Quisiera ser alumno del I.E.S. Giner de los Ríos

Bernardo Atxaga. © Fotografía: Gorka Salmerón.
Bernardo Atxaga. © Fotografía: Gorka Salmerón.

 El martes 8 de abril, a las 11:30 de la mañana el escritor vasco Bernardo Atxaga, charla con los alumnos del IES Giner de los Ríos (León), que llevan meses trabajando alrededor de su obra. La invitación provoca una reflexión crítica sobre el futuro de la enseñanza pública: entre el pesimismo por los planteamientos de la administración y la esperanza por el espíritu resistente de algunos pedagogos.

Por VÍCTOR M. DÍEZ

¡Qué lujo! Mientras otros centros de enseñanza media de la ciudad, con sus prebendas y su selectiva manera de “escoger” al alumnado, crean una élite de purezas sin mezcla; otros, como el Giner de los Ríos, sobreviven, orillados por la administración y recogiendo la, cada vez más acuciante, problemática social que nos rodea. Pero no importa, sus heroicos profesores resisten, no se rinden, luchan y ponen en valor su centro, más allá de las dificultades y problemáticas. Para muestra, sirva un botón: mañana martes en el Giner de los Ríos reciben la visita de Bernardo Atxaga, uno de los escritores más interesantes del panorama nacional. Yo quisiera ser alumno de este centro para poder asistir a esa charla que, sin duda, será inolvidable para estos alumnos a los que la administración trata como de segunda.

Vísteme despacio que tengo PISA

Me río de las pretendidas excelencias académicas y de los informes PISA, que no son otra cosa, que añagazas de este gobierno para, digámoslo claro ya, detraer el dinero de la enseñanza pública hacia la enseñanza privada y, además, imitar el modelo elitista de la escuela “privaticana” en los centros públicos. O élites o ghettos, o excelencia o “pies negros”.

No toleran las mezclas, el que no llegue al baremo lo tiramos al río. Además, de esta insensatez pedagógica y social (que sólo aboca a la ciudadanía de primera y de segunda clase). Nos tenemos que tragar el discurso de que la culpa es de los profesores, como osó decir el otro día Montserrat Gomendio Kindelan, mano derecha del ministro Wert.

Son los enseñantes, claro no todos, lo únicos que hoy miran por nuestros hijos y que se aferran a la mínima dignidad de esa utopía llamada escuela pública laica.

Sé de buena tinta que Atxaga es un hombre sensible a este tipo de llamamientos. Sé que no lo hace por interés crematístico, se lo aseguro. Lo sé porque un servidor (el próximo miércoles estaré en la Semana cultural del IES de Veguellina de Órbigo) y otros compañeros, escritores, músicos, artistas acudimos a todas las llamadas de institutos y colegios públicos, aquilatando nuestros honorarios a las posibilidades cada vez más pobres de éstos. Lo hacemos porque entendemos que más allá de las absurdas estadísticas de PISA, la tremenda ley Wert que se nos viene encima, las excelencias y el bilingüismo, la anulación de la música y la plástica y la falsa libertad de elección de centro, hay muchachas y muchachos que necesitan ver por sus propios ojos: homínidos humanistas, que los hay. Gentes dedicadas a aquello que llamábamos cultura. Gracias, Bernardo por entenderlo así. Gracias al Centro Giner de los Ríos por provocarlo. Hoy quisiera estar allí matriculado, entre esas muchachas y muchachos con los ojos muy abiertos y sus heroicos profesores.

(Publicado en La Nueva Crónica el lunes 7 de abril de 2014)

Noticias relacionadas:

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .