Mingorría, “cantera” de artistas

Algunos de los trofeos alegóricos al arte de Talía, entregados en el XXII Certamen de Teatro Infantil de Mingorría (Ávila). Fotografía: Jesús María Sanchidrián.

Algunos de los trofeos alegóricos al arte de Talía, entregados en el XXII Certamen de Teatro Infantil de Mingorría (Ávila). Fotografía: Jesús María Sanchidrián.

Cada año, cientos de escolares celebran una fiesta en Mingorría (Ávila) a la que está invitada toda la comunidad educativa. Sobre el escenario del Teatro de las Pozas presentan sus creaciones en una primavera libre, llena de nervios, esfuerzo y trabajo en equipo.

Por DOMINGO DEL PRADO

El Certamen de Teatro Infantil de Mingorría (Ávila) ha cerrado el telón un año más, y con este ya van XXII. Durante una intensa semana de mayo, el pequeño pueblo abulense se convierte en un auténtico escenario teatral. Un par de grupos de niños ponen en escena cada día otras tantas obras de teatro infantil en un marco familiar y coqueto como es su pequeño y acogedor “Teatro de las Pozas”.

Este ya tradicional certamen transforma el pueblo. Al pueblo llegan autocares repletos de niños y familiares de los puntos más diversos de Castilla y León: Segovia, Valladolid, Salamanca, León, La Bañeza… Y por supuesto Ávila capital y media provincia. Hay de todo: grupos pequeños o más numerosos, niños que actúan por primera vez o chavales más veteranos, profesores que inician una experiencia o aficionados al teatro con más tablas a sus espaldas; actrices y actores ilusionados que ya apuntan maneras, y que quizá un día no muy lejano lleguen a ser unos artistas de renombre.

Pero lo más bonito de este Certamen es que está integrado en el pueblo, en todos los pueblos que forman el pequeño CRA Miguel Delibes, en esas gentes que intentan seguir manteniendo una tradición de “comediantes”. En el Certamen se implican de lleno los profesores del CRA, el Ayuntamiento, la Asociación Cultural… Y todo por disfrutar del teatro y ofrecer una posibilidad a esos pequeños escolares que sueñan con ser “famosos”.

Desde mi larga experiencia de muchos años como autor teatral y como miembro del jurado, puedo confesar sin exageración que este certamen me ha cautivado. Las razones son muchas: la afición de unos pueblos, colegios, profes y niños; la alta participación, que hace que, año tras año, muchos grupos se queden fuera; el mimo con el que se prepara el certamen; el detalle de que todos y cada uno de los niños reciben un obsequio por solo el hecho de participar; y el sentido de los premios, porque siempre se quiere incentivar a todo el mundo, intentando que nadie se quede “sin nada”; por eso se dan los premios “oficiales” a quienes los merecen, pero también hay otros premios “menores” para repartir, en forma de accésit, a los centros que se irían para casa vacíos y desanimados.

Eso es lo que distingue a este Certamen y lo hace único. Se premia el buen teatro, por supuesto. Se premia la buena interpretación, el mejor vestuario, las mejores obras, los decorados, el vestuario y la dirección en justicia, pero siempre hay algo para todos los grupos que vienen de lejos. Y para los del pueblo, por algo “juegan en casa”. Hay que seguir manteniendo ese espíritu en las decenas de niñas y niños que vienen cada año, y en los varios miles que han pasado por él en las más de 200 obras representadas.

En este certamen se explotan magníficamente las posibilidades educativas del teatro, que son inmensas: el niño ejercita su memoria, mejora su dicción, se desinhibe, se relaciona con los demás, se enfrenta a un público, vence su timidez, trabaja en equipo… y hasta —¿por qué no?—, comienza a disfrutar del éxito y de los aplausos.

Los pequeños actores disfrutan sobre el escenario, pero el público infantil que llena día a día la sala no se queda atrás. Y como el alimento del buen actor es el aplauso, no puedo terminar mejor que dando un sonoro aplauso a este Certamen ya tradicional y lleno de prestigio.

¡Que siga muchos años haciendo disfrutar a los niños, y haciéndonos disfrutar de esos niños y de la magia del teatro, que tan bien y con tanto arte saben poner en escena!

— — —
* Domingo del Prado
es autor teatral y maestro.

 

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: