Julia D. Velázquez invoca a Lempicka y reivindica una belleza diferente

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Julia D. Velázquez es una fotógrafa transformista: se transforma ella, transforma a sus personajes, a sus modelos, lo transforma todo, incluso los conceptos acaban siendo otra cosa después de que ella prepare una escena y dispare su cámara…

Este domingo 25 de mayo, a la una del mediodía, inaugura una nueva exposición de fotografías en los salones del Café Ristán (Hotel Quindós) de León, acompañada por la artista Charo Acera, que fue su profesora de Escultura. La muestra, que lleva por título “Invocando a Lempicka”, quiere ser un homenaje a la visión femenina de la pintora polaca Tamara de Lempicka, nacida en 1898.

Por ELOÍSA OTERO

Explica Julia D. Velázquez que, al igual que con sus pinceles lo hacía Tamara de Lempicka, ella ha querido mostrar en esta serie de fotografías “a una mujer detenida en el tiempo, sumergida en un pensamiento y atrapada en un cuerpo rotundo”.

“MI intención es homenajear a la figura de la mujer como un ser de “tiempo” de ciclos, que espera, quizás únicamente, a que llegue ese momento de poder renovar sus energías y seguir luchando en medio del caos. El mundo reclama su presencia pero estas mujeres, a la manera de Lempicka, disfrutan de unos momentos de ensoñación o quizás del placer del vacío”.

—¿Podemos hablar de “mujeres a la manera de Lempicka” en esta exposición?

—Bueno eso creo que debería contestarlo Tamara de Lempicka, yo hago una interpretación, un análisis de lo que el concepto “mujer de Lempicka” me sugiere, ese ser que sueña, que detiene el tiempo que marca su vida, sus ciclos, su mundo. La mirada perdida o desafiante hacia el espectador, pero siempre emvuelta en una burbuja que la protege y la aísla del resto.

—¿Cuándo empezaste a trabajar sobre Lempicka?

—Empecé a trabajar sobre ella por casualidad, siempre me gustó, pero un día que necesitaba fotografiarme por pura terapia, ya sabes, el arte como vía de escape… al hacerlo recordé a esas mujeres ensimismadas y con la mirada perdida, que es como yo me sentía en ese momento. Luego, al tratarla, me inspiraron sus colores, sus luces y formas, así empezó, por una necesidad de expresión. En resumen, el pricipio fue la necesidad.

—¿Qué es lo que te atrae de esta pintora?

—Su amor por una belleza diferente, sin complejos, llena de volúmenes y con un sello muy personal. Su obra refleja movimientos emocionales internos más allá de la apariencia. Para mí es tranquilidad, paz.

—¿Te has fotografiado a ti misma en este proyecto?

—Sí por supuesto, me identifico totalmente con este concepto de “detener el tiempo para uno mismo” . Hay dos fotografías en esta serie; una, “Agua del olvido”, y otra, “Mutismo”, en las que el lenguaje cambia, que no el concepto ni la técnica; utilizo el surrealismo y el absurdo para contar una historia más allá de lo que hablamos antes. “Mutismo” soy yo (jejejeje)…

—¿Con qué mujeres has contado como modelos?

—Mujeres a las que admiro y quiero, mujeres fuertes, valientes y con un mundo interior tan rico que son capaces de “invocar a Lempicka” . Sin ellas esta exposición no sería nada, les debo un favor muy grande a cada una. Las he tenído que caracterizar y eso no lo admite cualquiera, ahí demuestran su seguridad. Ellas son Silvia Abad, joven poetísa leonesa; Miriam Vega, fotógrafa y performance; Charo Acera, escultora y mi maestra; Silvia Saravia, amiga y musa; Noelia González, para mí pura inspiración, mujer llena de recursos, es una amazona; Lucía González, estudiante de Biología y la encarnación de la dulzura; Camino y Lucía, (madre e hija), amistad y pura vida; mi hermana María, pintora y talento puro talento. Y por supuesto mi madre Esperanza, actriz y directora de teatro, con la que comparto risas y llantos de pura, eso sí, risa.

—¿Es éste un trabajo en proceso?

—Totalmente, esto no tiene fin. Se me han quedado muchas imágenes en el tintero, que con el tiempo y con el permiso de mis modelos saldrán a la luz algún día.

Cartel de la exposición.
Cartel de la exposición.

— — —

Julia D. Velázquez (1984) es fotógrafa y artista plástica. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, se especializó en Escultura, a la que ya en la Escuela de Artes de León, de la mano de su profesora de volumen Charo Acera, le cogió el gusto. Su medio de vida es la fotografía creativa, realizando portadas para editoriales independientes, reportajes de moda y books de fotos para particulares. También se mueve en el mundo del diseño gráfico y la cartelería, y en los últimos años ha ilustrado varios libros infantiles, como “Carlota, la princesa Arcoiris” (Eje Ediciones) o “Alejandro y la gorra mágica”, de Victor Alfaro (Editorial Origami). Sus dos pasiones, la ilustración y la fotografía, se plasman en el libro que publicó junto con el escritor Vicente Muñoz Álvarez, “Cult movies: Películas para llevarse al Infierno” (Editorial Eutelequia).

Datos de la exposición:

  • “Invocando a Lempicka”, de Julia D. Velázquez.
  • Lugar: Café Ristán (en el Hotel Quindós, Gran vía de San Marcos, León).
  • Día y Hora: Domingo 25 de Mayo, 13:00 horas.
  • Actuará como presentadora la escultora leonesa Charo Acera.
  • Se podrá ver hasta el 27 de Junio de 2014.

3 Comments

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .