“La búsqueda de un lugar para sí”

Charo Acera en una de las imágenes de la exposición "Invocando a Lempicka". © Fotografía: Julia D. Velázquez.
Charo Acera en una de las imágenes de la exposición “Invocando a Lempicka”. © Fotografía: Julia D. Velázquez.

Reproducimos aquí el texto que leyó la artista Charo Acera durante la presentación de la exposición de fotografías de Julia D. Velázquez, “Invocando a Lempicka”, en los salones del Café Ristán (Hotel Quindós), en León, el pasado 25 de mayo.

Por CHARO ACERA

Tengo la suerte y el privilegio de haber sido participe y observadora de la carrera profesional de Julia D. Velázquez y sobre todo de ser su amiga.

Hoy, Julia inaugura una preciosa exposición de fotografías,“Invocando a Lempicka”, a la que he sido invitada y he de hacer los honores de presentar.

Consideremos en un principio:

Que “El ARTE”, es una manifestación de emociones, una forma de comunicarnos, pero sobre todo es: buscar un hábitat personal e individual, propio, donde sentirnos a gusto y usar un lenguaje independiente con el que contar nuestra manera de vivir y ver el mundo.

Nos ha tocado estar en una época, en la que la expresión artística está quizás: muy machacada, muy usada; quizás: como ocurre en un final de etapa, con uso y abuso, destrucción irracional de todos los procesos creativos y su descontextualización lógica, o, al menos, tal y como lo hemos estudiado a lo largo de nuestros periodos de formación. Esto nos deja un poco huérfanos, sobre todo inseguros. Nos volvemos locos por probar suerte en los más diversos lenguajes. Pero a su vez esto, nos va permitiendo reinventarnos, reconvertir acciones y sumando todo, ir fabricando hechos nuevos y lenguajes propios.

Consideremos que: existe ya una memoria histórica y cultural, grabada, en la genética de los individuos, en el arista que busca y busca, una revolución de las  mecánicas expresivas, que se acoplan todas en la FUSIÓN de IDEAS Y PROCEDIMIENTOS CON MEDIOS AVANZADOS, el lenguaje que surge es, el momento actual, es la vida de ahora, es esa gran capacidad creativa que se trasluce en un producto inclasificable dentro de las estructuras clásicas y de las llamadas contemporáneas, que no necesita tan siquiera un nombre, porque está en constante evolución, es esa FUSIÓN del yo libre y ARTE AHORA.

De ahí, del AHORA y del CONOCIMIENTO y de la HABILIDAD en la adaptación del ser humano al momento y sus herramientas, este estupendo trabajo.

Por eso, es preciosa esta exposición.

Julia D. Velázquez apareció en este mundo de la expresión artística, quizá, porque ya había mamado Arte en casa, hay mucho ARTE donde ella nació, en su familia. Y pasó por todos los niveles normales de formación, Escuela de Arte, Facultad de Bellas Artes y después, la vida, que es la mejor escuela.

Y da comienzo: “La búsqueda de un lugar para sí”…

Tras años de formación, una personalidad independiente y propia, van apareciendo resultados y los que tenemos el gusto de caminar cerca, vamos viendo con gran placer su crecimiento.

El camino duro de encontrarse y saber que decir, lo va haciendo Julia con este lenguaje que fusiona muchos campos de formación, primero el conocimiento a través del estudio, la lectura y la asimilación de lo que han dicho, hecho y siguen diciendo otros / después, lo que su espíritu inquieto rebusca cada día en las obsesiones planteadas individualmente / y por último, la formación clásica y tecnológica / completan a una gran profesional.

Y la escultura, la pintura, el diseño, la fotografía, la historia, el dibujo, las nuevas tecnologías y el AHORA de un momento personal, entran en un matraz que Julia remueve con magia y genio y salen estas preciosas invocaciones de Tamara de Lempicka, para esta exposición, que ella mira, pinta y siente. Un momento que Julia está queriendo contar y una artista con la que se identifica.

Son esos bellos cuadros que pintó Lempicka en otra época / una mujer privilegiada, (y digo privilegiada, por los medios, el momento, las compañías y la aventura artística de esos años que le tocaron y que fueron excepcionales para el ARTE), en los que Julia busca, mira y encuentra la esencia y la admiración hacia ella y su forma de manifestarse, Y es en el mundo que le rodea donde Julia elige modelos para su obra, que representan lo que Tamara le cuenta, lo que le dice y lo que ella fue. Son las INVOCACIONES lo que ahora, Julia es, ve y cómo lo ve, CÓMO NOS VE y quizá, CÓMO QUIERE SER: el yo pasado, el yo ensimismado, el yo creador, saudades, mutismo…

Julia para el tiempo, lo controla, se obsesiona y se transforma para transformar, busca el origen, la evolución, el apoyo, la fuerza, la serenidad, el futuro, la admiración por mujeres que están a su lado y que ella hace partícipe de su creación.

Y he aquí su trabajo, que crece cada día con su incansable fuerza de voluntad y energía, que evoluciona por segundos hacia una profunda y firme capacidad creadora, que nos hace considerarla una de las mujeres más potentes en la actualidad artística de esta ciudad.

Ella es mi querida Julia de Velázquez y su trabajo “Invocando a Lempicka”

— — —
Información relacionada:

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .