Desobediencia civil y pedradas a los guris

Flower Brick Thrower. © Banksy.
Flower Brick Thrower. © Banksy.

Por ANTONIO BERMEJO PORTO

Según el DRAE, guri o guripa, del gitano kuripen, es en tercera acepción guardia o persona que mantiene el orden. Últimamente se viene produciendo un tipo de protesta callejera cuyas barricadas, incendios y pedradas a los antidisturbios son mirados con disimulado respeto y simpatía por las que antes se llamaban personas de orden. El descrédito de la clase política se trasmite al precipitado de las leyes y los decretos e impulsa la piedra hacia el transparente escudo.

En 1849, el ensayista estadounidense Henry David Thoreau publicó su obra “Desobediencia civil” que influyó en gentes como Tolstoy, Gandhi y Luther King. Thoreau reflexionaba a partir de su rechazo a pagar un impuesto del gobierno destinado a financiar la guerra de Texas contra México, decisión por la cual fue encarcelado durante una noche, hasta que sus amigos le pagaron la deuda. El primer objetor o insumiso fiscal no era un egoísta evasor de impuestos sino un idealista que cuestionaba la legitimidad de un tributo destinado a financiar una guerra que consideraba injusta. Activa o pasiva, la desobediencia civil es una forma de participación política no violenta en la que el ciudadano justo se inmola entrando en la celda del injustamente encarcelado.

Cuando es violenta, en la marina se llama motín. Hace un par de años fueron los indignados de la Puerta del Sol, cuyo movimiento entró en acelerada descomposición minutos después de que los acampados decidieran organizar comisiones de trabajo. Hace unas semanas Melilla y Burgos. La edificación de prisiones cercanas a núcleos poblados, el desvío de carreteras, la instalación de vertederos, nucleares o no, y sorprendentemente la apertura de bulevares, pueblan las calles de ciudadanos que rompen unilateralmente el contrato social y exigen la rectificación de políticas emanadas de órganos democráticos a cuya elección concurrieron con su voto.

En 1913 más de mil mujeres sufragistas habían pasado por las cárceles inglesas, muchas de ellas se mantuvieron en huelga de hambre durante su cautiverio. Pedían algo que nos parece hoy tan natural como su derecho al voto. Las comparaciones son odiosas.

2 Comments

  1. hola CAMELOT, cuando se organizan comisiones de trabajo en puerta del sol, no se descompone el movimiento, es mucho despues. (como quieres que se organice un movimiento??)
    Me gustaria expusieras tus razones
    Gracias recibe un saludo

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .