Almada, la función social del teatro

"El régimen del pienso", por La Zaranda (Teatro Inestable de Andalucía La Baja).
“El régimen del pienso”, por La Zaranda (Teatro Inestable de Andalucía La Baja).

Por JAVIER SEMPRÚN

Durante las dos primeras semanas del pasado mes de julio se celebró la 31 edición del Festival Internacional de Teatro de Almada, Portugal. Este festival nació por iniciativa del artista Joaquim Benite que se trasladó de Lisboa a esta pequeña ciudad de trabajadores que se encontraban en la margen sur de la desembocadura del Tajo, frente a la capital portuguesa.

Allí fundó la compañía de Teatro de Almada y a partir de una reducida muestra teatral surgió a lo largo de los años este señalado Festival, hoy el más importante de Portugal y uno de los más influyentes de Europa. Directores como Robert Lepage, Peter Brook, Matthias Langhoff, Luca Ronconi o Giorgio Strehler han presentado sus montajes en esta nombrada cita con los sueños y han hablado de él como uno de los festivales más prestigiosos del continente.

Este interés tiene su origen en la calidad y el riesgo que la dirección asume con los montajes seleccionados. Una atención también derivada del enorme apoyo del público interesado en las artes escénicas que acude en masa tanto a las representaciones como a las diferentes actividades paralelas ofrecidas durante la muestra.

Llaman la atención las formidables colas que se forman en todas las actividades: para sacar entradas, para tomar un café antes del espectáculo, colas para entrar en la sala, los espacios donde discurren los coloquios, las exposiciones, la música, la animación de calle… Es como una segunda casa para este público ávido de teatro que sorprende a todos los que se dan cita allí por primera vez.

Este año la programación ha contado con una treintena de espectáculos, además de un ciclo del novísimo teatro argentino y numerosísimas actividades complementarias, cursos, talleres, conferencias y exposiciones.

Entre los espectáculos más destacados sobresalen Orquídeas del trasgresor Pippo Delbono que abrió el festival; Las hermanas Macaluso de la siciliana Emma Dante; Ubu rei, dirigido por Declan Donnellan; el coreógrafo Josef Nadj con Paisaje desconocido y Cais Oest, de Bernard-Marie Koltès, dirigida por Ivica Buljan.

Igualmente pudieron verse interesantes producciones portuguesas como las de Teatro de la Cornucópia y la compañía João Garcia Miguel con Os negros e os deuses do norte, y una versión teatral de Os Lusíadas realizada por António Fonseca.

Se sigue manteniendo vivo el espíritu del festival a base de actividades complementarias, una programación a partir de autores y directores de mucho prestigio combinado con propuestas de compañías emergentes que plantean montajes de cierto riesgo artístico, a la vez que espectáculos asequibles para el gran público con una temática de reflexión social.

Lamentablemente mi estancia en Almada fue extremadamente corta. Los componentes de La Zaranda llegábamos a mediodía de la víspera de la función, el viernes día 11 de julio, montamos por la tarde, y al día siguiente por la noche representábamos El régimen del pienso en el teatro de la Escola D. António da Costa. El domingo, vuelta a casa por la mañana. En nuestra memoria permanecerán durante mucho tiempo la gran asistencia de espectadores que presenciaron la obra y los encendidos aplausos que, puestos en pie, recibimos del público presente al final de la función.

Esta escuela que está junto al teatro municipal Joaquim Benite cuenta con un impresionante escenario que se levanta expresamente para el festival y un magnífico cuerpo técnico. El limitado tiempo del que dispuse me permitió constatar, no obstante, el magnífico ambiente que se crea durante el festival en una explanada-punto de encuentro entre actores invitados y público, así como la competencia y amabilidad de las personas que están pendientes de la producción de espectáculos.

Con La Zaranda, compartió estancia en Almada la compañía castellano y leonesa Nao d´Amores, que acudió al festival portugués con una de las obras más aplaudidas por la crítica, Penal de Ocaña, dirigida por Ana Zamora, e interpretada por Eva Rufo e Isabel Zamora.

Tras la muerte de Joaquim Benite en 2012, el festival no ha cambiado en ninguno de sus criterios fundacionales ni tampoco en aspectos como la función social ni artística que siempre lo han caracterizado.

En una conversación con el actual director, Rodrigo Francisco, hablamos de los momentos críticos por los que pasa el teatro y nos mostraba su satisfacción por la resistencia de compañías como La Zaranda, en muchos casos en vías de extinción. Manifestaba con cierta pesadumbre que la tendencia que se está produciendo en los últimos años, tanto en el teatro portugués como en el español, es el resurgimiento de compañías de bajo coste con un elenco mínimo, una dramaturgia escasa sin escenografías ni iluminación, a las que él llamaba “compañías Benetton”… Almada es uno de los últimos bastiones donde denunciarlo.

— — —

*Javier Semprún participó en el Festival de Almada como actor de La Zaranda en El régimen del pienso.

"El régimen del pienso", por La Zaranda (Teatro Inestable de Andalucía La Baja).
“El régimen del pienso”, por La Zaranda (Teatro Inestable de Andalucía La Baja).

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .