Ángel Luis Hueso recorre las ciudades del cine y las ciudades sin cines

Ángel Luis Hueso impartió en Valladolid el seminario 'La ciudad contemporánea y el mundo cinematográfico'. Foto: L. Fraile.

Ángel Luis Hueso impartió en Valladolid el seminario ‘La ciudad contemporánea y el mundo cinematográfico’. Foto: L. Fraile.

Por LAURA FRAILE
(ultimocero.com)

En 1973 la provincia de La Coruña tenía 183 cines y los Ayuntamientos rurales tenían entre cuatro y cinco. En el año 2013, en la provincia sólo quedan trece cines. Santiago de Compostela tiene un único multicine y en España hay dos capitales de provincia sin cine: Soria y Pontevedra”. Estas palabras, pronunciadas por Ángel Luis Hueso, servían el pasado martes para ofrecer un ejemplo de la situación de las salas cinematográficas. Los datos, que ofrecían una panorámica muy negativa, conformaron el cierre a un recorrido previo trazado por las diferentes tipologías arquitectónicas de estos espacios para la exhibición de cine, un resumen que había comenzado con una descripción de las salas del siglo XIX.

Así lo expresaba Ángel Luis Hueso, que actualmente es profesor de Historia del Cine en el Grado de Historia del Arte de la Universidad de Santiago de Compostela: “En el siglo XIX predominaban las estructuras teatrales. Después, en los años 20, se produjo una transformación canalizada en dos sentidos: por un lado la desaparición de la estructura de herradura, lo que permitió hacer salas de visión frontal, y por otro el desarrollo de las condiciones acústicas. De esa época es el Teatro Monumental de Madrid, situado en la calle Atocha, que ha sido cine, sede de la Orquesta Filarmónica y sede de la Orquesta y los Coros de Radio Televisión Española. En esos años había salas para 2000 espectadores, pero en los años 70 hubo una nueva transformación que derivó en una gran crisis del espectáculo cinematográfico, en una pérdida masiva y continuada de espectadores y en el comienzo de la desaparición del cine en el medio rural”.

Ángel Luis Hueso, que en el año 1967 fue alumno de este curso y poco tiempo después profesor de sus seminarios, empezaba su intervención pasadas las doce horas de la mañana haciendo un recordatorio de esa época: “Yo también fui uno de esos locos que durante el mes de agosto se vienen a Valladolid para ver y hablar de cine”, comentaba ante el alumnado de esta quincuagésima edición. A continuación, éste realizó un breve repaso por las transformaciones vividas en la ciudad desde la etapa de la Revolución Industrial, cambios manifestados en la existencia de grandes corrientes migratorias, la agudización de su diferenciación con el medio rural, la evolución de su estructura o el desarrollo del concepto de ocio.

Durante su seminario, este profesor se centró en analizar hasta qué punto el cine y la ciudad están relacionados: “El cine nació en un contexto urbano. Las primeras proyecciones se hicieron en ciudades como Berlín, París, Londres o Nueva York. Además, permitió el desarrollo del concepto de público y consiguió reafirmar rasgos de la contemporaneidad como son la universalidad, la rapidez, la inmediatez o la socialización. Por ejemplo, las películas del oeste han conseguido tener éxito en todo el mundo a pesar de hablar de temas como los vaqueros de Oklahoma y Murnau; para confraternizar con los polinesios durante el rodaje de Tabú, les proyectaba películas por la noche. A éstos les gustaba mucho El gabinete del doctor Caligari”.

Otro de los puntos abordados en esta sesión fue el de la ubicación de las salas de cine en el contexto urbano. En lo que respecta a este tema, Ángel comenzó describiendo la “fascinante década de los años 30”, una “etapa en la que se produjo la expansión del cine clásico de los EE.UU., de los géneros cinematográficos y de los códigos narrativos”. Poco después, continuaba este profesor, se produciría una “diferenciación entre las zonas urbanas, provocada por la separación entre la zona centro (destinada a las salas de estreno) y las zonas periféricas (que pasarían a acoger los cines de barrio)”.

“En todo este tiempo ha cambiado la forma de explotación de las películas, ya que antes tenían cinco años de vida y ahora hay veces en las que hay un estreno único, con unas copias limitadas, a lo que se une la existencia de películas no comercializadas en sala y que directamente tienes que ver por televisión o en DVD”, continuaba Ángel Luis Hueso. Minutos más tarde proseguía con su análisis: “Después, en los años 70, se produjo un nuevo cambio en las formas de explotación de la exhibición: se empezó a ver la inoperatividad de las grandes salas, su poca rentabilidad y llegó el cierre o su transformación en varias salas o en teatros. En la década de los 80 desaparecerían los cines de barrio y se produjo una concentración de las salas en los centros comerciales”, añadía este profesor.

A lo largo de la mañana, también hubo tiempo para dedicarle unos minutos a la presencia de la ciudad en determinados momentos de la historia del cine. Así expresaba Ángel este vínculo entre ambas cuestiones: “En las vanguardias de los años 20 y 30 hubo una dedicación especial a este tema, ejemplificado en películas como ‘Berlín, sinfonía de una ciudad’ o ‘El hombre de la cámara’. Estas películas, pertenecientes a dos corrientes tan distintas como la Escuela alemana y soviética, crearon un modelo de transmisión de la ciudad como un ente vivo. Su pervivencia se produciría después a través de películas como A propósito de Niza o Douro, faina fluvial”.

Dentro de este recorrido, Ángel Luis Hueso no se olvidó de hacer un recordatorio del Neorrealismo italiano y de la “Nouvelle vague” francesa: “A finales de los años 40 y 50 la ciudad se convirtió en coprotagonista de las imágenes de la cinematografía. No es anecdótico que El ladrón de bicicletas o Roma, ciudad abierta transcurran en Roma. En estos años vemos cómo el contexto social condiciona a los personajes, lo que se ve en películas como Surcos, rodada en Lavapiés. Asistimos también en esta etapa al surgimiento de Roma y París como iconos cinematográficos que muestran, no tanto lugares turísticos, sino la imagen de la gente que vive allí. En todo esto predomina un punto de vista realista”.

La última parte de su seminario, al que había titulado con el nombre de `La ciudad contemporánea y el mundo cinematográfico´, se centró en este contexto urbano, pero analizado desde la perspectiva de su posición como referente en los géneros y los autores. En lo que respecta a la primera cuestión, el profesor se centró en tres tendencias: la realista por parte del género policíaco, la de fantasía urbana por parte del musical y la de la reflexión acerca del futuro, reflejada en la ciencia ficción de películas como `Blade runner´ o `Metrópolis´.

Por otro lado, y a modo de clausura de su intervención, Ángel Luis Hueso compartió un pequeño listado de directores vinculados al contexto urbano a lo largo de su cinematografía, de lo que es reflejo la presencia de la zona de Manhattan en las películas de Woody Allen, de París en las de Éric Rohmer, de Roma en el caso de Federico Fellini, de Nueva York en el de Martin Scorsese, de Madrid en el de Carlos Saura (manifestado en películas como Los huérfanos, Deprisa, deprisa o Taxi) o de Lisboa en el caso de Pedro Costa.

Los próximos seminarios de este quincuagésimo Curso de Cinematografía de la Universidad de Valladolid, que terminará el 30 de agosto, contarán con la asistencia de personas como Fernando Méndez-Leite, Gustavo Martín Garzo, Miguel Marías, Javier Angulo, Román Gubern o Esteve Riambau.

Noticias relacionadas:

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: