados tienen como destinatarios a todo el público, en general. Nosotros ponemos todos los medios, el carné joven, las redes sociales, pero creo que estamos excesivamente obsesionados con que los jóvenes tienen que ir al teatro. No lo conseguimos, es muy difícil que vayan al teatro. Hay que tener en cuenta que cada etapa de la vida tiene aficiones y gustos determinados. Hay un periodo en el que los jóvenes se alejan de cualquier manifestación cultural pero luego regresan. Si ahora no van, ya irán… quizá en este momento no les interesa.

—G. V.- Están yendo más, las cifras dicen que están yendo más, no de una forma llamativa pero sí acuden al festival.

—B. S.- Sí, aquel que va suele repetir.

—¿De qué hablan las cifras de Olmedo Clásico respecto a la acogida por el público?

—B. S.- El festival cada año tiene una mayor aceptación. Ahora mismo, tenemos ya un 60 por ciento de ocupación.

—G. V.- Hay que tener en cuenta que los días de diario no son días favorables. Para la gente que tiene que viajar, que viene de fuera de Olmedo, es un impedimento. Pero los espectadores que prueban, repiten porque lo pasan bien no solo viendo una obra que te puede hacer pensar, reír, llorar, lo que sea… Pensamos que se encuentran en un ambiente agradable viendo la muralla de Olmedo con la luna al fondo, con el cielo estrellado, pudiendo hablar sobre el argumento después de la representación… Es una situación distinta a la que estamos habituados cuando vamos al teatro, muy sugestiva.

—Dentro de la programación de esta edición se encuentra el espectáculo ‘La dama duende’, la última obra que dirigió Miguel Narros. ¿Hay previsto algún homenaje a este director teatral?

—B. S.- El homenaje es el propio espectáculo. Nosotros hemos hablado con la compañía y ellos han manifestado que lo mejor es poner en escena su obra. Es la tercera dama duende que montaba y ese queremos que sea nuestro reconocimiento. Narros tenía una vinculación con Olmedo, ya que inauguró el Centro de Artes Escénicas de Olmedo con ‘Los puentes de Madison’. Él había manifestado su voluntad de venir ahora pero el destino es el destino.

'El Caballero de Olmedo', de Lope de Vega. Compañía Secuencia3. Día 27 de julio en la Corrala Palacio del Caballero.

‘El Caballero de Olmedo’, de Lope de Vega. Compañía Secuencia3. Día 27 de julio en la Corrala Palacio del Caballero.

—Almagro, Olite, Olmedo… se van solapando los festivales, ¿es casualidad?

—G. V.- Olmedo es el único festival de teatro clásico de Castilla y León y el público que viene aquí no va a ir a Almagro a ver las obras, el teatro es en vivo, en directo y se lo tienes que traer aquí. La razón es porque son espectáculos de aire libre y  también se crea una sinergia. Además, si te viene un espectáculo de Japón para ser representado solo en Olmedo es terrible…, si puede girar por varios festivales es viable.

—B. S.- Los festivales ayudan a las compañías en un periodo en el que no tendrían ningún bolo si no fuera así porque los teatros, en verano, suelen estar cerrados. Es verdad que se ha tematizado mucho en cuanto al clásico, pero gracias a los festivales veraniegos las compañías pueden mantener su producción durante más tiempo.

Estamos trabajando en una previa plataforma 11 programadores para poder colaborar en este tipo de vinculación entre festivales. Poder comunicarnos para ver las producciones internacionales y las nacionales. Hay que abaratar costes, la situación manda.

—G. V.- Luego también sucede que,  muchas veces, nos preguntan cuántos estrenos tenemos en nuestro festival; pues, ninguno. ¿Por qué? Porque las compañías no van a ser tan tontas de dejar pasar Alcalá o Almagro, que se celebran unas semanas antes que Olmedo. El teatro es una situación única que es mejor que la aproveches y la dejes circular. Además, con los estrenos ocurre que en ocasiones te tienes que tragar lo que salga. No vale el nombre de los actores o del director. En ocasiones, hemos visto muchas obras que al principio parecían flojas y que luego, con el rodaje, nos hemos arrepentido de no haberlas programado en el festival porque habían conseguido elevar los niveles de calidad hasta límites impensables.

—¿Cómo vive el festival la Villa del Caballero?

—B. S.-Cada año hay más abonados, el pueblo se engalana y se viste de clásico. Ponen en los balcones sus banderolas… cada año la gente se quiere implicar. Cada año se repite, hay un ambiente y un orgullo entre los vecinos por llevar el nombre de Olmedo fuera del municipio. El público cada año nos refrenda más, él es el principal actor  para que se cree la magia que envuelve al festival, sin él esto no tendría ningún sentido.

Más información:

  • Venta teléfonica de entradas: 983 601 274.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: