Una casa efímera dedicada al espíritu en la cima del mítico monte Teleno

Plano del proyecto del arquitecto Luis P. Carnicero.

Plano del proyecto del arquitecto Luis P. Carnicero.

El arquitecto y poeta leonés Luis Carnicero llevará a cabo este último sábado de agosto, en la cima del monte Teleno, la construcción efímera de una Casa-Templo para dialogar con los cuatro elementos: el Fuego, el Agua, la Tierra y el Aire.

Este sábado 31 de agosto, a las siete y media de la mañana, frente al Estadio la Eragudina de Astorga, se darán cita gentes de la cultura y quienes quieran participar en la XV ascensión al Teleno que, como en anteriores ocasiones, organiza el editor José Antonio Martínez Reñones.

Con este motivo, el arquitecto y poeta Luis P. Carnicero llevará a cabo en la cima del monte tutelar –si lo permite el viento– la construcción efímera de una Casa-Templo para el Fuego, el Agua, la Tierra y el Aire.

Dicha casa, construida con telas, de 3.5 metros de altura y 10 m de longitud máxima,  se alzará a 2.188 metros, como complemento espacial, en el fondo mítico de la “escalera al cielo” del monte tutelar. Como complemento, se realizará una escenificación poético-musical –titulada ‘Del caos a la contemplación’– que ha sido creada por Luis, con su hijo Diego Carnicero, para flautas, piedras, palos de lluvia y voz.

“En Arquitectura, también son imprescindibles los espacios sin función práctica, dedicados al espíritu, como estos en los que el hombre-mujer, a través de sus formas, o de los vacíos, o de las perspectivas con significantes arquitectónicos y pictóricos que la mirada descubre por el encuentro de sus muros, pueda dialogar con el universo; en este caso, con los cuatro elementos y a través de ellos con lo divino”, señala el arquitecto y poeta leonés.

En el dibujo del proyecto –sobre estas líneas– “puede verse la ubicación, dentro de una composición de formas, del habitáculo principal de la casa, que es la caverna de la luz, junto al patio del aire y los distintos y sugerentes lugares que la conforman, diseñados para la palabra, la música y la contemplación”, explica el autor.

No es la primera vez que Luis P. Carnicero realiza obras de este tipo. En Madrid representó junto con sus alumnos de la Escuela de Arquitectura su obra Arquisol-Lunatectura, un  recorrido por el “unipacio y el espaverso”, y construyó en Montoro (Córdoba) un cubo rojo de 7 metros, como educación de la visualidad. También ha diseñado escenografías para la Montaña Mágica de Thomas Mann, y para el Fausto de Goethe, entre otras.

Quienes coronen el Monte Teleno, después de haber partido de Molinaferrera, habiendo seguido el Arroyo del cabrito, se encontrarán con esta construcción transitoria que sólo estará en pie una hora escasa y que forma parte del imaginario poético de Luis P. Carnicero, que en su trabajo técnico funde las artes y letras.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: