Presentación y lectura del nuevo libro de Luis Miguel Rabanal en el bar Belmondo

alaquefalta

El último poemario de Luis Miguel Rabanal, ‘A la que falta’, se presenta este viernes, 8 de noviembre, en el bar Belmondo (León). En el acto, que comenzará a las 20.30 horas, intervendrán los poetas Felipe J. Piñeiro y Eloísa Otero, y después se abrirá el micro para la lectura de algunos poemas del libro por parte de los asistentes.

Luis Miguel Rabanal (Riello, León, 1957), uno de los autores leoneses más fecundos, ha publicado hace solo unos meses este nuevo poemario, editado por el sello jerezano Origami, y que lleva por título A la que falta —con prólogo de Ana Martín Puigpelat, epílogo de Javier Gil Martín y portada de Julia D. Velázquez—. El poeta ha dedicado este libro a su madre, Cristina R. (a la que falta), que era modista. De ahí el acerico y el hilo en la portada.

No es este el primer libro en el que Luis Miguel Rabanal recoge el recuerdo de su madre. Hará unos cinco años, en 2008, el poeta ya le dedicó el poemario ‘Camineros, jícaras, verdugos’, que conoció una edición en internet, dentro de las Traviesas de Poesía, que algún día habrá que rescatar.

“Perder a la madre es quedarse al raso y sin abrigo, es sentir cómo la muerte se lleva la parte más certera del alma o el tiempo comienza a caminar de una manera diferente la muerte y sus andanzas”, señala Ana Martín Puigpelat en el prólogo. Y añade sobre estos pemas que “hieren de belleza y razón”: “El poeta Rabanal ha compuesto un tapiz de una belleza trágica, como una luz que se pierde entre el bosque llevándose el último vuelo del aire”.

“Es duro pero reconforta leer cualquiera de los tres apartados que componen este precioso libro dedicado a la muerte o, como lo diría mi alter ego poeta: a la ausencia que ya ni recuerdos es capaz de labrar. Preciso y triste y tierno y sólido poemario. Claro. La prosa poética me ha hecho recordar a Los hombres intermitentes, de mi querido Irazoki, sobre todo la parte última, la de los recuerdos de ese niño que es LMR”, apunta el poeta Esteban Gutiérrez Gómez (BacoVicious).

El libro está dividido en tres partes, “Cenizas”, “Daños” y “Desnevios”, y lleva un epílogo de Javier Gil Martín en el que se lee: “Es este un poemario, así me ha resultado a mí al menos, en el que difícilmente se entra y del que difícilmente se sale (como esos pasajes de la infancia, desnevios, que nunca llegan a abandonarnos del todo)”.

: : Un poema del libro ‘A la que falta’, de Luis Miguel Rabanal:

Habitación 114

La que falta, la que se rompe
siempre en pedazos a la hora
de la siesta. La que se agita al salir
de casa porque diluvia,
nada que alegar si no fuéramos
nosotros los otros.

Besa su frente y sobre su piel ordena
las gominolas restantes. No
más rezos al atardecer. Basta
de futuros aciagos, cuando
despierta y sonríe y es inevitable
conformarse con la vida
estragada.

La que ayuda a derramar
la botella de cera en el fuego.
La que amó lo indecible y se nublan
sus ojos. La que aguarda a que lleguen
antídotos, los más diminutos,
los que no sobrecogen.
La que falta.

La miras llorar. Escuchas la voz
de una sangre perversa. Tubos
con helado con que acompañar
las grageas marrones y ampollas
de orina. Se vuelve hacia ti.
Estás solo.

— — —

Más información:

Noticia relacionada:

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: