Sheikh Najjar, el lugar más seguro de Alepo (IV)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El fotógrafo leonés JM López se encuentra de nuevo en Siria, donde vuelve a presenciar desde Alepo y sus alrededores la dura vida diaria de sus habitantes. Es su tercer viaje en menos de un año a este país en guerra. Un trabajo por el que acaba de ser reconocido con el International Photography Awards (IPA) en la categoría de General News.

Por JM LÓPEZ/AFP
(Texto & Fotografías)

Para entrar en la ciudad industrial de Sheikh Najjar hay que sortear varios checkpoints de los rebeldes. Situada a las afueras de Alepo, motor económico del país, es el mayor complejo de fábricas de Siria, fue inaugurada hace cinco años y alberga más de 5.000 empresas.

Durante las primeras semanas de la guerra, la artillería del régimen lanzó varios obuses sobre este lugar, pero los hombres de negocios llegaron a un acuerdo con el régimen para que no castigase las fábricas y, además, exigieron a los rebeldes que abandonasen la zona para evitar enfrentamientos y combates. Ambos bandos saben de la importancia de este complejo para el futuro de Siria y no les interesa destruirlo.

En la actualidad sólo un 20% de las fábricas está en funcionamiento. El principal problema al que se enfrentan es la falta de luz, agua y abastecimientos. Una de ellas es la empresa Nesmah, que elabora los famosos barquillos Najma, de chocolate, coco y nata. Reabrió sus puertas hace unos meses pero si la situación continúa así tendrá que volver a cerrar.

Que la mayoría de las industrias esté cerrada no significa que la ciudad industrial se haya convertido en un lugar fantasma, algunas de sus calles rebosan vida; pero no, precisamente, de los trabajadores que acuden cada día a su puesto de trabajo en las fábricas. Miles de desplazados internos huyeron de los combates de la ciudad de Alepo y encontraron en las fábricas de este inmenso polígono industrial su refugio lejos de la vorágine de la guerra. Aquí las condiciones de vida son muy duras pero por lo menos saben que no morirán por un bombardeo de la aviación.

En cada esquina o inclusive en el interior de las fábricas, los desplazados han abierto sus propios negocios para poder sobrevivir. Tiendas de ropa, restaurantes improvisados, puestos de venta ambulante donde venden desde detergente para la ropa a verdura… y hasta una barbería. También han habilitado edificios donde los niños van a la escuela todos los días.

La guerra ha convertido Sheikh Najjar en un enorme campo de desplazados donde, pese a todo, la vida continúa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: