“El verano extranjero”, un poemario de Carlos Varena

Portada del libro. Haz un click para leerlo o descargarlo.

Portada del libro. Haz un click para leerlo o descargarlo.

La colección Traviesas de Poesía acaba de editar El verano extranjero, un poemario del neurólogo Carlos Varena, que ya se puede ver y leer on line, y también descargar en formato digital pdf.

“Mi nombre es Carlos Varena, seudónimo, tal vez homónimo. Soy médico fronterizo, pues me dedico a esa parte del cuerpo que deja de serlo para convertirse en habla. Mi tiempo se reparte así entre emergencias propias y ajenas, donde la poesía es siempre voz superviviente que late y se palpa. Mis versos no explican: como la vida, suceden, prosiguen, pasan”, anota el autor al comienzo del libro.

Traviesas de poesía es una colección de poemarios digitales, al cuidado de Eloísa Otero y Rafa Murciego, cuyos primeros ocho títulos desaparecieron de la red al cerrarse repentinamente el servidor en el que estaba alojada. No obstante el propósito de sus promotores es rescatar próximamente los ocho libros de poemas publicados en su día —cuyos autores son Miguel Marinas, Felipe Zapico, Susana Barragués, Eloísa Otero, Óscar Solsona, Luis Federico Martínez, Luis Miguel Rabanal y Faik Huesein—, y unirlos a los dos nuevos títulos editados en los últimos tiempos: El verano extranjero, de Carlos Varena (nº 9 de la colección), y Estoica memoria, del fallecido José González Gancedo (nº 10 de la colección, editado en colaboración con el sello digital ebookprofeno).

Para ver o descargar los libros de la colección Traviesas de Poesía accesibles hasta el momento, haz un click:

: : Cuatro poemas del libro de Carlos Varena:

Entre amarte y saber
caminar sin tu rostro en cada instante
aún mis manos te alumbran
y el aire es soñar
que en mi pecho tiemblas todavía.

— — —

Algunas noches,
en la madrugada clara,
oigo al farero pasar
con su acopio de sueños
caídos
como leña.

Después en el susurro
propicio del fuego,
mi pecho se entrega
hacia estrelladas sendas,
o avistamientos de tierra
cuando el cielo calla.

— — —

La casa de tu discurso es luminosa
como los días de playa sin turistas.

Tiene grandes ventanales de adobe
que moldean el presente
con la línea del horizonte de tus párpados.

Toda la paz del mundo
nace en la habitación de tus manos.

Después tus labios,
como gajos,
cuando la tarde entornada invita al allanamiento.

— — —

Poemas que son
fragmentos de un diálogo inconstante

misivas desapercibidas
por el correo ordinario

transacciones
del boca a boca.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: