Héctor Durón: “La cultura da esperanza a un país”

Héctor Durón, director de la compañía hondureña Equilibrium.

Héctor Durón, director de la compañía hondureña Equilibrium.

• “El gran problema grave de Honduras es que no hay enseñanza superior de danza”

• “Aquí están separadas educación y cultura desde que los niños son pequeños”

• “No tenemos quién nos venda ni nos distribuya los espectáculos”

• “La cultura está politizada y no se invierte ni en educación, ni en formación, ni en producción, comparándonos, por ejemplo, con Costa Rica donde hay una gran inversión”

• “Los festivales sirven para relacionarse, para hacer contactos, para dar salida a los trabajos que se hacen aquí”

Por MAGDALENA ALEJO

Equilibrium es una compañía de danza hondureña, de Tegucigualpa, que se creó hace tres años  bajo la dirección de Héctor Durón. Tras una larga trayectoria profesional como bailarín decide crear su propia compañía acompañado por Salvador Barahona, Annel Becker, Fabiola Orozco, Paola Reinoso y Marcio Suazo.

Durante la entrevista, celebrada coincidiendo con el pasado Encuentro de Artistas en Tilarán (Costa Rica), el responsable artístico de Equilibrium repasa el trabajo que llevan a cabo en su país, así como la situación de la danza y del arte en Honduras.

El encuentro transcurre en el bus que alquilaron para poder asistir al festival, alumbrados con la luces interiores del propio vehículo, y en esa desusada coyuntura escuchamos sus palabras cargadas de sentido común. Al día siguiente marchan a su país para poder llegar antes del cierre de la frontera. Son las elecciones y es obligatoria la votación. Arte y política van de la mano una vez más.

—¿Qué es Equilibrium?

—Es un esfuerzo por emerger después de unos años de danza y de algunos tropiezos que intentaron alejarme de la danza. La cuestión de la danza en toda Centroamérica es muy difícil y en Honduras particularmente complicada. Pero en un momento surge la necesidad de regresar a la danza intentando buscar un equilibrio y de ahí el nombre de la compañía. Intentar hacer cosas más variadas, no enfrascarme en un solo estilo; siempre he trabajado danza contemporánea y en mi país danza tan abstracta no es muy llamativa, no es una expresión artística para el gran público. Entonces, lo que he intentado es incorporar elementos de otras artes escénicas partiendo de la danza contemporánea.

—¿Cuánto tiempo lleva la compañía funcionando?

—Tres años de manera profesional pero todos tenemos otras profesiones. En mi país son pocos los profesionales que viven realmente de la danza. Yo empecé haciendo teatro y evolucioné a la danza. Me inicié, de golpe, en la Compañía Nacional, llegó una maestra cubana y se hicieron audiciones y sorpresivamente fui uno de los seleccionados. Con el tiempo, estos grupos tienden a desaparecer, se crean para un proyecto concreto y dependiendo de la cuestión política del momento. Ése fue también el caso de la Compañía Nacional de Danza. Los bailarines empezamos a crear nuestros propios grupos independientes. Surge el primer grupo en el cual estuve trece años, estamos hablando de 1996, donde crecí mucho como bailarín. El gran problema grave de Honduras es que no hay enseñanza superior de danza, te formas con la experiencia de grandes maestros que llegan al país o marchando al extranjero si tienes esa posibilidad.

Los componentes de la compañía de danza hondureña Equilibrium.

Los componentes de la compañía de danza hondureña Equilibrium.

—¿Son también profesores de danza en Honduras?

—Yo estuve de profesor en la Compañía Nacional de Danza, y al ser también médico aplicaba la parte de anatomía a la danza. Actualmente trabajo con adultos el movimiento pero desde una parte terapéutica. Es una manera de salir a otro grupo poblacional y dejar un poco ese egocentrismo que, a veces, tenemos los artistas, trabajar con otras personas ajenas al arte. En Equilibrium trato de buscar mi pasión por el movimiento y la parte terapéutica.

—¿Tenéis muy cuenta en los espectáculos comunicar con el público?

—Sí, de hecho para mí es una parte fundamental, la danza tiene que ser algo más que un simple juego de movimientos. Ahora, por ejemplo, tenemos con nosotros un profesor de teatro que refuerza la parte interpretativa en las coreografías.

—En una de vuestras coreografías un hombre baila la danza del vientre, ¿es algo arriesgado? ¿Cómo se lo toma el público hondureño?

—Salvador, que es el bailarín que ejecuta este baile, empezó conmigo y desde el principio le vi esa fascinación por la danza árabe. Una compañera que se formó en EE.UU. ha sido su principal profesora y sí es una novedad en Honduras. De hecho hay solo otro hombre que lo baila en el país.

Imagen de un espectáculo de Equilibrium.

Imagen de un espectáculo de Equilibrium.

—¿Cómo os planteáis el trabajo de la compañía desde los ensayos, las creaciones, etc?

—Es complicado porque tenemos diferentes profesiones: somos médicos, odontólogos, venimos del campo del turismo o de la comunicación, entonces con el tiempo que tenemos disponible ensayamos y creamos juntos.

—¿Eso es doble mérito?

—Sí porque es agotador, en este momento estamos con el estreno de una producción de temática Maya, cada uno se paga su vestuario, sacamos tiempo como podemos… Ahora con las inminentes elecciones en Honduras está todo en proceso de cambio y no sabemos cómo va a quedar la situación del país, por lo que hemos decidido cancelar las funciones. Para regresar a tiempo por miedo al cierre de fronteras el día de la votaciones, hemos venido a Costa Rica alquilando un bus con conductor, para tener la seguridad de llegar, todo costeado por nosotros, claro…

—¿Cómo se recibe el trabajo en Honduras?

—No tenemos quién nos venda ni nos distribuya los espectáculos. Hacemos alguna representación en el Teatro  Nacional y, hasta ahora, está bastante accesible, pero al regreso no sabemos, dependerá de la situación política.

—¿Tanto peso tiene la política en la cultura del país?

—Está politizada y está desligada para mi gusto de la educación. No se invierte en educación, en formación, en producción, en comparación con otros países como Costa Rica donde hay una gran inversión. Hay muy poca identidad nacional.

-¿A qué se debe esa falta de identidad nacional?

—A que están separadas educación y cultura desde que los niños son pequeños.

Imagen de un espectáculo de Equilibrium.

Imagen de un espectáculo de Equilibrium.

—¿Sienten que están abriendo brecha en su país, que son impulsores y pueden incitar al arte, a la danza?, ¿se sienten responsables?

—Responsables, claro, es un deber que tenemos que sentir cada uno en su comunidad. Algunos de nosotros hemos conseguido dar clase en nuestro entorno, otros de momento no, pero es una espina que tenemos que sacarnos. Hay una revolución en la infancia en este sentido. La gente adulta es más difícil, pero los niños y niñas son de otra manera. Sí que se están animando a acudir a las clases de danza más allá del folclore. Sobre todo, conseguimos que vayan chicos a la danza. La cultura da esperanza a un país. No solo es el hecho de exhibir un trabajo, sino todo el compromiso y la responsabilidad que hay detrás de nuestro trabajo. Una tarea muy valiosa.

—¿Estos intercambios, estos festivales internacionales son enriquecedores para vosotros?

—Sí, para todos. Sirven para relacionarse, hacer contactos, para dar salida a los trabajos que se hacen. Fabiola, una de las bailarinas, dice que el artista come mierda en su país, que nadie es profeta en su tierra. Trabajo para poder pagarme el arte y me lo reconocen fuera de mis fronteras.

—¿Y sus familias lo entienden?

—Al principio, no, claro, pero con el paso de los años ven el fruto del trabajo y sí, se sienten orgullosos.

  1. José Luis Recinos

    Felicitaciones a Héctor Durón y a su Compañía Equilibrium, sin duda dedicarse al arte en Honduras es un gran reto, y en el caso particular de la danza, es un reto mayor por la enormes limitantes a las que se deben enfrentarse los maestros, coreografos y bailarines. Pero en Equilibrium se sigue perseverando y sobre todo creando. Animo y Adelante!!! Que viva la Danza!!

  2. Héctor Durón

    Gracias Magdalena Alejo¡¡ Saludos desde Tegucigalpa.

  3. Héctor Durón

    A propósito, la frase ” la cultura da esperanza a un país” se la tome a Beverly Tacker¡¡ Estoy muy de acuerdo con ella¡¡

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: