Mercucho cumple 20 años

De izquierda a derecha: Chus Aguado, Félix Muñiz y Cruz G. Casado. © Fotografía: Magdalena Alejo.

De izquierda a derecha: Chus Aguado, Félix Muñiz y Cruz G. Casado. © Fotografía: Magdalena Alejo.

Mercucho Producciones S.L / Telón de Azúcar cumple veinte años desde su creación. Chus Aguado, Cruz García Casado y Félix Muñiz son los integrantes de esta compañía vallisoletana de teatro. “Los telones” nos hablan de su oficio, uno de sus bienes más preciados.

Por MAGDALENA ALEJO 

Nacen en 1994 como compañía aunque la asociación ya existía desde antes. Al comienzo de su actividad, ensayaban en los centros cívicos de la ciudad, en los locales de una parroquia del barrio de La Circular, en Valladolid. Forman el triunvirato constituido por Mercucho Producciones S.L., Telón de Azúcar y Escena 21. Esta última corresponde a la parte formativa del grupo, a través de ella se imparten los talleres, y se orienta todo lo que tiene que ver con la enseñanza. Telón de Azúcar inicia sus pasos como asociación cultural y después pasa a compañía profesional que realiza espectáculos infantiles, mientras Mercucho Producciones es la empresa que desarrolla los espectáculos para adultos.

Félix Muñiz, uno de los tres componentes del proyecto, justifica este entramado artístico afirmando que “nuestro nombre es un homenaje a la importancia de los secundarios en el teatro, ¿quién no conoce a Mercucho de Romeo y Julieta? Luego, existe también una explicación mítica que queda muy interesante contarla: cuando Shakespeare llega a Londres antes de tener el Globe tiene el Sugar Courtain”.

En su manera de trabajar dan la misma importancia a la educación y a la pedagogía que al espectáculo de entretenimiento porque para ellos van unidos. Según dice Cruz G. Casado “para nosotros es lo mismo”. Y añade: “el artista es alguien que tiene algo que decir y para nosotros va unido a la educación. Un espectáculo tiene que contar cosas. Telón de Azúcar se forma con actores que a la vez eran alumnos en la antigua ESAD de Valladolid”.

Hay gente que se acerca a sus talleres para utilizar en su vida lo que aprenden en clase, no tienen por qué ser actores, les sirve para ser más críticos cuando van a ver una representación, aprecian más las obras. Esta compañía trabaja para comprender, por ejemplo en los talleres de comicidad, la diferencia entre algo divertido o algo cómico; lo cómico es arte y el divertimento forma parte del ocio. Lo mismo ocurre con el payaso, tienen una voluntad de difundir la figura del clown, quitar ideas preconcebidas, y lo hacen a través de una actuación o de un taller.

Sus alumnos son tanto niños como adultos. Por sus clases pasan no solo personas anónimas inquietas por las artes escénicas, también ofrecen talleres a formadores de formadores, a colectivos que utilizan el teatro en su ámbito de trabajo: maestros, psicólogos, personas relacionadas con distintos tipos de colectivos. Han adiestrado a profesionales para que el teatro enriquezca su labor de forma muy diferente, desde aquellos puramente cercanos a la enseñanza convencional hasta colectivos excepcionales.

Muñiz lo matiza así: “Hay compañeros que a lo mejor dan clase pero se sienten solo actores, mientras que para nosotros va unido, es una decisión, soy actor y profesor. Trabajamos con el ánimo de difundir el teatro y esto incluye desde etapas como la infancia a personas adultas, incluso, a colectivos que lo puede necesitar en su vida profesional o personal”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Independientes dentro de las independientes

No podemos olvidar que Mercucho Producciones es una compañía independiente donde los tres artistas que la forman se encargan de múltiples tareas. Hacen la dramaturgia de las obras, y las distribuyen; se reparten las responsabilidades de una manera práctica, aprovechando las capacidades que cada uno tiene. Y, por si fuera poco, una de sus características sería catalogarlos como una compañía independiente dentro de las independientes.

“Sí, eso se llama marginal”, confiesa Cruz G. Casado con la aquiescencia de Chus Aguado y Félix Muñiz. “Con esto de la crisis, ahora sabemos que nosotros hemos estado siempre en ella, hemos intentado sacar adelante nuestros proyectos independientemente de la época que nos ha tocado vivir. Las vacas gordas nosotros no las hemos visto mucho…”, aseguran.

Su día a día es como el de una familia donde se hace de todo, aunque el público en general suele desconocer el trabajo de una empresa teatral como esta. Para Cruz “lo más cercano al mito del artista, qué piensa la gente de nuestro trabajo, es el momento mágico que va desde que se apagan las luces del teatro hasta que se callan los aplausos del público”.

Esa otra parte oculta del oficio, la explica Félix Muñiz cuando recuerda que “luego realizamos un trabajo, un encaje de bolillos que es lo que se desconoce. Y hay cosas que no se pueden medir, cuánto tardas en dar con la idea, en escribir el texto, en probar que esa escena está terminada. Sé cuánto tardo en cargar la furgoneta o en barrer el local pero hay otras muchas labores que es imposible determinar el tiempo que llevan, la creación tiene sus secretos…”

La creatividad como un guion cuasi perfecto que haga cierta aquella definición del comediante que aludía a que el actor es una persona que tiene cierta sensibilidad para conocer la condición humana y hacer de ella material escénico.

Cruz G. Casado puntualiza, sobre esa dimensión del talento artístico, que “para esto tienes que vivir y aprender a sacar material escénico. La vida en todas sus dimensiones: lo que ves, lo que oyes, lo que te toca y lo que no, y de ahí encontrar la bisagra para llevarlo a un escenario”. Para este telona “el material es la vida y para sacar la parte escénica es necesario vivirla como una experiencia, no limitarse solo a ser testigo, si no sabes extraer estas conclusiones tienes que dedicarte a otra cosa…”. Y G. Casado cierra la película que está contando con este consejo de profesora que enseña a sus alumnos: “tenemos que saber extraer material escénico de una persona que baja de un autobús y mira al cielo, y sonríe… tienes que dejar que la vida te toque”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Amor al oficio de contar historias

En estos veinte años de carrera, Mercucho ha tenido una evolución paulatina, no ha “vivido” por encima de sus posibilidades, una expresión tan de moda, en estos tiempos, entre los tertulianos de este país para explicar los años anteriores a la crisis desbocada que luego nos ha atrapado. Un trabajo modesto, siendo más artesanos que empresarios, donde les ha interesado más la experiencia que el éxito de sus obras. Han tenido una decisión constante de querer este oficio, de alimentar historias que desean contar de una manera determinada, y no de otra.

Y la más veterana de Telón de Azúcar se pregunta: “¿Qué habría pasado si nos hubieran abierto las puertas de la abundancia?” La respuesta es incierta: “pues, no sabemos qué hubiera pasado, como no lo hemos vivido…, ¿nos habríamos vuelto unos pretenciosos? Lo ignoramos”.

Su secreto para permanecerse al pie del cañón estos veinte años ha consistido en no dar demasiada importancia a las cosas que se dicen. Creer en lo que traen entre manos y no imaginarse otra circunstancia que no sea teatro ni compartir vivencias escénicas con otros integrantes distintos de la compañía.

Mantenerse en pie durante dos décadas no es algo que pueda resumirse en una receta, pero hay elementos claves como son respetar a los colegas y relativizar las situaciones. Para Cruz G. Casado “el teatro está hecho de artistas, y el artista de ego, entonces sabiendo muy bien que el ego no te lo puedes quitar de encima, es muy conveniente no dar importancia a lo que sucede. De vez en cuando te puedes preguntar qué quiero hacer, y si te contestas, teatro y con estas personas, pues bien, adelante”, concluye.

 

Un Comentario

  1. Pingback: El circo de los pobres | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: